Editoriales de Agenda Empresa

Vacaciones en época de crisis

posted by @mbellido 30 julio 2008

Disfrutar de las vacaciones en plena crisis económica y con tanto sobresalto parece una quimera. Veremos cómo hacer, ya que por mucho que deseemos evadirnos y descansar no dejaremos de leer la prensa, o escuchar la radio o ver algún telediario. La verdad es que julio y agosto se esperan cargaditos de noticias económicas poco agradables y con esa inquietud es difícil relajarse. Por lo pronto, cuando hemos ido a nuestra agencia de viajes de confianza, su dueño nos ha dicho que las empresas turísticas no lo tienen claro y que están vendiendo menos. El director de nuestra Caja de Ahorros al que hemos saludado mientras retirábamos algo de efectivo para gastar durante el viaje nos ha comentado confidencialmente que las cajas ante la crisis han pedido que el Fondo de Garantía suscriba sus emisiones, para devolver la liquidez al sistema financiero. Mientras nos despedimos de nuestro deprimido director, que ha intentado vendernos sin éxito un nuevo producto a plazo fijo, escuchamos los comentarios de una familia a la que se le acaba de denegar un crédito hipotecario para el hijo que se casa. En una tienda de chinos compro unos CD y DVD para llevarme de vacaciones alguna música y películas grabadas y caigo en la cuenta que el CD y el DVD están gravados desde hoy con un canon digital de 0,17 y 0,44 euros, respectivamente, mientras que los teléfonos móviles o PDA que dispongan de MP3 están gravados con 1,10 euros y los MP3 y MP4 con 3,15 euros. Por muchas vueltas que le doy al asunto la entrada en vigor del nuevo canon digital, no me parece una buena idea. Desfilan por mi cabeza una serie de actores ociosos que viven de cánones privado-estatales, la misteriosa SGAE y otros lobbies que sólo se alimentan de subvenciones. De camino encuentro a un amigo que viene de intentar cobrar el recibo del alquiler de un apartamento que tiene arrendado a una familia. Tampoco este mes ha tenido suerte, son ya tres meses que le dicen que no tienen dinero para pagarle. Su mujer se ha quedado en paro. “Paro, excesiva morosidad”, ¿no son éstos los titulares que he leído en la prensa esta mañana? En la ventanilla de una delegación del Ayuntamiento me espera una larga cola, tengo que dejar arreglado unos papeles antes de irme. Son las dos de la tarde, finalmente he llegado a la ventanilla, pero presiento que me voy a ir de vacío, me faltan los recibos de los pagos de los meses anteriores. En fin que el funcionario podía controlar en su pantalla del ordenador que estoy al corriente, pero no, tengo que volver a traer los recibos sellados por el Banco. Constato lo que he leído hace días en un informe de la UE: “España es uno de los países con más rigidez burocrática de Europa” y eso que hemos pasado de 1,2 millones de funcionarios en 1990 a casi 2,6 millones en 2008, ¿Tantos funcionarios para solucionar tan poco? Me voy derecho a la gasolinera, quiero llenar el deposito y salir pitando. Un señor a mi lado comenta: “Algo raro está pasando con el precio de los carburantes en España” No respondo. Me ahorro la respuesta para no incordiar. Mientras entro en la autopista recuerdo algo que me dijo una amiga psicóloga estos días: “Desconectar en exceso en vacaciones puede acabar generando un problema de adaptación posterior”. Vale, seguiré a diario la información económica no vaya a ser que cuando vuelva sufra una crisis depresiva, post-vacacional. Puede que entre las noticias del verano encuentre un día la que todos estamos esperando desde hace meses: El Gobierno no se va de vacaciones, admite la crisis, deja de escurrir el bulto y se dispone a tomar medidas.

Manuel Bellido

Posts relacionados