Entrevistas

Entrevista a Juan Espadas, Alcalde de Sevilla y a Francisco de la Torre, Alcalde de Málaga

posted by @mbellido 10 diciembre 2015

Sevilla y Málaga activan el Gran eje del sur de Europa

Manuel Bellido: Málaga y Sevilla aportan el 42,5% de la población de Andalucía, un 44,07% del PIB regional y un 5,90% del estatal. ¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades de estas dos capitales?

Juan Espadas: Entre las fortalezas de Sevilla están la planificación estratégica de la ciudad, la red de carriles bici, las peatonalizaciones, las energías renovables y sus proyectos tecnológicos de Smart City y la conciencia de área metropolitana, además de la posición estratégica, con buenas infraestructuras y conexiones, el amplio campus de generación de conocimiento existente, con varias universidades y varios parques tecnológicos (Cartuja, Aerópolis), y la próxima sede permanente en Europa de la Singularity University. Muchas de estas fortalezas son comunes con Málaga, que suma su gran tirón turístico y su estratégica posición en el Mediterráneo. Nuestras mayores debilidades son el elevado nivel de paro que soportamos, la excesiva dependencia del sector servicios y, en mi opinión, el haber estado tanto tiempo sin conciencia de todo aquello que nos unía.

 Francisco de la Torre: Sevilla es fuerte en patrimonio histórico y Málaga en la conjunción cultura-litoral; Sevilla es fuerte en industria aeronáutica y Málaga en TIC y como urban-lab en su condición de Smart City. Desde ejemplos como éstos, las posibilidades de colaboración son muchas. Se trata de combinar nuestras fortalezas para vencer nuestras debilidades. Porque las debilidades más importantes son idénticas: alto desempleo, elevado fracaso escolar y escaso emprendimiento.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las diferencias hoy día entre Málaga y Sevilla?

Juan Espadas: Este alcalde no mira hoy en día a las diferencias, eso es cosa del pasado, y no quiero echar la mirada atrás sino hacia adelante. Me fijo en las posibles sinergias, en las complementariedades, en la suma. ¿Voy sólo a quedarme con que Málaga tiene playa y Sevilla no? Ese no es el camino. Busco que la oferta sea conjunta y que ese turista que va al sol y playa de Málaga venga a la patrimonial y monumental Sevilla. Quizás sea éste el ejemplo que visualiza mejor a qué me refiero con ir de la mano en el turismo, y también en otras muchas iniciativas económicas y sociales. Es más fácil que nos escuchen en Europa yendo acompañados que haciéndolo cada uno por su cuenta.

 Francisco de la Torre: Sevilla es capital de la autonomía y nos supera en población. Además de eso, no hay grandes diferencias. Nuestras respectivas áreas metropolitanas tienen un peso similar. Somos bastante complementarios.

 Manuel Bellido: Los alcaldes de Málaga y Sevilla se han estrechado la mano para crear un eje entre las dos ciudades ¿Cree que la sociedad civil de Málaga y Sevilla también podrá superar viejas rivalidades y sentirá la necesidad de unirse  para  impulsar proyectos comunes?

Juan Espadas: Usted precisamente les ha puesto el calificativo: viejas. Estamos ante un nuevo tiempo. Soy consciente de que hay quienes consideran aún que son brindis al sol o cantos de sirena. Cuando las nuevas relaciones comiencen a dar sus frutos, entonces se verá cuán importante es caminar juntos. Es más, considero que entre la sociedad civil, incluida la empresarial, de una y otra ciudad existe más colaboración de la que parece, y nosotros queremos y vamos a impulsarla.

 Francisco de la Torre: Yo creo que no ha habido tal rivalidad. En Málaga hemos tenido la percepción de un centralismo asfixiante que no es de Sevilla, sino de la Junta, cuya sede está en Sevilla. Siempre ha habido respeto y fraternidad entre nuestras ciudades por encima de ciertas reacciones poco civilizadas que abordan la relación entre malagueños y sevillanos como si se tratara de un permanente derbi. La sociedad civil, cada vez más fuerte y madura, es precisamente la que ha propulsado la colaboración entre ambas ciudades.

 Manuel Bellido: ¿Cuáles serían las principales líneas de colaboración que prevéis entre ambas ciudades?

Juan Espadas: Este Eje Sevilla-Málaga no va de fotos ni de decisiones políticas de ambos alcaldes, sino que se ha configurado ya una relación institucional estable y permanente en torno a cinco ámbitos de actuación entre ambas ciudades y sus áreas metropolitanas, para constituir un eje potente en innovación, atractivo para las inversiones en innovación y gestión del conocimiento, donde habrá muchos proyectos importantes para invertir y crear puestos de trabajo. Innovación y gestión del conocimiento; desarrollo territorial; turismo, cultura y sostenibilidad urbana; puesta en marcha de acciones concretas vinculadas al desarrollo; y, por último, calidad de vida de los ciudadanos. Éstos serán los cinco ámbitos de actuación sobre los que se asentarán las nuevas relaciones entre ambas.

 Francisco de la Torre: Fundamentalmente, proyectos conjuntos en materia de innovación para los que podamos captar financiación, desarrollo de infraestructuras básicas, refuerzo de la oferta cultural y turística, promoción de ambos destinos e intercambio de experiencias en gestión de servicios públicos y lucha contra la exclusión social.

 Manuel Bellido: ¿Se puede con el trabajo en común mejorar la movilidad entre Málaga y Sevilla con el impulso a las conexiones ferroviarias y aéreas o acelerar la finalización de la autovía que permitiría abrir una salida en el Valle del Guadalhorce?

Juan Espadas: Sin descartarlas en absoluto porque las hay que son muy necesarias, la prioridad no son ni las grandes ni las faraónicas infraestructuras, puesto que la colaboración se sustenta principalmente sobre las tecnologías. Es más, el tiempo de esas grandes infraestructuras sujetas a financiación de la Unión Europea es pasado, serán contadas y estratégicas las que Europa cofinanciará a partir de ahora. Estamos ante un nuevo escenario donde los proyectos industriales y tecnológicos fuertes serán los que realmente sean sufragados por Bruselas. Pero insisto, sin descartarlas. Pelearemos por todas aquellas que consideramos estratégicas para la ciudad de Sevilla y el área metropolitana y las conexiones con Málaga y el resto de las capitales andaluzas, así como por impulsar nuestros respectivos puertos.

 Francisco de la Torre: Nuestro papel, desde luego, es planificar cuantas infraestructuras sean necesarias para el progreso de ambas ciudades pensando no sólo en nuestros términos municipales, sino también en nuestras provincias, nuestra región y nuestro país dentro de Europa. Pero son las administraciones competentes, sobre todo el Estado y la Junta, quienes tienen que dar respuesta presupuestaria a estas reivindicaciones, que en la mayor parte de los casos van mucho más allá del ámbito local.

 Manuel Bellido: ¿Cuáles son los grandes retos para Sevilla/Málaga en el capítulo de infraestructuras?

Juan Espadas: La hoja de ruta debe tener una mayor explotación del AVE y un impulso a la red ferroviaria de mercancías dentro del Corredor Mediterráneo, y en el caso de ambos aeropuertos, aprovechar todas las sinergias posibles. No se trata de restar protagonismo a uno para trasladarlo al otro, sino reforzar ambos. En San Pablo, no renunciamos a un incremento de las conexiones aéreas internacionales, ni mucho menos, pero sí tenemos que aprovechar la capacidad internacional del Pablo Picasso para atraer aún más viajeros a Sevilla, sean turistas con una oferta adicional a la de Málaga y la Costa del Sol, sean hombres y mujeres de negocio. Pensamos también combinar esa movilidad y las nuevas tecnologías, y de ahí nos sale un proyecto concreto en el que estamos trabajando. La apuesta por el coche eléctrico es clave en la smart city, y ambas ciudades comparten experiencias en las que es vital la colaboración público-privada. Dadas las limitaciones de carga de la batería, que hacen que el coche eléctrico aún se ciña a recorridos por la ciudad y su área metropolitana, se va a diseñar una infraestructura o red de puntos de recarga de baterías (las llamadas electrolineras). Se trata de un proyecto pionero a nivel nacional, que será presentado a la Agencia Andaluza de la Energía (Junta de Andalucía) para su posible cofinanciación y en el que también se quiere implicar al Ayuntamiento de Córdoba.

 Francisco de la Torre: En el protocolo nos hemos fijado como objetivo el desarrollo conjunto de las infraestructuras que soportan nuestra actividad económica: el AVE, los puertos, los aeropuertos y los parques tecnológicos. La unión por tren de alta velocidad va a ser importante, y desde el principio tenía que haberse hecho enlazando en Almodóvar del Río. Entre Marchena y Antequera, la Junta de Andalucía ha enterrado 280 millones de euros con los que podrían haberse hecho muchísimas cosas. Con 280 millones de euros, un ayuntamiento grande, como los de Sevilla y Málaga, hace maravillas.

 Manuel Bellido: ¿Y en innovación?

Juan Espadas: Tal y como establece el protocolo, en el plazo más breve posible se debe elaborar el borrador de convenio con Andalucía Tech para ser firmado por esta fundación y los ayuntamientos de Sevilla y Málaga. Será nuestra base de innovación, puesto que con ese convenio pondremos a ambas ciudades al servicio de los ensayos que Andalucía Tech realice. Dentro también del capítulo de la innovación, se firmará un convenio con la iniciativa liderada por la Fundación Rey Goñi y el capítulo Singularity University para ubicar empresas tecnológicas punteras en el Eje Sevilla-Málaga asociadas a la generación de un entorno de ciudad avanzado que utiliza las tecnologías como instrumento facilitador de servicios al ciudadano, y recordemos aquí la apuesta que ha realizado la Singularity con una próxima sede en Sevilla. Y, por supuesto, todas las estrategias relacionadas con la Smart City. Quizá parezca que aún hablamos de cosas intangibles, pero no. De los equipos técnicos de ambos ayuntamientos se van plasmando en el papel ideas y proyectos concretos. Más allá de infraestructuras o grandes iniciativas, que requieren ser abordadas y diseñadas con tiempo, existen elementos más cercanos a las personas que pueden hacer ver que “esto” del Eje está pensado para los ciudadanos, para la economía y el empleo. Por ejemplo, tenemos un proyecto de lectura inalámbrica de contadores de agua que permitirá hacer la telelectura de los contadores sin una presencia física, sustituyendo la lectura por radio o mediante presencia física por otro tipo de tecnología.

Francisco de la Torre: Nuestras respectivas empresas de aguas, Emasa y Emasesa, han mantenido contactos para poner en marcha un proyecto que consiste en la lectura inalámbrica de contadores. Hay interés en que el proyecto de vehículos eléctricos Zem2All, que está dentro de la ciudad de Málaga y dos puntos de la Costa del Sol, llegue hasta Sevilla e incluso a toda Andalucía. Son sólo dos ejemplos.

 Manuel Bellido: ¿Es un buen objetivo que Málaga se convierta en la capital mediterránea de Europa y Sevilla en la referencia latina en el continente?

Juan Espadas: Por supuesto. Es más, le hablaré de dos iniciativas que volverán a dar a Sevilla protagonismo internacional. Por un lado, Sevilla formará parte del consejo asesor de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para localizar proyectos piloto y exportar conocimientos relacionados con la sostenibilidad urbana y de base tecnológica y la Smart City, cuya ejecución para América Latina y el área del Caribe será financiada por BID. Y aquí, lógicamente, la experiencia del Eje Sevilla-Málaga será de enorme utilidad. Y por el otro, estamos ya inmersos en Sevilla en la planificación del quinto centenario de la primera circunnavegación de la tierra, efeméride que se celebrará entre los años 2019 y 2022. La ciudad como centro de la conmemoración mundial de aquella expedición de Fernando Magallanes. No son sólo fastos. Creemos que será una oportunidad económica, dada la capacidad de la efeméride para captar la atención mundial y, por tanto, ser un atractivo para los proyectos empresariales.

 Francisco de la Torre: Suena bien como marco general. Más allá de etiquetas, lo que tenemos que conseguir es que Andalucía salga del vagón de cola de España y de Europa; que el desempleo y el fracaso escolar, a los que me referí antes, entre los que hay una evidente correlación, dejen de condicionarnos; que las multinacionales elijan las ciudades andaluzas para instalarse y las industrias se implanten, generando el empleo que tanto necesitamos; que nuestra tierra genere, retenga y atraiga talento. Este trabajo en conjunto de las capitales andaluzas no puede sustituir la acción de la Junta, pero sí debe empujar para que toda la región ocupe el lugar que merece por las magníficas condiciones que reúne. Necesitamos menos etiquetas y más realidades. En Andalucía, por desgracia, ha habido demasiada ficción y poca acción. Primero, hacer; después, contar.

 Manuel Bellido: ¿Cree que este eje Málaga-Sevilla puede liderar el desarrollo del sur de Europa?

Juan Espadas: Somos el sur de Europa y queremos liderar ese desarrollo y movilizar al resto del sur.

 Francisco de la Torre: En el protocolo que firmé con Juan Espadas el 21 de octubre decimos que nuestra colaboración pretende convertirnos en el eje de innovación más atractivo del sur de Europa.

 Manuel Bellido: ¿Qué otros proyectos pueden aunar a las dos capitales?

Juan Espadas: De entrada, nadie hablaba del Eje Málaga-Sevilla hace apenas tres meses. Por tanto, no se pueden tener resultados inmediatos, sino a medio y largo plazo. Estamos ahora empezando y el objetivo es ir definiendo proyectos, sobre todo basados en las nuevas tecnologías, que puedan acogerse a la financiación de la Unión Europea. En turismo, por ejemplo, trabajaremos en paquetes turísticos conjuntos dirigidos a los turistas que prolonguen su estancia en Andalucía más de una semana, e incluso con la posibilidad de arbitrar entradas conjuntas a los principales monumentos. Como soporte de esta iniciativa se planteará la creación de una red andaluza de ciudades milenarias: Sevilla-Málaga-Córdoba-Granada. Se potenciará, asimismo, la participación en los congresos de ambas ciudades, de forma que una se promocione en la otra. Dentro del apartado del emprendimiento, tanto el Ayuntamiento de Málaga como el de Sevilla tienen sus incubadoras de empresas, que tratan de empujar a los emprendedores y de aliviar la carga en sus primeros años como empresarios. Esas incubadoras intercambiarán recursos, espacios, medios técnicos, oficinas, salas de reuniones, etcétera, y establecerán una red de networking. En el campo empresarial, además, la moda es un sector pujante y genera empleo en multitud de empresas auxiliares. Con el objetivo de desarrollar de forma conjunta iniciativas para los empresarios de esta industria, se empezará facilitando el intercambio de diseñadores en las pasarelas de moda que se celebran en estas dos ciudades. Y, por citar otros ámbitos de colaboración, del Parque Científico y Tecnológico Cartuja y del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) pueden salir grandes iniciativas conjuntas.

Francisco de la Torre: Volviendo al turismo, la comercialización de paquetes conjuntos especialmente indicados para aquellos visitantes que prolongan su estancia en Andalucía y tienen tiempo, por tanto, de visitar varias capitales.

 Manuel Bellido: ¿Cree que, al no tener mayoría absoluta ninguno de los dos gobiernos, se pierde agilidad en la acción de gobierno y por tanto en la consecución de planes comunes?

Juan Espadas: No se pierde agilidad y sí se gana en aportaciones. El Eje Sevilla-Málaga no es una iniciativa estanca y cerrada concebida por dos ayuntamientos, sino que está abierta a cuantas ideas puedan mejorarla. No en vano, queremos implicar a la sociedad civil a través de un consejo asesor público-privado. Éste, conforme a lo contemplado en el protocolo de colaboración, tendrá un carácter consultivo y estará conformado por alrededor de 20 personas representativas de los sectores de las sociedades de Málaga y Sevilla con capacidad de influir y de realizar propuestas, o de recibir consultas, sobre iniciativas o proyectos concretos que se lleven a cabo en el seno del Eje. Se ha planteado, además, la posibilidad de que asociaciones como Civisur entren en este consejo. Los equipos técnicos de los dos consistorios están trabajando ya, como también lo están haciendo los equipos técnicos del área metropolitana de Sevilla. E insisto, del Eje nadie hablaba hace tres meses, y en él estamos metidos hasta la médula a pesar de que no existan mayorías absolutas.

 Francisco de la Torre: No creo que eso constituya un problema, sobre todo teniendo en cuenta que los ayuntamientos están gobernados por alcaldes de distintos partidos que hemos puesto lo que nos une por encima de lo que nos separa. No será un obstáculo. Estoy convencido de que no sólo PP y PSOE, sino también los demás partidos sabrán ver que la colaboración entre ciudades no es una opción, sino una obligación en un mundo global donde en 2050 el 80% de la población residirá en núcleos urbanos.

 Manuel Bellido: ¿Por qué ahora es un buen momento?

Juan Espadas: Primero, porque existe la conciencia de que la unión nos beneficia y, además, porque hay equipos en los ayuntamientos interesados que tienen la voluntad de prosperar económica y laboralmente atando todo aquello que nos une con independencia de las lógicas y legítimas posiciones políticas. Y lo hace por la prosperidad de sus ciudades pero también del conjunto de la comunidad de Andalucía. Segundo, por la definición de la estrategia RIS3. Se realizará un análisis de la participación y contribución que ambas ciudades tienen en la RIS3 andaluza para conocer los puntos fuertes y débiles así como las sinergias y complementariedades que se generan de cara a los proyectos que puedan acogerse a la financiación europea. Y tercero, porque en Europa estamos ya en un nuevo marco financiero, que se extiende hasta 2020, y hay una política definida de reindustrialización. Por todo ello, el Eje Sevilla-Málaga aflora en el momento más propicio, y hay que saber aprovecharlo. Lo haremos.

Francisco de la Torre: El momento se ha producido ahora porque la sociedad civil, concretamente Civisur, ha empujado con fuerza. No obstante, hubo contactos en 2011, aunque no cristalizaron. Estoy seguro de que si Juan Ignacio Zoido siguiera como alcalde de Sevilla esta colaboración entre Málaga y Sevilla también se habría producido. Ha cuajado ahora, pero venía larvándose desde el anterior mandato.

Manuel Bellido: ¿Esta colaboración tiene visos de ser ampliada a otras ciudades?

Juan Espadas: Por su puesto, y será ampliada en dos dimensiones territoriales. Una, con el entorno más cercano de la ciudad de Sevilla, el metropolitano. En este entorno, la estrategia andaluza de especialización inteligente RIS3 tiene que tener una réplica en la Sevilla metropolitana para generar un área territorial más atractiva para captar inversiones, a agregar también al Eje Sevilla-Málaga y contribuir a la necesaria reindustrialización del conjunto de la comunidad de Andalucía con los máximos fondos europeos posibles. Definiremos en nuestra área metropolitana qué elementos cabe mejorar en cada sector productivo, conectando nuestra propia hoja de ruta con otros centros de capacidad de decisión en Andalucía. Estas oportunidades del territorio hay que definirlas en un documento coherente e integral que abarque el conjunto de las alianzas fraguadas. Y dos, la incorporación de otras capitales andaluzas: Granada, Córdoba… Empezamos dos y seremos más. La cuestión es sumar siempre con la premisa de la colaboración, de la toma de conciencia de que unidos seremos aún más fuertes y de que nuestra economía ha de competir en una dimensión nacional e internacional y no local.

 Francisco de la Torre: Ya lo hemos dicho públicamente, e incluso se ha escenificado. Granada y Córdoba quieren participar y nosotros siempre hemos estado dispuestos a que otros se sumen: este proyecto siempre ha sido abierto, nunca excluyente.

Manuel Bellido: ¿Qué es lo que le gustaría ver a corto y medio plazo?

Juan Espadas: Hemos perdido 4 años de oro en redefinirnos como ciudad hacia dentro y hacia fuera y con el gobierno actual queremos convertirnos en referencia de políticas públicas que apoyan la innovación y el emprendimiento. Fíjese usted en cuántas posibilidades de colaboración se abrirán entre el PCT de Cartuja y el PTA de Málaga. Sevilla y Málaga se han ofrecido ya a Andalucía Tech para ser laboratorios de sus ensayos para proyectos innovadores y el Ayuntamiento de Sevilla y sus empresas municipales tienen abiertas varias líneas de desarrollo de la smart city con diversas compañías del mundo de las telecomunicaciones y la energía.

 Francisco de la Torre: Pues mire, me gustaría ver una Junta de Andalucía comprometida con la descentralización local, capaz de potenciar y aprovechar la magnífica red de ciudades que tenemos. Una Junta que no imite el tic centralista del Estado anterior a las autonomías, que dé a los ayuntamientos las competencias y los recursos que la ciudadanía demanda para que sus necesidades sean atendidas rápida y satisfactoriamente. Una Junta que entienda, entre otras cosas, que la vivienda y las políticas activas de empleo se gestionan mejor en el ámbito local. Los ayuntamientos españoles somos los más débiles de Europa, y ya va siendo hora de corregirlo. Lo que se ha dado en llamar Eje Málaga-Sevilla también debe ayudar a que la descentralización pendiente reciba un impulso definitivo.

Manuel Bellido

 

Posts relacionados