Blog

La necesidad de mirar a la economía real.

posted by @mbellido 2 septiembre 2009

Comprendí en mi último viaje a Estados Unidos que su presidente, Barack Obama, parece estar poniendo firmes a los señores de Wall Street, ayudado por las prudentes sugerencias del secretario del Tesoro, Thimothy Geithener. No es sencillo imponer reglas a Wall Street, y si esto se está haciendo realmente, es un hecho significativo y que hará historia, un hecho comparable solo a las intervenciones que se llevaron a cabo después de la crisis del 29. Hemos asistido durante meses a un tira y afloja entre Jefes de Estados y organismos internacionales, con mucho hablar de mayor orden y control de las reglas de juego de las finanzas a nivel mundial. Quizás llegue de Estados Unidos un signo de cambio. Lo que emerge de este hecho y de otros, en otras partes del mundo, es la necesidad de tener en cuenta cada vez más la economía real. Desde marzo hasta mayo, los mercados financieros han ido cogiendo fuelle, se han ido recuperando. Ahora comienzan a recobrar equilibrio, quizás perdiendo incluso en los próximos meses, pero con una mirada más sensible hacia la economía real y hacia la situación de las familias y sobre todo de las empresas que luchan por sobreponerse a la crisis provocada por la burbuja artificial del crédito.
Inversión de tendencia. ¿Nos contagiará? Por ahora parece que no. Son muchas las personas que últimamente me cuentan las dificultades por las que atraviesan a la hora de pedir un préstamo para iniciar o mantener una actividad empresarial. ¿A dónde ha ido a parar el dinero que el Estado ha sacado de nuestros bolsillos para entregarlo a la Banca?. ¿No servía precisamente para esto? El BOE publicaba recientemente un informe de 301 páginas sobre la fiscalización de los gastos electorales de las locales de mayo de 2007. La Banca pone trabas para prestar a las personas y, sin embargo, sí presta a los Partidos. El porcentaje más alto de la financiación de esas elecciones la aportaron los bancos. ¿Contradicción o lógica? Lo cierto es que esa no es economía real. Por desgracia si lo es el de las cuentas públicas: Hasta el mes de julio, el Estado pagó 107.639 millones de euros pero sólo ingresó 57.952. La tónica seguirá siendo la misma. Una ruina.

Posts relacionados