Blog

Aprendamos del pasado

posted by @mbellido 25 abril 2020

Tiempos de COVID-19, tiempos de reflexión, tiempos de análisis sobre lo que está pasando en nuestro país, con una extrema izquierda en el Gobierno, que con sus modos y su manera de gestionar esta crisis nos recuerda otros modos en tiempos pasados que a medio y largo plazo tanto dolor produjeron en la humanidad. El comunismo en nuestra memoria no produce ningún buen recuerdo. Los muertos del régimen bolchevique, los de la Segunda Guerra Mundial, el número todavía desconocido de los de la Revolución Cultural China, y los de la Guerra Fría, incluyendo las dictaduras promovidas por uno u otro contendiente en Asia, África y América Latina. Es una ideología que siempre deja en el camino víctimas.  Víctimas de hombres que no reconocían hombres, sino lo que las ideologías les decían que eran esos hombres.  En el día a día de este tiempo de crisis por la pandemia, vemos como la ideología condiciona la gestión y a la  ideología casi siempre sólo le interesa transformar la realidad para sus intereses, no comprenderla. Desprecia la realidad real y se coloca en una segunda realidad, haciendo muy difícil el diálogo moral.

La muerte de ancianos abandonados en residencias, el caos en la compra de material sanitario, 205.905 casos de coronavirus diagnosticados, 22.902 muertos, el desconcierto económico, la negativa de declarar luto nacional,  la ocultación de imágenes reales de dolor por parte de las TV al servicio de la propaganda, dan idea del desconcierto del Gobierno que sabe utilizar bien la publicidad, pero no sabe o no quiere gestionar con sentido común, aconsejado de expertos de verdad y no de expertos fantasmas que los españoles no saben quiénes son. Ah!, y lo que va mal,  es siempre culpa de otros y si alguien critica, no es leal o de extrema derecha.

España necesita en este momento ser gobernada por buenas personas, las mejores, no condicionadas por ideologías trasnochadas,  que tengan un gran talento y buenas competencias, que tengan sentido común.  Cuando en el campo profesional esto se produce ante un desafío común, acaban pasando grandes cosas.

España se lo merece.

Posts relacionados