Entrevistas

Entrevista a Fernando Rodríguez Villalobos, Presidente de la Diputación Provincial de Sevilla

posted by @mbellido 2 julio 2020

Fernando Rodríguez Villalobos, Presidente de la Diputación Provincial de Sevilla

“Hará falta mucha entereza y compromiso por parte de todos para salir de esta crisis”

La crisis sanitaria COVID-19 ha impactado sobre la salud de todos y también sobre la salud de la economía. ¿Cómo definiría este momento?

Es quizá el momento de mayor incertidumbre que he vivido en mi trayectoria política. Hará falta mucha entereza y compromiso por parte de todos para salir de esta crisis. También es necesaria mucha unidad. El virus es un aldabonazo a la conciencia: todos vivimos en el mismo Planeta y debemos ir a una. Y a esa unidad podemos aportar nuestro granito de arena desde cada espacio: localidad, ayuntamientos, diputaciones, gobiernos intermedios, llamados a ejercer un gran papel en la reactivación social y económica.

¿Cómo lo han asumido desde la entidad provincial? ¿Cómo han vivido la Diputación de Sevilla y su presidente los meses del estado de alarma?

Nuestra principal premisa ha sido estar al lado de los alcaldes y alcaldesas de los 105 municipios de la provincia, y creo que lo hemos logrado. Hemos estado en una conversación permanente, con la actitud de una escucha activa. Desde ahí pusimos medidas de choque inmediatas en clave sanitaria e iniciativas a medio plazo para la reconstrucción económica y social. Compramos EPI y desinfectamos residencias… Para la economía provincial, lanzamos a mediados de abril un Plan de Reactivación y Activación de casi 155 millones de euros. Pusimos en marcha otras medidas concretas como el Plan de Emergencia Social por 2,5 millones de euros; el Programa para la Prevención de la Exclusión dotado con 5,8 millones de euros y posible ampliación; al inicio de junio lanzamos el Plan de Ayuda a los Autónomos dotado con 2,5 millones de euros, una convocatoria de subvenciones para contribuir a paliar los efectos de la emergencia sanitaria que afectan a los autónomos y autónomas de los municipios de la provincia de menos de 20.000 habitantes; adelantamos 100 millones de euros de liquidez al OPAEF, el Organismo para la Asistencia Económica y Fiscal de los municipios de la provincia, al inicio de abril para garantizar el correcto funcionamiento de los servicios públicos. Ante la excepcionalidad de la situación, hemos adelantado a mayo una única convocatoria de los FEAR, los Fondos Extraordinarios de Anticipos Reintegrables, con una dotación de 90 millones de euros. Además, durante el estado de alarma, la contratación pública no se ha parado, sino que se ha desarrollado con normalidad gracias al uso de medios electrónicos y, concretamente, la corporación intermunicipal ha tramitado un total de 93 resoluciones, por un importe de más de 20 millones.

La Diputación de Sevilla se esmera en ayudar a sus pueblos en el desarrollo económico. ¿Qué concepto tiene de la Economía Rural?

La Economía Rural tiene mucho de aprovechar los recursos endógenos de cada territorio. Eso es lo que intentamos con las políticas que desarrollamos en este apartado, por ejemplo, los Planes de Formación y Emprendimiento de Prodetur abundan ahí. También propiciamos los avances de las economías locales con programas e iniciativas como el Supera o el Programa de Fomento de Empleo Agrario (PFEA). Sin olvidar el sector puntero en nuestros municipios: el agroalimentario, donde no falta la excelencia en los productos. En mayo, la Diputación, a través de Prodetur, ha puesto en marcha una campaña para apoyar la comercialización online de productos ‘Sabores de la Provincia de Sevilla’, el sello geográfico de promoción del sector agroindustrial y gastronómico que hemos creado, facilitando también a las empresas adheridas una imagen personalizada de la campaña con su marca para la promoción propia a través de sus redes sociales. Y a finales de mayo, hemos puesto en marcha a través de Prodetur una campaña de promoción de los alojamientos extrahoteleros de la provincia para alentar el turismo rural en el territorio. La campaña tiene el lema ‘Hay otra Sevilla, cambia de vistas’ y a ella se han adherido 303 alojamientos extrahoteleros sevillanos, en total, 4.715 plazas, entre campings, casas rurales, complejos turísticos y viviendas turísticas de alojamiento rural.

El concepto de desarrollo ya no hace referencia únicamente a aspectos estrictamente económicos, sino que también considera aspectos de equidad social con el objetivo de erradicar cualquier tipo de desigualdad. ¿Cómo lo están impulsando desde la Diputación?

Nosotros hemos practicado desde siempre este tipo de políticas, y el ejemplo más claro son los indicadores que aplicamos a nuestros programas de inversión. Primamos siempre criterios como población menor, ruralidad, distancia a la capital, capacidad del tejido empresarial, etc., con el objetivo final de una mayor cohesión territorial. Nadie mejor que una diputación para aplicar esos criterios de cohesión territoriales. A erradicar esa desigualdad de la que habla van medidas como nuestro Plan de Emergencia Social, o el de Prevención de la Exclusión. En la misma dirección, el hecho de que los municipios pequeños siempre reciben mayor cuantía en la ayuda en programas como Supera o PFEA. Y el ejemplo más claro y reciente: el Plan de Autónomos, solo para localidades con menos de 20 mil habitantes.

¿Cuáles son los recursos endógenos al servicio de la promoción social y personal de los pueblos que más están movilizando desde la Diputación?

Estamos movilizando todo lo que está a nuestro alcance. Ya le comenté, casi 155 millones de euros del Plan de Reactivación y Activación Económica. Ya hemos reestructurado el presupuesto 2020 para acometer acciones concretas y no dudaremos en volver a hacerlo. Pero queremos más. Me explico: seguimos a la espera, y con muy buenas vibraciones, acerca del uso del total de nuestro superávit y de parte o totalidad de depósitos bancarios. Hay una buena predisposición desde el Gobierno central para ello. Si así ocurriese, solo la Diputación Sevilla dispondría de 45,7 millones de euros más de su superávit para invertir en 2020. Y en depósitos bancarios, a ver cuánto nos dejarían usar de los más de 300 millones de euros de los que disponemos en ese apartado.

Aunque aterrizar en un pueblo no es cosa fácil, ¿cree que tras el COVID-19, y con el panorama de una ‘España vaciada’, habrá un movimiento de empresas y particulares de “volver al terruño”?

En toda crisis se abre una oportunidad y, en este caso, lo que sí ha demostrado la pandemia es que podemos organizarnos telemáticamente en muchos de los casos. Y desde ahí, con la opción del teletrabajo, por ejemplo, podríamos conseguir que mucha gente que ahora vive en la ciudad, porque tiene ahí su centro de trabajo, se volviese al pueblo. No es política ficción, el virus ya ha demostrado que es posible. Con ello, además, evitaríamos desplazamientos, colapso en los accesos a las ciudades, ahorro energético, respeto del ambiente con menos emisiones… Es una fórmula en la que ganamos todos y habrá que explorarla por parte de las empresas e instituciones que puedan hacerlo. Y en esa realidad puede traducirse el “volver al terruño” del que habla en su pregunta. Y respecto a las empresas, en clave agroalimentaria deberán continuar afincadas allí donde producen. Y en materia de servicios, el ancho de banda de redes como Tarsis de la Diputación y el 5G borrarán las barreras para prestar servicios de calidad desde cualquier punto, también desde un municipio alejado y rural.

Finalmente: ¿una recomendación para esta nueva etapa que comenzamos tras la crisis del coronavirus?

La palabra es: compromiso. Con el entorno donde nos desarrollamos a diario. Compromiso con los más mayores, respetándolos y cuidándolos, porque son el eslabón más débil ante el virus. Compromiso en el trabajo, para sacar esto adelante desde donde nos toca. Compromiso de las administraciones con su gente, ofreciendo respuestas. Compromiso de las empresas con sus empleados y con la sociedad a la que ofrecen servicios. Compromiso, en definitiva, a escala local, para que todas nuestras aportaciones den como resultado una humanidad más unida, cohesionada, confiable y respetuosa con el Planeta.

Manuel Bellido

 

Posts relacionados