Blog

Preparémonos a escenarios terribles

posted by @mbellido 4 agosto 2022

Desde niño me apasionó conocer y comprender los intrincados procesos en las plantas, aunque nunca lo hice desde los pupitres de la facultad de Biología. Sin embargo, tuve buenos maestros, la primera fue mi abuela que amaba las plantas y cuidaba sus macetas con un esmero y una habilidad, dignas de mención. Con ella contemplé como crecían, como producían flores, frutas y semillas, descubrí un ciclo mágico, que me infundía respeto y estupor. ¡Qué maravilla descubrir y contemplar ese tallo pequeño que emergía hacia la superficie, hasta convertirse en una planta adulta y después florecer!

En los años 80 conocí a un vehemente geólogo italiano que me inculcó el deseo y la curiosidad por conocer la estructura, el origen y la evolución de la Tierra y sus recursos naturales. Recuerdo todavía la emoción de manosear con él, piedras, rocas, minerales y cristales, conocer sedimentos y descubrir fósiles. Fue este amigo geólogo quien en los años 90 me habló por primera vez de la crisis ecológica del planeta y de la amenaza que esto suponía para la biodiversidad y para los seres humanos. Fue viajando por países pobres de otros continentes que constaté como esta crisis ecológica estaba afectando a las poblaciones más vulnerables. Fue a partir de esos años que me propuse aceptar el desafío de “ver y hacer ver” para que más personas pudieran reconocer el problema y actuar cada uno desde su posición personal o profesional.

Seguimos sin darnos por enterados que el cambio climático puede transformarse en una catástrofe de enormes proporciones para toda la humanidad; seguimos sin actuar y sin prepararnos para escenarios terribles que ya estamos vislumbrando y que van desde la disminución de la población mundial hasta la posible extinción de la especie humana, fruto de pavorosas situaciones como hambre y desnutrición, eventos meteorológicos extremos, guerras y enfermedades…

Gobiernos y ciudadanos tendrían que escuchar más a la comunidad científica que nos alerta, mostrándonos como todas las extinciones masivas conocidas pueden haber estado vinculadas a un rápido aumento de la temperatura del planeta. Se cuentan cinco grandes extinciones masivas en la historia de la vida en la Tierra. ¿Estaríamos preparándonos para la sexta? ¿Por qué se tarda tanto en actuar?

Posts relacionados