Con permiso

“Vacuum” para todos

posted by @mbellido 4 julio 2014

Para algunos,  julio es mes de vacaciones, un tiempo para saborear ritmos más lentos, dejar el coche y disfrutar de las ventajas de caminar y pasear,  recrearse más con la naturaleza, gozar de la lectura, de los museos y de las aficiones  que durante el año no hemos tenido tiempo de atender. Para los que viajan es la posibilidad de conocer nuevos lugares y nuevas culturas.  Puede  ser también un tiempo propicio a la reflexión. Seguro que muchas personas aprovechan este momento para cerrar cuestiones pendientes.  Cerrar algo significa al mismo tiempo que nos estamos preparando para vivir con el espíritu apropiado  lo nuevo que llegará. Las vacaciones, aparte de aportarnos descanso físico, pueden ser una óptima oportunidad para potenciar al máximo nuestro  espíritu de renovación y crecimiento. Una amiga francesa me decía que cuando llegaba el periodo estivo, en el primer día de vacaciones,  empezaba por limpiar y ordenar a fondo la casa de tal manera que a la vuelta de sus viajes habría podido evitar el estrés de las grandes  limpiezas, sin alterar el relax del que había gozado durante los días de descanso. Personalmente, desde hace algunos años, pongo en práctica  un método que me funciona muy bien. Una semana antes de  afrontar el periodo vacacional hago algo muy sencillo. En un folio blanco dibujo dos columnas con dos grandes titulares, en uno escribo “Lista de cosas que tengo que terminar o concluir” en la otra “Lista de las cosas que quiero abrir o iniciar”.  Me busco un rincón agradable, pongo un poco de música relajante y dedico media hora a rellenar las listas.  En la columna de las cosas que tengo que concluir elenco todo aquello que es mejor hacer antes de irme, sea por motivos de fecha de caducidad, sea parar conseguir afrontar el descanso sin preocupaciones que interfieran en  el placer que producirán los momentos de ocio y relax que me esperan.

En la otra lista, aquella de las cosas nuevas que quiero afrontar en el nuevo curso, dejo volar la fantasía y escribo ideas, proyectos pequeños o grandes que podrán formar parte de mis objetivos e ilusiones a la vuelta.

La palabra vacaciones proviene del latín “vacuum” cuyo significado indica un espacio vacío  dentro del cual podemos imaginar desconectar la mente con el objetivo de relajarnos, distraernos o encontrarnos a nosotros mismos.

Un espacio vacío del que todos tenemos necesidad, sobre todo para crear durante unos días una alternativa a la rutina. Algo que tiene también sus riesgos. De hecho  los especialistas recalcan que las vacaciones pueden,  por una parte, favorecer la relajación física y, por otra, si no se afrontan debidamente,  alimentar algunas ansias o angustias, precisamente porque la mente se vacía de la rutina del día a día. Desconectados de nuestras actividades diarias, dejamos libre un espacio mental que pueden ocupar “fantasmas” primarios que se unen a preocupaciones actuales, económicas, de salud, conflictos no resueltos, etc. Es por ese motivo que algunas personas, sufriendo la presencia de esos “fantasmas”, en realidad desean volver al trabajo y volver a ocuparse de las actividades rutinarias que, de alguna manera, alejan en parte ciertas ansias o angustias. No llegar a conseguir la optimización de las vacaciones depende de la fragilidad individual y también del momento existencial que se esté viviendo. Es fundamental por tanto prepararse bien a ese periodo de descanso. El “vacío” de las vacaciones  del que hablaba antes es necesario para nuestro bienestar físico y mental, por eso es imprescindible que dejemos fuera todo tipo de fantasmas que puedan arruinárnoslas.

Hasta pronto para los que se van ahora y hasta septiembre para los que se irán en agosto. Ah! y para los que por razones económicas o de salud o de trabajo no viajen este verano,  conviene recordar que para descansar no es trascendental irse  diez días a un Resort  en una isla en el Caribe. La sensación de nuevo y de vacaciones podemos vivirla también sin movernos de casa. Para eso está la fantasía.

Manuel Bellido

bellido@agendaempresa.com

Posts relacionados