Blog

Volví a Luino

posted by @mbellido 16 enero 2012

Vuelvo de un viaje. Milán y posteriormente Luino, un pueblo italiano de la provincia de Varese, en la región de Lombardía. En estos momentos mientras anoto los recuerdos del viaje quisiera tener facilidad para acertar con las palabras y poder describir el hermoso paisaje que he contemplado.
A veces cuando quiero contar alguna experiencia de este tipo me gustaría saber poner una palabra junto a la otra sin más sentido que el de la música que crea emociones. Luino está situada cerca de la frontera suiza, en los dulces y agradables declives de la corredera prealpina que coronan el Lago Mayor.
La vida de los pueblos pequeños está llena de un encanto especial y uno de ellos son las tranquilas charlas al atardecer, junto a una chimenea degustando un vino de la zona. Son ocasiones donde se cuentan metáforas, acertijos, chismes y trozos de historias y de la Historia.
Nos acerca aún mas a la humanidad y cuando se dialoga serenamente sin prisas y sin egoísmos, se descubre que más que un concepto es una realidad. Nos ayuda a comprender la vida de otra manera, nos ayuda a vivir, actuar y añadir calidad a nuestro día a día.
De la híper movilidad y el estrés de las grandes ciudades se pasa al tiempo quieto, de la carrera se pasa al paseo, de las grandes proezas a los pequeños milagros. Todo esto es, argumentalmente el resultado de una vida más sosegada que a los ojos del visitante aparece como una sensación de bienestar. La serenidad que se respira en las poblaciones pequeñas permite focalizar las cosas y los acontecimientos desde una perspectiva más serena, menos ansiosa por el porvenir y más enraizada en cada una de las cuatro estaciones. Se logra pensar antes de decidir.
Este ha sido uno de esos viajes que regalan calma y consuelo al corazón, y ésa es su mejor razón de ser. El trabajo y el estudio en esos días me proporcionó conocimiento, el paso por Luino me regaló gotas de sabiduría.

Posts relacionados