Entrevistas

Entrevista a Inés Mazuela Secretaria general de UPTA Andalucía

posted by @mbellido 4 noviembre 2015

Manuel Bellido: El pasado 10 de octubre entraron en vigor las nuevas medidas aprobadas en la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por las que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo. ¿Cuál es su valoración?

Inés Mazuela: Todas estas medidas significarán un incremento importante de personas en desempleo que se incorporarán al trabajo autónomo en los próximos meses. Estimamos que a nivel nacional se producirán más de 30.000 nuevas altas desde su entrada en vigor el pasado 10 de octubre, hasta finales del año 2015. Lo que deseamos, y entendemos que es el riesgo de estas medidas, es que no estemos ante una solución coyuntural que podría provocar mayor temporalidad en las nuevas iniciativas. Por ello, realizaremos un seguimiento muy cercano de los nuevos negocios, ya que medidas de acompañamiento, asistencia técnica y mejora de acceso a la financiación serán imprescindibles para que estos nuevos emprendedores consoliden sus iniciativas económicas y que permitan una mejora de nuestra estructura empresarial. Y no seré yo quien le ponga un pero al establecimiento de medidas que mejoren el acceso a la actividad, aunque me faltan cosas. Me faltan medidas que por fin faciliten el desarrollo mismo de las actividades, las que necesitan los autónomos con cierta trayectoria, que son los mayoritarios en nuestra comunidad y sin los cuales la recuperación económica será más difícil y más lejana. Desde UPTA Andalucía, seguiremos insistiendo para que ser autónomo en Andalucía nuevo o no, sea al fin, un trabajo de calidad y de futuro.

Manuel Bellido: Tras la temporada de verano, el tradicional descenso otoñal de las contrataciones. El número de autónomos ha vuelto a disminuir. ¿Qué previsiones tienen para esta última parte del año?

Inés Mazuela: Desde UPTA Andalucía valoramos de manera negativa la pérdida consecutiva de autónomos en Andalucía que ha sufrido una disminución de 2.769 trabajadores por cuenta propia en el RETA a lo largo de estos tres últimos meses, y no podemos dejar a un lado la enorme pérdida que se ha producido en las provincias costeras con el fin de la época estival, cosa que veníamos augurando desde meses atrás. A pesar de que 2015 está siendo un año récord para el turismo y de las medidas que se están llevando a cabo para los autónomos y emprendedores, no reflejan aún los efectos para este colectivo. De hecho, en el mismo periodo en 2014 el RETA sufrió un incremento de más de 600 personas en Andalucía, frente a la caída en la que estamos inmersos en estos meses. Es por ello que, desde UPTA Andalucía, reiteramos que todo apoyo es poco y seguimos reclamando reformas estructurales a nivel nacional orientadas a la consolidación de los autónomos y autónomas y que palíen la estacionalidad de nuestro mercado de trabajo, así como medidas efectivas que fomenten el consumo y con ello podamos volver a la senda del crecimiento. Sin tener en cuenta a los autónomos la recuperación económica no será posible.

Manuel Bellido: Los problemas para acceder a la financiación siguen existiendo para los autónomos. ¿Qué opina de este problema? ¿Hay esperanza de que esto cambie?

Inés Mazuela: Uno de los principales problemas con el que nos seguimos encontrando los autónomos es la falta de crédito. Por ello, debe ser prioritario favorecer el acceso de autónomos y pymes a la financiación. Es necesario que se articulen sistemas que permitan la vuelta a un canal financiero y crediticio ordinario. Los autónomos andaluces necesitan recuperar la financiación al circulante a pesar de la situación estructural de insolvencia en la que se encuentran la mayoría de nuestras pequeñas empresas. Y una vez que parece que los bancos han superado la crisis financiera, deben poner sus recursos para superar la crisis del consumo que es lo que necesita la sociedad. El Ente de Crédito Andaluz (ECA) que prevé implantar el Gobierno de nuestra comunidad debe comenzar, cuanto antes, su andadura de forma efectiva y con carácter urgente para paliar las necesidades de crédito del colectivo. También podría favorecerse el acceso de autónomos y pymes a la financiación a través de fórmulas alternativas al crédito tradicional (micromecenazgos, bussines angels…) para aplicarlas a estas fórmulas jurídicas. Es necesario articular sistemas que permitan la vuelta a un canal financiero y crediticio ordinario.

Manuel Bellido: En los últimos meses UPTA Andalucía ha firmado diversos convenios con instituciones y entidades bancarias. ¿Cuáles son los más significativos y que pueden aportar a los afiliados de UPTA?

Inés Mazuela: El pasado 14 de julio, Banco Santander y UPTA España suscribieron un acuerdo de colaboración por el que se amplíaba en 500 millones, hasta 1.500 millones de euros, la línea de financiación para este colectivo y que ha sido ratificado por UPTA Andalucía a nivel regional andaluz. Este acuerdo se hacía necesario ya que, como hemos comentado, los problemas para acceder a la financiación siguen existiendo para los autónomos, desgraciadamente en muy alto porcentaje. UPTA Andalucía y Banco Santander ya venían colaborando con líneas especiales para los asociados a la entidad, tanto de financiación como de productos y servicios financieros, acuerdo que también hemos renovado en el mes de octubre entre ambas entidades. Igualmente, mantenemos convenios de colaboración con otras entidades financieras como BBVA o La Caixa, que también ofrecen productos y servicios en condiciones ventajosas para nuestros asociados. Con estas iniciativas, apostamos por quienes sustentan nuestra economía y más la dinamizan. Facilitar la financiación a los autónomos es fundamental para recuperar la confianza y poder avanzar en  el desarrollo socioeconómico de nuestro colectivo. Por ello, para UPTA Andalucía es importante alcanzar este tipo de acuerdos para facilitar de máximo a nuestros asociados el buen desarrollo de sus actividades.

Manuel Bellido: Con los avances tecnológicos están surgiendo nuevos perfiles profesionales que ofrecen al colectivo de autónomos nuevas posibilidades. ¿Sigue siendo el perfil artesanal o de servicios el de más ocupación, o se está incrementando el tecnológico?

Inés Mazuela: El perfil mayoritario del autónomo andaluz es el de un hombre entre 40 y 54 años, aunque con una importante presencia de los de edades comprendidas entre 25 y 39, español, del sector servicios, sin asalariados a su cargo, con una sola actividad, que cotiza por la base mínima y lleva más de cinco años al frente de su negocio. Entre los trabajadores autónomos por cuenta propia priman la profesionalidad y la autoorganización y es de destacar el gran esfuerzo personal, familiar y, muchas veces, patrimonial que realizan al asumir los riesgos inherentes al ejercicio de su actividad empresarial, comprometiéndose día a día con su clientela y, además, haciendo frente a los grandes retos y cambios socioeconómicos actuales que ponen a prueba su capacidad de adaptación a situaciones de fluctuación y crisis, tal y como describe el diagnóstico socioeconómico del trabajo autónomo que realiza el Proyecto de Plan Integrado para el trabajo autónomo en Andalucía 2014-2020. Según datos medios anuales correspondientes al año 2014, el colectivo de autónomos andaluces presenta un perfil donde predominan las personas con estudios medios no universitarios. Comparativamente, los autónomos andaluces tienen un nivel de estudios sensiblemente inferior al de la media del conjunto nacional. Si analizamos el nivel de estudios por sexos, se constata que las mujeres autónomas se concentran en los niveles formativos de mayor cualificación. Con esta importancia del trabajo autónomo para el desarrollo económico y social, Andalucía participa de la tendencia general en las sociedades modernas donde el autoempleo cobra una relevancia cada vez mayor, constituyendo el trabajo autónomo de forma creciente una alternativa profesional. A diferencia de décadas pasadas, cuando se identificaba, casi exclusivamente, con actividades de pequeña dimensión y escasamente rentables económicamente, en el siglo XXI el trabajo autónomo está creciendo en los países con elevados índices de renta en actividades de alto valor añadido y con diferentes modalidades profesionales, absorbiendo parte de los trabajos tradicionales bajo la nueva óptica de los tiempos y, también, introduciendo nuevas actividades socioeconómicas y nuevos modelos de desarrollo tecnológico que contribuyen, en su conjunto, al desarrollo sostenible. No obstante, hoy en día, casi cualquier actividad y trabajo puede realizarse por cuenta propia gracias a las tecnologías y a las nuevas fórmulas de trabajo. Esto, unido a la mejora en los derechos y estatus de los trabajadores autónomos, hace que se haya convertido en una opción prioritaria para muchos profesionales y en muchos casos casi la única salida frente al desempleo.

Manuel Bellido: En Andalucía hace falta tomar nuevas medidas para fortalecer el apoyo a los autónomos por parte de la Administración Pública. ¿Hay sintonía con la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos?

Inés Mazuela: Tenemos mucha confianza en este nueva etapa en Andalucía, en la que los autónomos estamos siendo una pieza fundamental, como no puede ser de otra manera, en un gobierno que, según palabras de la presidenta, Susana Díaz, va a centrar su prioridad en empleo y en la recuperación económica, donde los autónomos tenemos mucho que hacer y qué decir. De hecho, el acuerdo alcanzado entre el Partido Socialista y Ciudadanos de cara al presupuesto para Andalucía para 2016 tiene entre sus ejes principales un punto referido a los trabajadores autónomos, colectivo que contará con 125 millones de euros para actuaciones destinadas a la promoción, incremento de contrataciones, transformación de contratos, acciones innovadoras, creación de empresas, consolidación empresarial y fomento del trabajo autónomo. Todo esto, unido a las medidas ya avanzadas sobre la bajada del tramo autonómico del IRPF y la devolución del tramo autonómico del impuesto sobre hidrocarburos, nos encaminan a un sistema fiscal más justo y un mejor escenario, para los trabajadores autónomos y para los andaluces en general. Y todo ello responde a las demandas que desde UPTA Andalucía se han venido reclamando y así hemos trabajado con los diferentes grupos parlamentarios y con el Gobierno de la Junta de Andalucía en atención a la dotación presupuestaria para el trabajo autónomo en Andalucía; todos ellos vieron con buenos ojos las propuestas de nuestra organización. Por ello, es de agradecer el sentido de la responsabilidad de estas dos formaciones políticas, que garantiza el trámite parlamentario de los presupuestos y con ello la estabilidad política y económica para el próximo año, teniendo a los andaluces que trabajan como autónomos en Andalucía entre sus ejes principales, reconociendo, así, la importancia tan trascendente que tenemos para el desarrollo de la región. Así, nos alegramos de que hayan asumido nuestras propuestas y las estén llevando a cabo. Desde este mismo posicionamiento mantenemos líneas de colaboración con Ayuntamientos y Diputaciones, ya que son los organismos más cercanos a los ciudadanos, entre los que se cuentan los trabajadores autónomos que articulan y dinamizan la vida social de las poblaciones y generan riqueza para las mismas. Muchas son las necesidades de apoyo que este colectivo precisa para mantener día a día su actividad, por lo que, en este sentido, desde UPTA Andalucía ofrecemos nuestra colaboración para el diseño y desarrollo de cuantas acciones y programas se impulsen desde estas administraciones, en el marco de la mejora y consolidación del trabajo autónomo local. Así, por ejemplo, participamos en Mesas y Consejos en Ayuntamientos como Córdoba, Málaga o Jerez de la Frontera. De la misma manera, tenemos muy avanzadas líneas de trabajo con la Diputación de Sevilla o el Ayuntamiento de Algeciras, entre otras. Aún queda mucho por hacer, y en ese sentido, seguimos reclamando otras medidas que junto a las ya anunciadas, deben propiciar el escenario adecuado para que ser autónomo en Andalucía sea un empleo de calidad, sostenido y sostenible que pueda seguir generando riqueza y empleo y aportando a la tan ansiada recuperación económica. Y que ya es hora que se nos empiece a devolver el esfuerzo realizado en estos duros años de crisis.

Manuel Bellido: ¿Para cuándo la creación del Consejo del Trabajo Autónomo?

Inés Mazuela: Pues esperamos que muy pronto, según lo avanzado por el consejero de Economía y Conocimiento y la propia presidenta de la Junta, tanto en las reuniones que hemos mantenido con ellos como públicamente. Es cierto que previo a la constitución de este órgano habrá de regularse la representatividad de las Asociaciones Profesionales del Trabajo Autónomo pero, como digo, según lo avanzado, no esperamos que se demore mucho. Además, el pasado 15 de octubre se presentó el Plan de Actuación para el Trabajo Autónomo 2014-2020, que será aprobado en breve, que recoge tanto la regulación de la representatividad como la constitución del Consejo. Tenemos que recordar que este órgano deriva de la Ley 15/2011 Andaluza de Promoción del Trabajo Autónomo, por lo que su constitución es una obligación legal que ya debería haberse puesto en marcha y desde entonces lo venimos reclamando. Ahora sí que vemos voluntad de llevarlo a efecto por parte del Gobierno, que por fin se nos de el sitio que tenemos reconocido y podamos ejercer la posición jurídica singular que en materia de trabajo autónomo la ley nos reconoce.

Manuel Bellido:¿Cuáles son las medidas que estáis reclamando actualmente desde UPTA Andalucía a favor de los autónomos?

Inés Mazuela: Uno de los principales problemas con el que nos seguimos encontrando los autónomos es la falta de crédito. Por ello, debe ser prioritario favorecer el acceso de autónomos y pymes a la financiación, como ya hemos comentado. Igualmente, deben implementarse medidas que estimulen el consumo y mejoren nuestra demanda interna, porque sin ello no habrá recuperación posible y resulta absolutamente  necesario revisar la política fiscal estableciendo mecanismos selectivos de beneficios fiscales para favorecer las iniciativas emprendedoras, la consolidación del trabajo autónomo y la creación de empleo. Así mismo, deben establecerse medidas de lucha contra la economía sumergida y contra el fraude, en igualdad de condiciones para todas las fórmulas jurídicas, independientemente de su dimensión. Otra de las tareas pendientes y totalmente necesarias es mejorar la protección social de los trabajadores autónomos mediante incentivos que palien los efectos negativos que producen en los negocios andaluces, situaciones como la IT, reclamaciones patrimoniales… así como facilitar el reemprendimiento estableciendo mecanismos ágiles de recuperación y que el fracaso del negocio no conlleve la ruina de los emprendedores. Y junto a ello, promocionar la cultura preventiva y la realización de las acciones que, combatiendo la siniestralidad profesional, garanticen la salud de las personas trabajadoras autónomas. También, el fomento de la cultura emprendedora debe ser objetivo prioritario en todas las regiones de la UE por lo que resulta necesario seguir fomentando el espíritu emprendedor en la sociedad andaluza. Y habría que establecer un Plan Estratégico de Actuación de apoyo al emprendimiento y facilidad de acceso al autoempleo entre la población juvenil, que está siendo uno de los colectivos más afectados por el paro y que está haciendo que muchos de nuestros jóvenes tengan que emigrar. Pero, para ello, hay que proporcionarles los mecanismos y herramientas para que puedan emprender en nuestra tierra y fomentar que desarrollen sus capacidades, sus conocimientos, sus ideas, su fuerza. De los jóvenes depende la creación de empleo a largo plazo. La migración de jóvenes al exterior supone una inversión en educación perdida y que, lejos de repercutir en Andalucía, lo hará en otros países en los que parecen ser más valorados. Además de esta inversión sin resultados, la emigración de jóvenes hace peligrar el futuro estado del bienestar español. En este sentido, debemos recordar que la Junta de Andalucía ha iniciado un programa de retorno del talento para paliar esta situación. En la norma que lo regula también se contempla un programa de fomento y promoción del trabajo autónomo que tiene a los jóvenes como colectivo destinatario prioritario en el que estamos colaborando de forma activa y esperamos que sus efectos se empiecen a notar este otoño. Otra novedad importante que debe aprobarse en este ejercicio y que establecerá el marco de actuación hasta 2020, es el Plan de Actuación para el Trabajo Autónomo en Andalucía, Horizonte 2020, que actualmente está en proceso de elaboración y en el que estamos participando de forma proactiva. Esta planificación para los próximos 4 años prevé medidas de fomento y promoción que serán estables por lo que trabajaremos en la consolidación de los autónomos andaluces. Este plan se incardina en la estrategia trazada en la Agenda por el Empleo y el Programa Operativo de Fondos Europeos para Andalucía 2014-2020 elaborado a lo largo de 2014-2015 a través de un proceso de gobernanza en el que UPTA Andalucía ha sido agente clave, que marca la línea a seguir en este periodo en cuanto a creación de empleo a través de políticas que aumenten la competitividad de nuestro tejido empresarial, el fomento del trabajo autónomo, el aumento de cotas de internacionalización de nuestras empresas, entre otras medidas, en un marco de sostenibilidad.

Manuel Bellido: ¿Cómo valora esta última etapa de UPTA Andalucía en cuanto plataforma para asistir, representar y atender los intereses de los profesionales y autónomos, en todos los ámbitos de la sociedad?

Inés Mazuela: Pues la verdad es que me siento muy orgullosa del trabajo que estamos realizando a pesar de las muchas dificultades que estamos atravesando. En este tiempo, UPTA Andalucía se ha convertido en referente de la defensa y representación del colectivo. Participamos activamente en todas las Administraciones reivindicando que las políticas que se impulsen nos tienen que tener en cuenta y así lo hacemos ver en todos los foros a los que asistimos, que son muchos, la verdad. Junto a esta labor más institucional, mantenemos una línea informativa permanente sobre todas las novedades y/o materias que afectan a nuestro colectivo, llevándole la información que les facilita su trabajo diario. Otra línea en la que estamos trabajando mucho es en la creación y fortalecimiento de redes de colaboración, fomentando el asociacionismo profesional y alcanzando numerosos convenios de colaboración para ofrecer la más amplia cartera de servicios posible. Asimismo, y como no puede ser de otra forma, seguimos atendiendo a los autónomos andaluces de forma integral a través de un gran equipo de profesionales en todo el territorio andaluz. En el primer semestre de 2015, más de 3.000 personas emprendedoras y trabajadoras autónomas han sido atendidas, asesoradas y tutorizadas en UPTA Andalucía y eso que en este período no se han ejecutado proyectos de Fomento y Promoción de Trabajo Autónomo. En 2014, que sí hubo programas específicos de este tipo, pasaron por las oficinas de nuestra organización más de 10.500 personas. A pesar de esta falta de apoyo durante 2015, UPTA Andalucía no sólo sigue prestando servicios a los trabajadores autónomos andaluces (información, asesoramiento, acompañamiento…), sino que seguimos ampliando nuestra red de sedes ya que de forma inminente tenemos previsto nuevas aperturas tanto en Algeciras como en Cádiz, que se suman a las ocho que diariamente prestan servicio a los autónomos de nuestra comunidad. Todo por favorecer la creación de empleo, la consolidación de los trabajadores autónomos de Andalucía, porque se les reconozca el valor que aportan. En definitiva, por un trabajo autónomo de calidad en nuestra comunidad. Pero queda mucho por hacer y esperamos y deseamos que sigamos por este camino, porque invertir en trabajo autónomo es la mejor apuesta por el presente y por el futuro de Andalucía.

 

Manuel Bellido

Posts relacionados