Entrevistas

Entrevista a Javier González de Lara, Presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía

posted by @mbellido 16 febrero 2019

“Trabajamos por la nueva CEA más útil, más eficiente y más influyente”

Cumple 40 años la CEA. ¿Para qué y por qué nació la CEA?

La CEA nace para representar a los empresarios andaluces, que se habían agrupado en confederaciones provinciales al amparo de la Ley de Asociación Sindical de 1977. La Ley es el basamento jurídico de la nueva arquitectura institucional surgida en los “Pactos de la Moncloa”, que construye un nuevo modelo de relación entre empresarios y trabajadores y actualiza su papel de agentes sociales. Es uno de los momentos claves de la España de la “Transición”.

Echando la vista atrás por un momento ¿cómo resumiría estas cuatro décadas?

Trepidantes, por el paso del tiempo; apasionantes, por los retos planteados; inolvidables, por propia experiencia vital e históricas, por lo que han supuesto para el devenir de nuestra sociedad. Siempre planteamos como irrepetible el tiempo que nos toca vivir y estas décadas lo han sido indudablemente. Si miramos atrás con perspectiva, veremos que partimos de un régimen autárquico al mayor proyecto de integración europea de la historia.

Ha cambiado la sociedad, la realidad, la cultura. ¿Cuál es su percepción del momento que vive el mundo?

De cambio permanente y cada vez más rápido. Vivimos un momento geopolítico y social de profunda transformación a caballo de grandes contradicciones. Un proceso constante de acción y reacción sustentado sobre el mayor nivel de progreso tecnológico de la historia de la humanidad. Son momentos de auge del nacionalismo político y el proteccionismo económico frente a la integración supranacional y la libertad empresarial. El mejor ejemplo lo tenemos en nuestro territorio: la Unión Europea. Pero soy optimista y creo que lo mejor está por venir, siempre.

Cuando en 2014 entró como presidente de la CEA, se comprometió, entre otras responsabilidades, a acometer un proceso de modernización y transformación de la organización para adaptarla a las nuevas exigencias del mundo empresarial. ¿Qué balance hace de ese proceso de modernización a lo largo de los últimos cuatro años?

Quiero hacer un balance positivo, sobre, en realidad, cinco años ya -estamos en 2019– de un inmenso esfuerzo y sacrificio a todos los niveles y por parte de las personas que forman parte de CEA. Han sido muchas horas de trabajo, interno y externo; de recomposición y recuperación; de movilización de todos los recursos a nuestro alcance, escasos en medios y grandes en compromiso. De demostrar que CEA es ese pilar indispensable de la arquitectura institucional andaluza por lo que hace y por lo que sirve.

Ese año en el que asumió la presidencia de la CEA, Andalucía, y España en general, estaba sufriendo una crisis económica, social e institucional. ¿Está totalmente superada? ¿De qué forma ha influido en el tejido empresarial andaluz? ¿Qué momento económico vivimos en Andalucía?

Desde el punto de vista estadístico, la crisis está superada. Basta echar una mirada al cuadro de mandos macroeconómico para comprobarlo en términos comparativos. Sin embargo, en términos reales, frente a los nominales, la economía andaluza mantiene una brecha diferencial frente a la media del conjunto del país. Hoy, indudablemente estamos en un buen momento. Pero, no es el mejor de estos cinco últimos años. Hay una desaceleración latente de la economía española y la situación internacional lastra el empuje de la economía andaluza cuyos mejores resultados han venido de la mano de su balanza por cuenta corriente, turismo incluido. Pero, quiero recordar que desaceleración no significa recesión. Analicemos con calma y rigor la situación antes de pronunciarnos.

Big Data, Inteligencia Artificial, IoT, Realidad Virtual, Machine Learning… Todas estas tecnologías ya forman parte del presente. ¿De qué forma las empresas andaluzas se están adaptando a esta nueva realidad tecnológica? ¿Consideraría que estamos en una posición de inferioridad respecto a otras comunidades punteras como el País Vasco o Cataluña?

Las empresas andaluzas están haciendo un gran esfuerzo en materia de transformación digital y, sobre todo, de desarrollo de procesos de innovación. No olvidemos que la transformación digital no significa incorporar herramientas tecnológicas al funcionamiento de las empresas, sino crear nuevos modelos de negocio e innovación con ellas. Están haciendo una apuesta muy importante por trasladar innovación a sus procesos de transformación digital, hay sectores tradicionales que están avanzando enormemente como el turístico, y se está conformando un ecosistema empresarial innovador que tiene un excelente futuro. Además, hay un claro cambio de tendencia en la inversión en I+D+i sobrePIB regional no solo en volumen, sino también en calidad. Pero, es insuficiente todavía. Tenemos un campo potencial extraordinario para una de las grandes apuestas en materia de política económica que debe desarrollarse en la nueva Legislatura.

Presume de haber trabajado por una nueva CEA adaptada a los nuevos tiempos. ¿Cómo describiría a esta nueva CEA y que la diferencia de anteriores etapas?

Yo describiría a esta nueva CEA como una organización útil, eficiente e influyente y que trata, en efecto, de adaptarse a los nuevos tiempos. Cada etapa anterior ha sido distinta porque se ha dado en un contexto también distinto. Cuando antes hacía referencia a la rapidez exponencial de los cambios es porque, realmente, es así. Pongo el ejemplo de la digitalización y los modelos de negocio. Si miramos una década atrás, encontramos nombres de todos conocidos como Nokia, Kodak o Blockbuster que hoy, no existen. Salvando las distancias, las organizaciones empresariales se han reinventado sobre la última y durísima crisis, como antes se reinventaron tras la llegada del euro, y como antes, surgieron en los Pactos de la Moncloa, vivieron en los ochenta la integración de España en la CEE y la apertura de la economía española y la alternancia política y de modelo económico, de los noventa. No obstante, quiero reconocer el esfuerzo y el trabajo de cuantos me han precedido en la presidencia de CEA y en sus órganos de Gobierno en estas cuatro décadas.

Recientemente ha sido designado presidente de la Fundación de la CEOE con rango de vicepresidente de la organización empresarial. ¿Qué supondrá este nombramiento al tejido empresarial andaluz?

Personalmente, ha supuesto una gran satisfacción personal, e institucional. Desde un punto de vista simbólico, recupera el lugar de Andalucía en el conjunto del empresariado español y representa el reconocimiento a CEA y al modelo organizativo empresarial andaluz. Desde el punto de vista del propósito objetivo, con esta presidencia vamos a desarrollar el compromiso que asumimos con los ODS y la Agenda 2030 a través de la declaración de Málaga el pasado 25 de octubre. Queremos profundizar en la idea de reconocimiento de la función social de la empresa, que tanto reitero, con una visión más humanista y cercana a las personas

Precisamente, en alguna que otra ocasión ha incidido en las oportunidades de negocio que supone incorporar los ODS a los objetivos de las empresas. ¿Son reales estas posibilidades?

Por supuesto que son reales. Se trata de un nuevo modelo económico, social y medioambiental que conjuga la actividad tradicional con la innovación de procesos para mejorar el impacto de la acción empresarial en la sociedad y ofrece una amplia serie de oportunidades de negocio. Es un ejemplo de “acción” tal y como comentaba respecto al proceso geopolítico y social en el que vivimos. Es apertura, integración y oportunidad.

Desde un punto de vista personal y, respecto a la Agenda 2030. ¿Es optimista?

Sí, porque creo realmente que la Agenda es un objetivo irrenunciable por parte de la comunidad internacional, a pesar de la coyuntura actual. Hay muchos gobiernos y, especialmente, muchas empresas comprometidas con los ODS, y cada vez más, y la Agenda. Por otra parte, no hay que olvidar que es un objetivo de largo plazo y que, precisamente por ello, es motivo de optimismo.

En Andalucía estamos viviendo un momento de cambios sin precedentes con la irrupción de un nuevo gobierno en la Junta de Andalucía tras 37 años de mandato socialista. ¿Cómo valora este cambio y de qué forma puede influir tanto en la Confederación como en el tejido empresario de nuestra Comunidad? ¿Qué espera y que pide al nuevo Gobierno?

Valoramos la rapidez con la que se ha conformado el Gobierno tras las elecciones y el hecho de que se ha marcado unos objetivos concretos con rapidez y precisión. Además, es la primera vez que vamos a tener en Andalucía un gobierno de coalición entre iguales, lo cual va a requerir de mucha coordinación y cultura de diálogo y consenso para llevar a cabo la acción de Gobierno. En materia de política económica y medidas sectoriales que afectan a la empresa, las que conocemos inicialmente nos parecen acertadas, porque de hecho, coinciden en su práctica totalidad con las que están en nuestro documento de propuestas. Al nuevo Gobierno le pedimos que asuma el valor de la empresa y su función social como creadora de empleo en toda su dimensión y reiteramos nuestro gran Pacto por la Empresa en Andalucía como instrumento para el gran objetivo común que es el empleo, como ha dicho el presidente en sus distintas intervenciones públicas. Y, por supuesto, nos ofrecemos para ayudar a llevarlo a cabo. Es tanto nuestra obligación como nuestra intención.

Finalmente, ¿su principal proyecto para 2019?

Nuestro principal proyecto para 2019 se llama CEA. Sí, es así aunque suene extraño. Se llama CEA porque conmemoramos, y así lo desarrollaremos en un programa de actividades, nuestro 40 aniversario no como una celebración presente del pasado, sino como una transformación -igualmente constante- hacia el futuro. Tenemos muchos retos concretos que se unen en este: una organización más útil para los empresarios y la sociedad; más eficiente en su modo de trabajar y de responder a las demandas que se le hacen y más influyente para que su voz y su criterio estén en la consideración de todo el mundo porque así lo hayamos demostrado. Con sensatez, diálogo, negociación y vocación de servicio a Andalucía. l

Manuel Bellido

Posts relacionados