Entrevistas

Entrevista a Macarena Gutiérrez Directora General Económica Financiera de Atlantic Copper

posted by @mbellido 14 marzo 2019

 “La transición energética requiere responsabilidad y esfuerzo, que se pueden materializar en portunidades”

¿Cómo ha sido 2018 para Atlantic Copper?

Un año más, podemos decir que Atlantic Copper ha alcanzado sus expectativas en cuanto a resultados. Nuestro Complejo Metalúrgico de Huelva se ha consolidado como el mayor productor de cobre en España, situándonos como una de las primeras empresas por facturación y exportación de Andalucía. En esta línea se han situado los resultados obtenidos por la compañía en el pasado ejercicio, que siguen la senda positiva de los últimos años. En 2018, la compañía alcanzó una facturación de 1.950 millones de euros, lo que supone una subida del 9% respecto al año anterior, principalmente como consecuencia de un mayor precio del cobre y una mayor producción. De hecho, en 2018 alcanzamos el récord de fusión de concentrado, con 1.104.000 toneladas. Estas cifras se traducen en un margen operativo de 54 millones de euros y en seis millones de resultado neto. Seguimos manteniendo nuestro liderazgo en exportación, con un 46% de la facturación del 2018, siendo Asia y los países mediterráneos los principales destinos de ventas en el extranjero. Esta diversificación de mercados también nos ayuda a este proceso de crecimiento y consolidación económica que buscamos de forma permanente.

¿Qué objetivos se ha marcado la compañía para 2019?

Desde hace años, Atlantic Copper ha hecho de la innovación y del empleo de las mejores tecnologías disponibles sus grandes apuestas para erigirse como un referente internacional en su sector. Ambos factores han sido, y siguen siendo, decisivos para lograr situarnos como la fundición y refinería de cobre más eficiente del mundo en cuanto a consumo unitario de energía. Nuestros principales retos para 2019 tienen mucho que ver con esta apuesta. Por poner solo un ejemplo, recientemente hemos presentado los primeros resultados del proyecto RED_SCOPE, que persigue la máxima recuperación de las aguas empleadas en los procesos de nuestro Complejo Metalúrgico. Esta iniciativa, financiada por EIT RawMaterials, liderada por Atlantic Copper y que cuenta con la coordinación técnica de SUEZ España y el apoyo del Centro Tecnológico del Agua (Cetaqua) y del Instituto Sueco de Investigación Ambiental (IVL), permitirá la recuperación de más del 90% del agua de proceso utilizada, que será reutilizada en el propio proceso. En este ámbito de la sostenibilidad también vamos a poner el foco, como lo venimos haciendo, en el uso eficiente de la energía.

¿Qué retos y oportunidades supone la transición energética para Atlantic Copper?

La transición energética requiere responsabilidad y esfuerzo, que se pueden materializar en oportunidades. Por un lado, en Atlantic Copper hemos trabajado mucho para aumentar nuestros niveles de eficiencia energética, consiguiendo reducir nuestro consumo unitario de energía en un 36% en los últimos 15 años. En segundo lugar, hemos apostado por las fuentes de energía renovables, lo que nos está llevando a aliarnos con promotores de energías eólicas y fotovoltaicas que nos ayuden a garantizar al mismo tiempo la competitividad de nuestra industria y a desplegar nuestra apuesta por las energías renovables. El Complejo Metalúrgico de Atlantic Copper produce actualmente, a partir del calor generado por sus propios procesos productivos, el 15% de la energía eléctrica que consume y tiene como objetivo incrementar este porcentaje hasta el 20% en 2020. Esto supone una ventaja en términos económicos, pero también de responsabilidad con nuestro entorno, uno de los pilares de la compañía, que está plenamente alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

La compañía ha firmado recientemente su primer contrato de compra de energía a largo plazo (PPA), a través de Fortia Energía. ¿Por qué tomaron esta decisión? ¿Cómo les va a beneficiar?

Esta pregunta tiene mucho que ver, precisamente, con la anterior. Efectivamente, hemos alcanzado un acuerdo para los próximos diez años con Fortia, primera comercializadora de energía independiente de España, gracias al cual usaremos menos energía de centrales de combustibles fósiles en favor de las de origen mayoritariamente renovable. Este primer contrato global de Fortia se traduce en una disminución de más de un millón de toneladas de CO2 emitidas, si sustituyen a una central de ciclo combinado, o 2,7 millones si sustituyen a una central de carbón.

¿Qué políticas están realizando desde la compañía en pos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? ¿En cuáles están trabajando de forma directa?

El modelo económico y productivo actual debe evolucionar hacia otro mucho más responsable y eficiente, que apueste por la economía circular. Con esta idea, en 2015 la ONU estableció 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que marcarán nuestro futuro ambiental, económico y social. Atlantic Copper está totalmente alineada con muchos de estos objetivos, especialmente los que le tocan más de cerca, como los de Energía asequible y no contaminante; Trabajo decente y crecimiento económico; Industria, innovación e infraestructura; Reducción de las desigualdades; Ciudades y comunidades sostenibles; Producción y consumo responsables o Acción por el clima, entre otros. Como resumen de nuestra labor en estos campos, podemos destacar que la compañía ha invertido 82 millones de euros en medioambiente y ha reducido en un 39% las emisiones de CO2 en los últimos diez años. Asimismo, la compañía tiene una plantilla media de 617 personas, con un 85% de contratos indefinidos, lo que significa un empleo estable y de calidad. Con la suma del empleo directo, indirecto e inducido, estimamos que Atlantic Copper genera aproximadamente 2.500 puestos de trabajo. Especialmente significativa es la apuesta de Atlantic Copper por la educación, con especial atención a la Formación Profesional Dual, una de las grandes asignaturas pendientes de España en su objetivo de alcanzar el nivel de competitividad que le corresponde.

Además, se han certificado como entorno de trabajo saludable. ¿Cuáles son las principales acciones que han llevado a cabo en este sentido? ¿Qué supone para sus trabajadores?

Este aspecto está también relacionado con los ODS. Creemos que el entorno de trabajo debe configurarse como un escenario en el que se garantice la seguridad y el desarrollo personal. Por ello, Atlantic Copper ha implementado en los últimos años un conjunto de acciones que han tenido como resultado la obtención de la certificación de AENOR como empresa saludable. Estas acciones fomentan la seguridad y la promoción de una vida saludable, estableciendo el bienestar de los empleados como un eje prioritario. Y no me refiero exclusivamente a cuestiones centradas en los riesgos físicos, sino también a otros aspectos como los estilos de vida, la organización del trabajo o la cultura empresarial.

¿Podría hablarnos de la presencia femenina en la compañía? ¿Cuáles son sus políticas de igualdad y conciliación?

En 2018 hemos alcanzado una cifra cercana a la paridad en el comité de dirección de la compañía con un 44% de mujeres.  En cuanto al total de la plantilla, las cifras han evolucionado de manera positiva hasta alcanzar un 16% de la plantilla total de Atlantic Copper. Es un número todavía bajo, vinculado, en gran parte, a la menor preferencia de las estudiantes por los estudios tecnológicos y científicos, algo que, por suerte, estamos consiguiendo revertir cada vez más. No obstante, en Atlantic Copper la mujer tiene un papel destacado y ocupa un 32% de los mandos intermedios. Es cierto que, en tareas relacionadas con operaciones, esta cifra es todavía algo baja, pero, aun así, supone una ruptura de ciertas barreras históricas. En Atlantic Copper, puestos de trabajo con fuerte tradición masculina, como operadores de planta o gruistas, ya están siendo ocupados también por mujeres. La compañía apoya a sus trabajadores implantando medidas que favorecen la conciliación. Las principales medidas se enfocan en la ampliación, en varias semanas, de la baja maternal y paternal, reducción de jornada y flexibilidad de horarios. Cualquier mujer, al igual que los hombres, debe poder compaginar su vida personal con una carrera profesional plena.

Manuel Bellido

Posts relacionados