Blog

El saber humano en India

posted by @mbellido 12 diciembre 2013

Todos nos hemos preguntado alguna vez cómo funcionan los rankings internacionales de las Universidades.  Un caso llamativo es el de las Universidades de la India. Todos sabemos que la India es el segundo país más poblado del mundo con  una población de 1.200.000.000 aproximadamente, de los cuales el 35% son analfabetos declarados, aunque hay estimaciones que hablan del 50%; dos tercios de la población vive en zonas rurales; hay tres teléfonos por cada cien habitantes; un médico por cada dos mil; el índice de desarrollo humano se sitúa en el 0,54; el índice de diversidad lingüística en el 0,93; hay 415 idiomas, de los cuales 22 tienen el estatus de lenguas oficiales de los estados, entre las lenguas más conocidas están el bengalí, el tamil, el telugu, el marathi, urdu, y guyarati; dos (hindi e inglés) son lenguas de la confederación, una (el sanscrito), lengua de la nación. La esperanza de vida de sus habitantes  es de 65 años para los hombres y 48 para las mujeres. En este panorama complejo por las dimensiones, la variedad y el atraso, las Universidades en la India trabajan intensamente para dar al país profesores, médicos, ingenieros  e impulsar el desarrollo de su población. Estas Universidades están generando magníficos investigadores de renombre internacional. (Hace poco tuve la ocasión de conocer y conversar con  algunos científicos nacidos en India  pero emigrados a otros países  donde los honorarios económicos y las estructuras para investigar son mejores). Algunos de estos científicos que viven lejos de India  han obtenido ya el premio Nobel y otros muchos lo obtendrán en los próximos años. Si la Universidad en India nos regala tales mente, la pregunta que nos hacemos es porqué entre las primeras quinientas universidades del famoso ranking, no hay ninguna de este país. Pranab Kumar Mukherjee, presidente de la India desde julio de 2012 ha prometió un mayor esfuerzo de su gobierno para afianzar la Universidad del país y darle mas prestigio internacional. Lo cierto, es que más allá de la situación social, económica o política de un país, el saber humano crece donde, cómo y cuando quiere.  India es un ejemplo.

Posts relacionados