Editoriales de Agenda Empresa

La seducción fantástica

posted by @mbellido 30 junio 1999

He vuelto a leer una recopilación de cartas del escritor Franz Kafka a sus padres. Se encontraron misteriosamente en 1986 en Praga y se publicaron por primera vez en 1990. Son nueve cartas y 23 postales, casi 50 páginas en todo, escritas entre los años 22 y 24, enviadas desde Berlín, desde Praga y desde los sanatorios austríacos donde Franz Kafka pasó los últimos días de su vida. La primera la escribió desde Planá, cerca de Tábor, donde escribía el Castillo y contiene extraordinarias indicaciones de sus preferencias literarias, la última desde el sanatorio de Kirling cerca de Viena. Una parte de esta última carta la conocía ya citada por Max Brod, pero leer el original ha sido todo un descubrimiento. Esta carta de 5 páginas no fue escrita en su totalidad por Kafka, las dos últimas líneas fueron escritas por Dora Dymant: “Le he cogido la pluma de su mano, porque el esfuerzo es demasiado grande para él. Y ahora algunas palabras que él considera importantes”… Siguen dos puntos y después nada. La última comunicación del escritor era el silencio.

El contraste entre esta carta con su comunicación silenciosa y los fragorosos niveles de realismo insospechado que los nuevos medios de comunicación interactivos nos están proporcionando hoy día, con imágenes virtuales tridimensionales de alta definición, sonido digital, y muy pronto con capacidades de tacto y de olfato aptos para relacionarnos a niveles reales e imaginarios, me ha producido vértigo.

Las profecías de tiempos pasados comienzan a hacerse realidad y los nuevos hábitos de consumo cultural o de ocupación del ocio así lo ratifican: el medio es el espectáculo y se refugia en la individualidad del consumo doméstico y personal. El satélite ha hecho el milagro abriendo la ventana de este gran circo. Y son los mismos usos tecnológicos los que están ayudando con progresiva intensidad a la expansión transnacional de las grandes compañías de comunicación. La nueva sociedad de la información es un proceso de evolución que trae consigo cambios en el modo de producir, de operar y de relacionarse de las empresas, cambios en el modo de entretener y de relacionarse entre las personas. Son repercusiones directas en la forma de trabajar y que, al final, acaban por producir efectos en todos los ordenes sociales. Hoy todo pasa por la Comunicación. La comunicación es hoy decisiva e indispensable para el éxito y el desarrollo de las empresas, ahorra costes, obtiene la confianza de clientes, evita conflictos dentro de la propia empresa y proporciona muchas otras satisfacciones.

Pero el desarrollo de la comunicción debe realizarse estratégicamente con unas metas bien prefijadas y unas operativas oportunas, fruto de haber estudiado concienzudamente la situación actual de la empresa, del entorno y de la competencia. Una labor que requiere la actuación de los especialistas en las distintas ramas de la comunicación. Ya que en esta materia nada se puede improvisar. Ardua tarea es la de convertir la imagen de marca en imagen de empresa y la imagen de empresa en imagen de marca. A nadie le cabe la menor duda de que la publicidad funciona y, sobre todo, cuando se pone en manos de profesionales. La prueba es que la intervención publicitaria (por poner un ejemplo), sigue creciendo. En España creció un 10% en 1998 con respecto al año anterior. 1.454.202 millones.

Lo importante es saber que el hombre que lee, escucha o ve una información, que se expone a recibir un impacto a través de los medios de comunicación se espera estímulos intelectuales, conocimientos útiles, autenticidad, precisión e incluso actitudes morales, quizá de forma inconsciente, pero se las espera. De aquí la necesidad de la profesionalidad, y la gestión de calidad en las empresas de comunicación y en los medios. Pero todos estamos implicados en la misma tarea, también un buen informador busca idealmente un buen consumidor, y un buen profesional de la comunicación busca un buen cliente al que satisfacer. Es apasionante este mundo de la comunicación y a todos nos afecta, juega un papel determinante porque es el cordón umbilical que nos une el mundo que nos rodea.

Posts relacionados