Blog

Las batallas contra el estrés

posted by @mbellido 18 noviembre 2015

Estoy convencido, aunque no soy un experto, que no se puede combatir el estrés en una sola batalla. Combatirlo no es fácil porque la vida es cada día más frenética. Lo hablaba a mediodía con mi amiga Vanessa Moreno  y, efectivamente, ella me decía que durante el día hay cada vez menos ocasiones para desconectar y relajarse. Sin embargo, para preservar nuestro organismo, si podemos introducir pequeños cambios en nuestra jornada que mejoren nuestra existencia. A veces no somos conscientes, pero ciertos hábitos pueden estropear nuestra salud física y psíquica en modo peligroso.

Por ejemplo, el café es un óptimo aliado en algunas circunstancias. Sin embargo, abusar de él puede ser dañino. Lo que me pasa por la cabeza, no es eliminarlo, pero si reducir la cantidad de tazas de café que bebemos durante el día. Hay momentos que, por hábito, cada vez que nos paramos para una pausa o fumamos un cigarrillo o bebemos un café. Ambas cosas son perjudiciales. Si al menos consiguiéramos reducir un poco la cafeína que consumimos al día, un paso lo estaríamos dando para combatir el estrés.  Otra cosa que lo aumenta es quejarnos constantemente. Es verdad que necesitamos a menudo sacar el pesar que llevamos dentro y desahogarnos. Sin embargo, hacerlo constantemente aumenta la sensación interna que todo va mal y eso estresa. Comer deprisa, dormir poco, darle demasiadas vueltas a las cosas cuando ya no tienen solución, no hacer nada de ejercicio físico, llenar la agenda de compromisos sin dar espacio a momentos de pausa, no dar prioridad a las cosas importantes y pretender abarcar más de lo que nuestras  fuerzas pueden aguantar…  Todos estos son ingredientes que consumen nuestra salud y nos condenan a un estado de cansancio mental  con diversos trastornos físicos y mentales que se llama estrés. Un enemigo al que se le gana la guerra batalla a batalla.

Posts relacionados