Blog

¿Necesitaremos criar animales para alimentarnos?

posted by @mbellido 22 enero 2015

Hoy examinando un dossier de prensa con mi amigo Luis, sobre un evento relacionado con la ciencia y la tecnología, llegábamos a la conclusión de la importancia de ejercer la escrupulosidad a la hora de exponer argumentos al público en general. Escribir sobre ciencia significa encontrar un equilibrio entre tecnicismo y divulgación, entre narración y conocimiento especializado, saber pasar con agilidad de la crónica a los datos, del comentario a la referencia y sobre todo anteponer la verdad a cualquier otro deseo de llamar la atención. La responsabilidad del periodista en este sentido es enorme. La información que se vierte sobre los adelantos científicos y tecnológicos produce un gran impacto en los modos de pensar y en el vivir social. De ahí la responsabilidad sobre lo que se escribe y como se escribe. Detrás de cada información científica siempre hay protagonistas, personas que afrontan a diario retos, dudas, triunfos y derrotas. Por tanto la información científica es también una crónica directa de apasionantes historias de vida, la historia de la relación del hombre consigo mismo y con su evolución sobre este planeta. En un apartado del dossier al que antes aludía, refiriéndose a Modern Meadow,  se decía: “hará que la humanidad no necesite criar animales para alimentarse”. El comentario de mi amigo Luis no tenía desperdicio: “Creo que para los lectores tomen realmente en serio los mensajes es imprescindible ser muy medidos en los textos de divulgación científica: ideas como estas provocan estupor y/o incredulidad; habría que convenir en que no es probable que la ganadería mundial se extinga por una iniciativa empresarial”

Difícil oficio el de periodista,  por su responsabilidad y por su influencia en la sociedad. Por ese motivo la comunicación debe ser siempre veraz, puesto que la verdad es esencial a la libertad individual y a la comunión auténtica entre las personas. La anécdota vivida con mi amigo Luis me ha vuelto a recordar que decir la verdad es y seguirá siendo el centro de la ética de nuestra profesión periodística y de los medios de comunicación. Este principio forma parte de la esencia de nuestra vocación.

Posts relacionados