Blog

La culpa es del osito de peluche

posted by @mbellido 18 diciembre 2012

Ayer asistí a una escena curiosísima mientras esperaba mi turno para sacar dinero del cajero automático de un banco. Una madre reprendía a su hijo de aproximadamente tres años de edad por haber tirado al suelo el envoltorio de una chocolatina. El niño ni corto ni perezoso que llevaba un oso  de peluche en las manos, se lo mostró enérgicamente  a la madre diciéndole que había sido el oso el que había tirado al suelo el papel plateado de la chocolatina y no el.  Pensé que era un comportamiento típico de la edad, que con tales gestos intentan experimentar diversas formas de comportamiento, mientras se confrontan con las expectativas de los padres y entender que es bueno y que es malo.  La madre no le dio demasiada importancia y le hizo recoger el papel del suelo y llevarlo a la papelera que estaba a pocos metros. Cuando volvía lo cogió en brazos y con muchísima ternura le dijo, que ella estaba segura de que a él le hubiera gustado que hubiera sido el osito, pero que ambos sabían que había sido él y que no tenía que olvidar que las papeleras servían para recoger los papeles inservibles. Continúe mi camino con la  sensación de haber asistido a un momento que me había  construido positivamente. Más tarde en el informativo televisivo, escuchaba que el  secretario general de CDC y presidente de CiU en el Parlamento de Cataluña,  Oriol Pujol,  reclamarba el  amparo a la Fiscalía porque sentía “indefensión” ante las informaciones que se están publicando sobre supuestos casos de corrupción que le implican a él, a su familia y al presidente de la Generalidad en funciones,  Artur Mas. Es curioso como el comportamiento de los adultos se parece a menudo al de los niños. No sería más sencillo que pusieran todos ellos  sus cuentas corrientes  a disposición de un juez y así demostrar su inocencia y zanjar el tema de una vez.  Alguna buena señora tendría que cogerlos en brazo a estos niños creciditos y explicarles que a ambos les gustaría que los malos fueran los otros, pero que el mejor modo de demostrar la inocencia  no es acusando a los demás sino demostrando con hechos que son políticos honrados.

Posts relacionados