Entrevistas

Entrevista a Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A

posted by @mbellido 8 mayo 2017

“Ser sindicalista es algo para toda la vida”

Manuel Bellido: ¿Qué balance hace de su etapa como secretario general de CCOO-A?

Francisco Carbonero: Sin duda, es un balance positivo, pero evidentemente el sentimiento es agridulce. Durante mi etapa como secretario general de CCOO-A, los derechos de los trabajadores y trabajadoras han estado en el mejor momento de la historia de este país. Esto ocurrió cuando llegué al cargo, cuando la economía estaba en el mayor momento de crecimiento; pero después llegó la crisis y, sobre todo, la gestión política de la crisis, que ha arruinado a muchísimas personas y al país. Esto, visto desde el sindicato es un drama tremendo porque visualizamos y sentimos el drama de la gente. Por ello, aunque en general el balance es positivo, porque la organización se queda consolidada, sólida, de nuevo en un momento de crecimiento y con la ilusión de muchos cambios, el sentimiento agridulce siempre me quedará.

Manuel Bellido: ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de esta etapa?

Francisco Carbonero:  Lo mejor han sido los primeros años porque fue posible gestionar y dirigir el sindicato en un momento donde permanentemente se estaba creciendo y donde CCOO-A tenía una capacidad de intervención tremenda en la negociación colectiva, en la interlocución con los gobiernos, en la capacidad de incidir en el reparto de la riqueza, etc. Después ha llegado una etapa tremendamente difícil donde ha habido que convocar tres huelgas generales, miles de movilizaciones para convertir la acción del sindicato en el dique que parara el estropicio que estaban haciendo las políticas de gestión de la crisis, etc. Creo que en estas dos etapas, el sindicato ha estado a la altura de lo que se le demandaba y tengo la satisfacción de que ha sido legitimado por los trabajadores y las trabajadoras como primer sindicato de Andalucía en las elecciones sindicales.

Manuel Bellido: ¿Cómo ha cambiado la relación con la política andaluza?

Francisco Carbonero: La relación personal con todo el ámbito de la política siempre ha sido cordial porque soy una persona que me gusta cultivar las relaciones personales, ya que creo que son fundamentales para poder entenderse. Pero, sin duda, estas relaciones han ido cambiando porque estamos combatiendo políticas de recortes, políticas de austeridad o decisiones de privatización. Esa oposición del sindicato a las decisiones políticas que generan más desigualdad entre las personas ha generado confrontaciones importantes que también entran en la lógica de los intereses que cada uno defiende.

Manuel Bellido: ¿Cree que los sindicatos se han adaptado de forma correcta a la situación actual de España? ¿Qué papel juegan ahora?

Francisco Carbonero: El sindicato no tiene por qué adaptarse a la situación de España. A nosotros lo que nos importa es ser capaces de intervenir en los cambios que se están produciendo en los nuevos modelos productivos y en las nuevas fórmulas de la economía. Estamos preparando a la organización, y cambiando a un número importante de personas en las organizaciones, para extender la utilidad del Sindicato a aquellos que más lo están necesitando: las personas que sufren la precariedad laboral, los jóvenes, las mujeres, los parados de larga duración y, en definitiva, los colectivos que más están sufriendo la desigualdad y las consecuencias de las políticas de ruina que se han venido practicando.

Manuel Bellido: ¿Qué retos tiene por delante CCOO-A?

Francisco Carbonero: El mayor reto que tiene por delante es, actualizar y poner al día todo lo que respecta a la negociación colectiva. Estamos en un momento de crecimiento, eso no se puede negar, pero ese crecimiento no está llegando a los trabajadores, se está quedando en los beneficios de las empresas. Nuestra opción, y la de la próxima dirección con toda seguridad, es actualizar la negociación colectiva para que ese crecimiento tenga un reparto distinto del beneficio y que los trabajadores, que son en definitiva quienes están logrando con su trabajo y su empeño que se produzcan estas mejoras, puedan también percibirlas. Además, hay un elemento fundamental, que es cómo el sindicato incide en el reparto de la riqueza en la sociedad. Por eso para nosotros es  muy importante cuál va a ser el modelo de fiscalidad, cuál va a ser el modelo de financiación autonómica, cómo vamos a incidir para que esa parte de la riqueza que va a generar igualdad entre las personas vaya a fortalecer los sistemas públicos, sanidad, educación, servicios sociales, dependencia, etc. En definitiva, es buscar elementos que equilibren las posibilidades de vida de las personas y que permitan que en Andalucía se pueda vivir dignamente e incidir en la reorientación del modelo productivo hacia un mayor peso del sector industrial.

Manuel Bellido: ¿Qué consejo le daría a la persona que le vaya a suceder?

Francisco Carbonero: No le voy a dar ningún consejo porque creo que la persona que puede ser elegida para la secretaría general de CCOO-A tiene suficiente conocimiento de la organización, de los problemas de Andalucía y de los problemas de los trabajadores y trabajadoras. Esto es un proyecto colectivo y no soy amigo de dar consejos, pero, evidentemente, lo más importante para ser útiles al conjunto de los trabajadores y trabajadoras es fortalecer nuestra organización, cohesionarla y posibilitar con esto una acción mucho más eficaz en defensa de los intereses de la clase trabajadora andaluza.

Manuel Bellido: Tras los datos del paro de marzo en Andalucía señalaron que esa mejora era a costa de dañar los derechos laborales…

Francisco Carbonero: La situación en Andalucía no puede arreglarse con titulares de prensa. Andalucía necesita un amplio consenso que mire hacia el futuro. Un consenso en el que participen las organizaciones sindicales, patronales y partidos políticos, que esté reforzado en el Parlamento y que lidere el Gobierno de turno. Esto requiere pensar qué vamos a hacer con el campo andaluz y no hablo del reparto de las tierras, pero creo que el campo andaluz necesita una gran reconversión porque no es posible que la producción agraria le dé empleo a medio millón de trabajadores. ¿Cómo vamos a orientar nuestro modelo productivo hacia una producción de mayor valor añadido para generar riqueza? Pensar que el turismo va a ser nuestra solución a futuro es equivocarnos. El turismo hay que mejorarlo, hay que optimizar nuestra capacidad de competitividad, pero no vayamos a crear una nueva burbuja ahora en el sector turístico. En definitiva es saber cómo mejoramos la economía para mejorar después un reparto de la riqueza que generemos para buscar una mayor justicia social. Esos son conceptos, pero ese es el reto de CCOO.

Manuel Bellido: ¿Qué opina de los PGE para Andalucía?

Francisco Carbonero: Yo creo que el Gobierno de España ha perdido la vergüenza con Andalucía. Tomar decisiones que discriminan de forma tan burda a Andalucía y echarle la culpa a los andaluces me parece que es perder la vergüenza. Pero, sin ninguna duda, creo también que los andaluces tenemos que dar una respuesta a esto y habrá que decirle también a nuestro Gobierno y a los partidos políticos en el Parlamento que esto hay que pelearlo y hay que tener firmeza y que los partidos no pueden hablar una cosa en el Parlamento de Andalucía y otra en el de España. No están tratando igual a todos los españoles y creo que el PP tiene un gran problema y es que seguirá en la oposición en Andalucía durante muchos años si no es capaz de cambiar esa obsesión discriminatoria que tiene con nuestra tierra.

Manuel Bellido: ¿Qué supondrá para Andalucía la oferta pública de empleo aprobada recientemente?

Francisco Carbonero: Va a ser muy importante, no sólo para estabilizar miles de puestos de trabajo en el sector público, sino que va a significar una mejora de las prestaciones a los ciudadanos y las ciudadanas. El empleo público no es un fin en sí mismo, es el instrumento para mejorar las condiciones asistenciales de nuestra sanidad, mejorar en la educación, los servicios sociales, la asistencia en la dependencia, generar bienestar en los ciudadanos y las ciudadanas, etc. Creo que esa decisión es necesaria e imprescindible. No obstante,  a nosotros se nos queda corta y seguiremos demandando más oferta de empleo público.

Manuel Bellido: ¿Qué retos tiene por delante el trabajador autónomo en Andalucía?

Francisco Carbonero: Es muy loable tener la iniciativa de hacerse autónomo para buscarse la vida, pero lo que está sucediendo en muchos casos con los autónomos es que el trabajo asalariado por cuenta ajena se está eliminando porque las empresas están despidiendo a la plantilla y les están diciendo a los trabajadores que con su indemnización se hagan autónomos y si son del transporte se compren una furgoneta o un camión para repartir. En definitiva, lo que el capital está propiciando no es crear más empresas, sino trabajadores autónomos en peores condiciones que cuando eran asalariados de la misma empresa para la que siguen trabajando, y eso hay que eliminarlo.

Manuel Bellido: ¿Qué tiene pensado hacer cuando abandone su cargo?

Francisco Carbonero: Todavía no ha llegado ese momento. Al día siguiente de que llegue hablaré de esa cuestión y me preocuparé. Lo que sí tengo claro es una cosa, que ser sindicalista es algo para toda la vida.

Bio

Francisco Carbonero Cantador nació el 2 de enero de 1958 en Villanueva de Córdoba, pueblo situado al noreste de la provincia, en la Comarca de Los Pedroches. Estudió Formación Profesional con becas de los Salesianos de Pozoblanco y la SAFA de Bujalance y fue durante su primer empleo cuando contactó por primera vez con dirigentes -aún en clandestinidad- de las Comisiones Obreras en Córdoba. Las movilizaciones y huelgas del sector de la construcción en Córdoba del año 76, la lucha por la democracia y la pelea por la libertad sindical junto con la legalización de CCOO en abril del 77, intensificaron su compromiso con el sindicalismo de clase, con CCOO. En ese tiempo, empezó a militar también en el Partido Comunista, afiliación que mantuvo hasta 1990. En las primeras elecciones sindicales libres, en el año 1978, fue elegido representante de los trabajadores de su empresa, participando con posterioridad en la negociación de convenios del sector de la construcción y otros, y en la dirección de diferentes conflictos. Entre 1978 y 1988 fue responsable de Organización Finanzas en la dirección del Sindicato Provincial de la Construcción de Córdoba, formó parte de la Comisión Ejecutiva de la Unión Provincial de Comisiones Obreras de Córdoba y además de ser vocal en la Comisión Ejecutiva de la Federación de Construcción de Comisiones Obreras de Andalucía y de España. Posteriormente, fue elegido secretario de Organización y Finanzas de la Federación de Construcción y Madera de Comisiones Obreras de Andalucía (1988 a 1992), periodo durante el que perteneció a la Comisión Ejecutiva de la Federación Estatal de este mismo sindicato. En el 6º Congreso de Comisiones Obreras de Andalucía fue elegido secretario de Organización y Finanzas con Julio Ruiz como secretario general. En el 9º Congreso de Comisiones Obreras de Andalucía fue elegido secretario general, etapa que inició el 3 de diciembre de 2004 y que ha ido renovando hasta la fecha.

Posts relacionados