Entrevistas

Entrevista a Antonio Rivero presidente de FAECTA

posted by @mbellido 5 marzo 2014

“Es necesario un cambio de modelo y gestionar a partir de valores”

“El binomio economía-ética no puede disolverse, y el mejor ejemplo de ello son las cooperativas”. Es la voz de Antonio Rivero, presidente de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo (FAECTA), un sector que puede presumir de ser el único que ha cerrado 2013 con un incremento del 2,76% de ocupación laboral frente al descenso general. Del ‘secreto’ del éxito y de la actualidad del sector hablamos en la siguiente entrevista

Manuel Bellido: En mayo hará dos años de su elección como presidente de FAECTA, ¿qué balance nos hace de este tiempo?

Antonio Rivero: Mi labor, y la de todo el equipo de personas que formamos FAECTA, se ha centrado en conseguir una mayor promoción efectiva del modelo cooperativo y en transmitir su función social en el empleo y la cohesión social, a los diversos agentes económicos y sociales, entre ellos  por supuesto, la Administración. Queremos que la actividad de FAECTA se centre y repercuta directamente en las empresas cooperativas, ese es nuestro principal objetivo.  Además hemos desarrollado nuevos mecanismos de participación para que las cooperativas nos hagan llegar sus propuestas y hemos puesto en marcha diversas iniciativas dirigidas a mejorar la competitividad de nuestras empresas, para ganar espacio económico y ampliar nuestras posibilidades de negocio. Una de nuestras señas de identidad en estos dos años ha sido el fomento de la intercooperación, haciendo aportaciones en el plano empresarial y en el normativo para impulsar la colaboración empresarial. También creo que es importante dar voz a este modelo empresarial y poner sobre la mesa tanto los valores de estas empresas como su potencial, todo para demostrar que hay otra forma de interpretar y ejercer la economía, una forma democrática, en la que las personas no están al servicio del capital, sino al contrario.

Manuel Bellido: ¿Qué representatividad tiene hoy FAECTA en el tejido empresarial andaluz?

Antonio Rivero: FAECTA representa a todas las cooperativas de trabajo andaluzas. De las cerca de 4.000 cooperativas que hay en Andalucía, el 80% son cooperativas de trabajo, un sector en el que el empleo es la pieza angular. Las cooperativas destacamos por generar nuevos empleos y por consolidar el existente. Actuamos, no sin esfuerzo, como dique de contención de esta marea destructiva, y gracias a esta resistencia conseguimos seguir a flote, como un islote en medio del océano. Las razones son que tenemos unas base sólidas y unos principios firmes, que agrupan a personas entorno a una empresa colectiva en la que el centro es el trabajo. Como decía, la clave está en el propio modelo, porque la creación de una sola cooperativa supone como mínimo tres nuevos empleos.

Manuel Bellido: Las cooperativas apuestan por valores como la democracia, la participación y solidaridad. ¿Adquieren estos valores mayor trascendencia en estos momentos vitales donde la economía capitalista está cuestionada por un amplio sector de la sociedad?

Antonio Rivero: Claro que sí. Como señalas, en estos momentos los valores capitalistas están en entredicho. No se puede seguir adelante con una economía que se olvida de las personas. Es necesario un cambio de modelo y gestionar a partir de valores. El binomio economía-ética no puede disolverse, y el mejor ejemplo de ello son las cooperativas. Estas empresas promueven la democratización de la economía y la apuesta por el bien común. Son empresas comprometidas, solidarias… valores que la ciudadanía está demandando actualmente porque la ausencia de ellos nos ha llevado, en cierto modo, a la situación en el que nos encontramos hoy. La economía, como parte fundamental que rige la vida de los ciudadanos y las ciudadanas, tiene que integrar esos valores y hacerlos propios, para conseguir una sociedad más justa. Aquí es donde las cooperativas juegan un rol muy importante, puesto que son empresas con valores, que sitúan a las personas por encima de la búsqueda voraz de beneficios y que se alejan de la economía especulativa.

Manuel Bellido: Las cooperativas han sido el único sector que ha cerrado 2013 con un incremento del 2,76% de ocupación laboral frente al descenso general, del número de ocupados, que da una cifra negativa de -1,17 %. ¿A qué diría que se debe el éxito de esta fórmula empresarial?

Antonio Rivero: El éxito se debe, como decía anteriormente, al esfuerzo de las personas que forman la cooperativa y al propio modelo: en las cooperativas las personas son al mismo tiempo trabajadoras y propietarias de la empresa. Esto les permite tomar sus propias decisiones, participar en la gestión de forma directa y adoptar diversas medidas de flexiblización para evitar perder el puesto de trabajo. Además las cooperativas se están convirtiendo en una salida laboral para muchas personas. Tal y como está la situación, lo mejor es apostar por crear tu propio empleo, y desde FAECTA animamos a ello. Solo se necesitan tres personas, y nosotros, podemos ayudar a quienes estén interesados en crear una cooperativa. Además, se está innovando en el plano social, ofreciendo soluciones para que los trabajadores de empresas en crisis o sin relevo generacional no pierdan su empleo. Desde FAECTA estamos proponiendo medidas que faciliten que los trabajadores se queden con la empresa y mantengan su puesto de trabajo.

Manuel Bellido: Nuestra Comunidad puede presumir de tener una Asociación de Mujeres Empresarias Cooperativistas de Andalucía como es Amecoop. ¿Cómo definiría el papel de la mujer en las cooperativas andaluzas, la aportación de las mujeres cooperativistas a la economía andaluzas?

Antonio Rivero:Las mujeres cooperativistas están jugando un rol fundamental. Se está trabajando en la visibilización de este modelo y en la creación de redes de conocimiento para conectar con otras mujeres que quieren emprender o crecer empresarialmente. La aportación de las mujeres cooperativistas es vital, tanto en el plano de la gestión como en el del conocimiento. Además, mientras los datos del paro señalan que las mujeres sufren más desempleo, en las cooperativas se favorece la igualdad de oportunidades y se facilita la conciliación de vida laboral y personal. Un dato a tener en cuenta es que el 43,6% del empleo en la economía social son puestos de trabajo ocupados por mujeres, que en valores absolutos representan unos 22.500 puestos de trabajo. La mayoría de ellas, el 80%  tienen su puesto de trabajo en una cooperativa.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las principales demandas de las cooperativas andaluzas teniendo en cuenta la situación económica actual y cómo valora el apoyo de la administración pública al sector?

Antonio Rivero: Desde la Federación estamos haciendo propuestas para conseguir una contratación pública responsable y comprometida con el empleo. Esto supone exigir desde la Administración que la empresa que consiga un contrato público debe brindar un valor adicional a la ciudadanía en el plano social o medioambiental. Además queremos que se facilite el acceso de las pymes, entre ellas las cooperativas, a las licitaciones públicas y a la gestión de servicios públicos. Básicamente, se trata de valorar a las empresas que generan y mantienen un empleo de calidad, que son motor económico de la zona, que desarrollan prácticas empresariales responsables con las personas y con el entorno… es decir, empresas que tienen un compromiso con el bienestar común. Además, nuestras demandas también pasan por incorporar la voz de las cooperativas a la concertación social, recogiendo la propuesta que hizo públicamente la presidenta andaluza, Susana Díaz. Si queremos impulsar un cambio de modelo productivo, las cooperativas tiene que estar presente en el nuevo diseño económico. Es necesario dar un paso al frente y avanzar en este sentido.  También se ha propuesto al Gobierno andaluz la puesta en marcha de una orden de incentivos a la actividad empresarial específica para las cooperativas, como medida para fortalecer el sector y facilitar su desarrollo.

Manuel Bellido: ¿Qué nos puede decir del auge que están teniendo en los últimos tiempos las cooperativas urbanas respecto a las rurales?

Antonio Rivero: No cabe duda de que el perfil del cooperativista ha cambiado: ahora hablamos de personas con formación universitaria y especializada, que desarrollan servicios avanzados, ya sea desde el ámbito rural o el urbano, ya que las nuevas tecnologías lo permiten. Otro dato a tener en cuenta es que las cooperativas de trabajo de nueva creación ha aumentado en un 62 % en nuestra comunidad, con respecto al tercer trimestre de 2012.  Esto significa  que cada vez hay más personas que apuestan por el autoempleo y deciden desarrollar un proyecto en colectivo. El auge del cooperativismo es una respuesta social  a la necesidad que tenemos las personas de retomar el bien común, de agruparnos para  conseguir mejorar. Esta respuesta es tan antigua como la existencia de los seres humanos. La colectivización de los recursos y la unión de las capacidades es intrínseca a la supervivencia porque ya hemos comprobado adonde nos lleva el individualismo.

Manuel Bellido: ¿Qué acciones está desarrollando FAECTA para la promoción de redes empresariales?

Antonio Rivero: Estamos apoyando la intercooperación porque nuestro propósito es sentar las bases de un grupo cooperativo andaluz. En esta línea de trabajo, FAECTA organizó en septiembre de 2013, el Ágora de la Intercooperación, un encuentro empresarial con muy buena acogida y cuyo objetivo fue crear un espacio para el intercambio y facilitar el contacto con las empresas. No cabe duda de que para coger músculo empresarial es necesario cooperar y crecer, ampliando nuestra capacidad de acción y nuestra oferta de servicios. Además hemos puesto en marcha iniciativas como el Geodirectorio Cooperativo, una herramienta que permite localizar a las cooperativas existentes en nuestra zona para afianzar redes y abrir canales de colaboración. Ese es nuestro propósito, abrir espacios comunes para que las cooperativas puedan aprovechar las economías de escala y desarrollar proyectos en conjunto. Junto a ello, también están el desarrollo de campañas de consumo cooperativo, con el fin de promover acciones de compra responsable y concienciar a la ciudadanía para que ejerzan su poder a través de la compra, apoyando a estas empresas y a los valores que representan para impulsar un cambio social.

Manuel Bellido: El pasado mes de enero se celebraba en Estrasburgo el Congreso Europeo de Emprendimiento y Economía Social que contó con la participación de FAECTA. ¿Qué conclusiones se han sacado del mismo?

Antonio Rivero: El Congreso ha puesto de manifiesto la solidez del modelo cooperativo ante la crisis y su potencial como elemento que favorece la cohesión social y la igualdad en el futuro de la Unión Europea. En él se ha destacado que a través del emprendimiento social se puede incidir en la ciudadanía, mejorando sus condiciones de vida y  creando espacios para la participación social. Las empresas sociales, como las cooperativas, son un modelo innovador que, además, forman parte de la solución ante la recesión económica que padece Europa.

Manuel Bellido: ¿Qué mensaje trasladaría al colectivo emprendedor y la juventud que ven en el autoempleo una salida laboral?

Antonio Rivero: Les animo a que conozcan el modelo cooperativo, porque seguro que recoge perfectamente su forma de ver el mundo y de organizarse. Si optan por el autompleo, la mejor opción es elegir una cooperativa de trabajo, para crear empresas con impacto positivo en la sociedad. A través de una cooperativa de trabajo pueden hacer realidad su idea y además ser una empresa que se basa en valores de responsabilidad, sostenibilidad e igualdad. Desde FAECTA les  ayudamos a emprender el camino del cooperativismo.

 Manuel Bellido

Posts relacionados