Editoriales de Agenda Empresa

Las sorpresas de una encuesta

posted by @mbellido 9 enero 2019

Como todos los años, cuando preparamos en la redacción de Agenda de la Empresa la edición del Anuario Económico y Empresarial de Andalucía, consultamos a los empresarios andaluces sobre sus preferencias en cuanto a los personajes que más influyen en la vida económica de nuestra comunidad autónoma. La encuesta de este año la llevamos a cabo del 10 al 14 de diciembre, interpelando a 6.724 empresarios. Los datos de las 1.087 respuestas validas se tabularon del 17 al 21 de diciembre. Las respuestas provenían de las ocho provincias andaluzas y correspondían en porcentajes bastante proporcionados a pequeñas, medianas y grandes empresas. Dos características tenía la encuesta de este año. La primera es que se hacía después de las elecciones al Parlamento de Andalucía 2018, con esos resultados que sorprendieron a muchos y, la segunda, es que las respuestas con respecto a la encuesta de 2017 habían disminuido: 2.019 respuestas el año anterior, 1.087 respuestas en 2018. Otra novedad es que desde el primer momento que comenzamos a clasificar y sumar las respuestas, fuimos comprobando como el número de políticos disminuía entre los más votados con respecto a años anteriores y aumentaban el número de empresarios. Con satisfacción comprobamos también que el más votado esta vez ha sido, precisamente, un empresario que, a su vez, lidera y representa desde la Confederación de Empresarios de Andalucía al tejido productivo andaluz.

En medio de la nefasta etapa política que atraviesa España, una situación política de alto riesgo por los bandazos de Pedro Sánchez y la herida abierta del independentismo, he descubierto en los resultados de esta encuesta las pruebas de que algo se mueve y que la sociedad civil andaluza vuelve a creer en sí misma, en sus capacidades y reconoce en sus empresarios la fuerza que crea empleo, innovación y progreso.

La historia nos demuestra que cuando los empresarios trabajan en proporcionar servicios y herramientas para un futuro común, la sociedad entera prospera. No son tiempos para la improvisación y el cortoplacismo de la mala política. Se está acabando la prórroga para los políticos que dilatan el paro, que no hacen uso correcto de los recursos económico y que no responden a las demandas de la sociedad. Es tiempo para la seriedad y el compromiso, es tiempo para mirar adelante, es tiempo para esos empresarios que son capaces de remontar obstáculos y situaciones difíciles, que saben ofrecer soluciones y herramientas.

Miremos hacia adelante y no hagamos caso de aquellos que pretenden hacernos creer que la culpa siempre es de otros, diluyendo así su responsabilidad sin hacer nada. El futuro está en nuestras manos y los empresarios siempre aceptan su responsabilidad día a día.  Además, una esperanza se abre camino en el horizonte: es la Agenda 2030. Objetivos claros y visión de futuro para liderar esta nueva sociedad civil hacia un mundo donde seamos capaces de transformar los escases en abundancia.

Estoy convencido de que otro mundo es posible.  l

Posts relacionados