Con permiso

Año 2000 y todo comenzaba

posted by @mbellido 30 enero 2009

Fue en el año 2000 y todo comenzaba. Una idea, un proyecto, un grupo de personas con ganas de trabajar, muchas amigas, periodistas, empresarias y amas de casa apoyándonos, dándonos ánimo y sugerencias. Tuve que armarme de mucho valor, se trataba de fundar otro medio de comunicación. Ya cuatro años antes, en 1996, había fundado Agenda de la Empresa Andaluza, una revista que desde los inicios quería ser la voz de los andaluces libres y no conformistas, la voz de los que querían ser artífices del desarrollo económico y empresarial de nuestra tierra, evitando ser los ventrílocuos de nadie. Ahora, con la redacción compacta y unida a mi lado, quería volver a iniciar una nueva aventura. Por mi vocación periodística y editora, en nuestra empresa informativa había creado con los años una buena tierra rica y llena de sustancias bienhechoras. Cada vez que la araba y la cuidaba, podía sacar de ahí recolecciones inesperadas y sorprendentes. Ésta era la prueba. Nacía Mujeremprendedora.

De los inicios recuerdo muchas horas de trabajo, muchos esfuerzos, sacrificio y dedicación. Quisiera rendir tributo en esta página a todas y a todos los que me ayudaron a sacar el proyecto adelante. Son muchos a los que dirijo mi agradecimiento desde aquí, pero para evitar olvidos cito a cuatro personas a modo de ejemplo. Ana María Herrero con la que pasé muchos ratos de brainstorming para ir definiendo el proyecto, Iana Pérez, a la que encargué la deliciosa maquetación de los primeros números y a las dos primeras directoras de la revista, que tan bien bordaron su tarea al frente de la redacción: Isabel Valle y Belén Góngora. Grandes profesionales que hoy siguen dando lo mejor de sí en otros quehaceres del mundo de la comunicación. Tenía claro que la revista tenía que servir para mejorar la participación de las mujeres en el mercado laboral, para fomentar el empresariado femenino, para apoyar a colectivos en riesgo de exclusión laboral.Todo ello en colaboración con la Administración Autonómica, con Diputaciones y Ayuntamientos y con otras Entidades y Asociaciones empresariales que destinaban parte de sus esfuerzos en fomentar la actividad emprendedora de la mujer.

Han pasado ocho años y son muchas las mujeres que me han escrito agradeciendo la existencia de la revista: con nuestro granito de arena hemos creado inquietud emprendedora, hemos transmitido ideas que más tarde se convirtieron en proyectos de negocio, hemos visto consolidarse empresas que habían nacido de la nada, hemos aportado instrumentos que han ayudado a la modernización o ampliación de otras. Aunque los tiempos no estén para celebraciones, no nos queda más remedio que hacer un alto en el camino, mirar hacia atrás, dar las gracias a todas las lectoras que hacen posible mes a mes la existencia de la revista, preparar unos suculentos especiales para este número 100 y mirar al frente. Cómo dijo Jacques Anatole, “el futuro está oculto detrás de los hombres y las mujeres que lo hacen”. Nosotros seguiremos haciéndolo, no lo duden.

Posts relacionados