Blog

¿En Burgos el inicio de una revolución social? Habré oído mal

posted by @mbellido 16 enero 2014

El escenario muestra encapuchados tirando piedras y quemando contenedores, insultando a la policía y cortando calles, mientras enarbolan banderas republicanas…  A esto le llaman algunos,  revolución social. Me pregunto: ¿Esto es lo que da de sí los Colectivos de Jóvenes Comunistas de España, Alternativa Republicana, IU, etc…? ¿Esta es la esencia del programa electoral de la izquierda en este país? ¿Tan carente de ideas, de programas, propuestas  y convicciones está esta panda de energúmenos? Me avergüenzo de los que aplauden estas salvajadas, me avergüenzo de una extrema izquierda ignorante e insensata, me avergüenzo de ciertos señores como Cayo Lara, Llamazares y compañía que están recibiendo un gran sueldo en el Congreso, mientras demuestran con sus seguidores que  la única política en la que creen es la  de la pancarta, los escraches, las alteración del orden público y  los desmadres callejeros.

No sé en qué creen y que catarsis colectivas pretenden. De lo que si estoy seguro es de que están produciendo en la mayoría de la ciudadanía  rechazo y hartazgo. Como me decía un colega esta mañana, ninguna empresa,  ninguna  familia contrataría a uno de estos o se asociaría a el, conociendo  con que métodos defienden sus posiciones.

Cierta izquierda de este país está demostrando que no cree en la democracia. Acepta el resultado de las elecciones solo cuando ganan ellos. Para ellos, el pueblo es solo el que grita, tira piedras y se manifiesta delante de la sede del PP, que en este caso es el que gobierna por obra y gracia del electorado, que se expresó libremente en las urnas. Es una pena que sea justamente la izquierda la que esté haciendo que la palabra democracia pierda su esencia.

Esperemos que los gobiernos locales, regionales o el mismo Estado no alteren sus programas por el chantaje asqueroso de estos parásitos.  Son momentos delicados, los que estamos viviendo en España. Hemos iniciado la recuperación y esto parece molestar a más de uno. Los españoles que creemos que son momentos donde hay que empujar el carro, sumar y no restar remangarse  la camisa y trabajar para conseguir grandes metas, no tendremos más remedio que exclamar: Ladran, luego cabalgamos

Posts relacionados