Blog

Vacaciones ecológicas

posted by @mbellido 29 julio 2010

Hay cosas que en verano me molestan en modo particular, no porque sea verano, sino porque la ocasión que me brinda el buen tiempo de pasear por la montaña o por la playa me muestra el maltrato que sufre la naturaleza por parte de desaprensivos e irresponsables ciudadanos.
Muchas de nuestras playas parecen basureros, no digamos el campo o los alrededores de ríos y lagos. Basuras, porquerías, botellas… no faltan en el suelo. Lo que sí falta, a veces, son papeleras o contenedores. De todas maneras no sé si determinadas personas la usarían aunque los Ayuntamientos pusieran más. En mi lista de atentados ecológicos aparecen también esas barbacoas improvisadas en zonas de bosques donde el encender un fuego es un verdadero acto criminal, las acampadas libres sin autorización en medio de las playas, o en zonas urbanas, con tendederos improvisados, sacos de dormir esparcidos por todas partes, restos de comida y un sin fin de objetos más, como si se tratase de un espacio privado.
Al ambiente le hacen daño también esas discotecas volantes que atraviesan las calles a cualquier hora de la tarde o de la noche, con jovencitos alocados que o no conocen las existencia de los auriculares o deciden, sin consultarnos, que tenemos que ponernos al día con sus gustos musicales y a todo volumen. Otra cosa que no consigo comprender es como algunas personas se embadurnan de crema justo antes de entrar en la piscina para terminar bronceando no su cuerpo sino el agua. La lista podría seguir. El cuidado del medio ambiente requiere del compromiso de todos. Seguramente a todos se nos ocurren muchas ideas para que nuestras vacaciones y la de los demás sean más ecológicas. La Tierra necesita de más personas que se preocupen por las cuestiones ambientales, no con grandes discursos acciones extraordinarias que no están a nuestro alcance, bastaría que cada uno hiciera lo que nos enseñaron desde pequeños, respetar y cuidar nuestro entorno y limpiar lo que ensuciamos.

Posts relacionados