Entrevistas

Entrevista a Francisco Mochón Presidente de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 4 noviembre 2020

“La innovación será clave para aprovechar el Fondo de Recuperación europeo”

Cuando asumió su cargo como nuevo presidente de CTA, en junio de este año, lo hizo con grandes expectativas. ¿Podría contarnos sus objetivos a medio y largo plazo?

Me gustaría que CTA sea una herramienta útil, un aliado estratégico en innovación para empresas, administraciones y cualquier otra entidad innovadora. También somos una interfaz público-privada para promover proyectos de innovación, es decir, podemos ayudar a conectar la iniciativa privada con el impulso público. Mi reto personal es conseguir que la calidad, diversidad y tipo de servicios que CTA ofrezca a sus patronos haga que estos entiendan que, al pertenecer a CTA, se están impulsando a sí mismos. Me gustaría que cada día resulte más evidente que apostar por CTA es la forma más eficiente y rentable de llevar a cabo proyectos de innovación. CTA tiene un importante bagaje, puesto que lleva ya 15 años impulsando la I+D+i, pero abre ahora una nueva etapa con proyectos innovadores.

¿Qué papel considera que puede cumplir la innovación frente a un entorno cambiante?

La innovación juega un papel esencial en el contexto actual. La pandemia ha planteado grandes retos científicos y tecnológicos en los que la I+D+i es una herramienta clave para desarrollar la asistencia sanitaria y los materiales de protección necesarios, pero también es clave para impulsar la recuperación. Nos enfrentamos al gran reto de la reactivación económica tras la recesión que ha provocado el parón de actividad por la COVID-19. Además, muchos sectores económicos se enfrentan a la necesidad de nuevas maneras de resolver su actividad, con áreas que se han acelerado como la digitalización, el teletrabajo, etc. Para todo ello, la innovación tecnológica es una herramienta necesaria. Las empresas innovadoras tendrán más oportunidades de diferenciarse y seguir siendo competitivas, de encontrar, antes que otros, nuevas maneras de hacer las cosas que les permitan seguir siendo rentables y continuar creciendo.

¿Qué efecto cree que tendrá en Fondo Europeo de Recuperación?

Tenemos una gran oportunidad. Son 140.000 millones de euros procedentes de la Unión Europea a los que puede acceder España para la reactivación, pero debemos ser muy eficaces, no solo para no perderlos por no tener capacidad de ejecución, sino para optimizar su impacto de forma que ayuden a garantizar una reconstrucción sólida de la economía y a generar riqueza y empleo a medio y largo plazo. Son lógicas las dudas respecto a si seremos capaces, dados los exigentes requisitos para acceder a estas ayudas excepcionales de la Unión Europea y dado también el bajo nivel de ejecución de los fondos estructurales europeos asignados a España para el periodo 2014-2020 (hasta 2019, solo habíamos ejecutado un 34%).

¿Qué papel debe desempeñar la innovación para aprovechar este Fondo de Recuperación?

La innovación es clave para aprovechar el Fondo de Recuperación europeo. Sería un error destinar el fondo solo a acciones como el mero despliegue de una infraestructura digital, algo que beneficiaría prioritariamente a empresas como Amazon o Uber y acabaría destruyendo empleo en España. Es importante aprovechar estos fondos para ayudar a construir un tejido productivo más competitivo y generador de riqueza para el futuro y ahí es donde entra en juego la innovación. Los gobiernos central y autonómicos tienen ante sí el gran reto de actuar de forma coordinada y en estrecha colaboración con las empresas. Solo así podrán vertebrar grandes proyectos de calado que puedan absorber estas ayudas europeas aprovechando las capacidades del país y con el mayor impacto posible. Para conseguirlo, sería interesante contar con la colaboración de entidades regionales, como CTA en Andalucía, con experiencia en la cooperación público-privada y profundo conocimiento del tejido productivo. Nos jugamos demasiado, probablemente, nuestro futuro como economía desarrollada. Para aprovechar mejor este Fondo, el Gobierno de España debe implicar a las comunidades autónomas desde el principio, y, entre las prioridades, debería situarse la recuperación de los sectores más afectados por la crisis (comercio, hostelería y restauración, sector automovilístico, industrias textiles…). Además, hay que seleccionar acciones concretas y con gran repercusión.

¿Qué encuentran las empresas en CTA?

Un aliado y un clúster transversal de innovación. CTA les ofrece a las empresas estar conectadas al ecosistema de innovación, encontrar financiación privada y compatible con otros programas para sus proyectos de I+D+i y un acompañamiento y asesoramiento personalizado para llevar a cabo su estrategia de I+D+i. Además, CTA presta servicios avanzados que están enfocados a ayudar a cualquier entidad innovadora, ya sea una gran empresa o una startup, un organismo público o una universidad, a obtener los mejores resultados de su esfuerzo en I+D+i. Desde asesoramiento para gestionar una estrategia de innovación alineada con los objetivos generales de la empresa y enfocada a obtener beneficios hasta apoyo para obtener ventajas fiscales por I+D+i, pasando por búsqueda de financiación, internacionalización de la I+D+i, procesos de Compra Pública de Innovación, vigilancia tecnológica o innovación abierta. El objetivo es mejorar la competitividad de las empresas y ayudarles a transformar en riqueza y negocio los resultados de su I+D+i.

¿Cuáles destacaría como los principales retos que tiene CTA por delante en los próximos años?

El mayor reto es seguir ofreciendo a nuestros patronos una propuesta de valor que les anime a continuar vinculados a CTA. Queremos ser el mejor aliado en I+D+i, seguir ofreciendo servicios de apoyo a la innovación de calidad y seguir creciendo en el ámbito internacional, donde ya nos hemos consolidado como un socio de referencia para proyectos europeos y estamos afianzándonos en proyectos multilaterales.

En julio, CTA lanzó la plataforma de innovación abierta conneCTA. ¿Cómo está siendo su acogida entre empresas, startups, universidades, centros tecnológicos, instituciones y cualquier entidad innovadora?

Muy buena. La cooperación es clave para una estrategia de I+D+i exitosa. Las empresas innovadoras necesitan y buscan colaborar con otras empresas, grupos de investigación, centros tecnológicos, startups y con la propia administración y organismos públicos. La nueva plataforma de innovación abierta conneCTA es el punto de encuentro para los mejores socios en I+D+i. La plataforma realizará un servicio de matchmaking, es decir, sugerirá a los participantes ofertas y demandas que mejor encajen con sus necesidades. Además, ofrece información de retos tecnológicos. Las entidades innovadoras interesadas pueden registrarse de forma gratuita.

¿Cómo puede beneficiar a la sociedad el encuentro que mantuvo con el rector de la Universidad de Málaga (UMA), con el objetivo de buscar oportunidades de colaboración para promover la innovación y la transferencia de tecnología Universidad-Empresa?

La reunión con el rector de Málaga fue muy interesante, pero en estos primeros meses también me he reunido con rectores de otras universidades andaluzas, alcaldes de diferentes ciudades y empresas de distintas provincias. Como nuevo presidente de CTA, quiero acercarme a todos los agentes del ecosistema innovador, conocer de cerca sus inquietudes y analizar con ellos proyectos en los que podamos colaborar para acelerar la innovación en Andalucía. Las universidades, en concreto, tienen mucho que aportar al ecosistema innovador. Generan nuevo conocimiento de alta calidad, capital humano cualificado e infraestructuras de investigación que son muy valiosas para las empresas innovadoras. CTA les ofrece su colaboración para impulsar la transferencia de conocimiento y en el caso concreto de la UMA, además estamos poniendo en marcha un programa de ayuda al lanzamiento de startups.

Manuel Bellido

BIO

Doctor en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid y PhD en Economía (Becado Fulbright) por la Universidad de Bloomington, Indiana (EE. UU.), es catedrático honorífico de Análisis Económico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Presidente de CTA desde junio de 2020, a lo largo de su trayectoria profesional ha sido asesor del Ministerio de Economía y Hacienda de España; director general de Política Financiera de la Junta de Andalucía; CEO de la Sociedad de Estudios Económicos de Andalucía (ESECA); director general de Finanzas (CFO); director general Internacional y director general de Rediseño de Procesos y Control de Gasto del Grupo Telefónica, y presidente del Consejo Social de la Universidad de Málaga. Además, ha sido miembro del consejo de administración del Mercado de Futuros del Aceite de Oliva (MFAO) y del comité asesor de MCH Private Equity y de la U-TAD (Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital).

Asimismo, tiene una amplia experiencia docente e investigadora en las universidades de Indiana, Málaga, Autónoma de Madrid y UNED. Ha publicado numerosos artículos de investigación y es autor de más de cincuenta libros sobre economía, finanzas y negocios.

Posts relacionados