Blog

Una casa, un hogar

posted by @mbellido 7 mayo 2011

La casa de mi infancia non fue una casa de ensueño, sin embargo, me consintió soñar muchísimo. Aquella decoración priva de ostentación, su estrecha arquitectura, su forma de tranvía, su luz, eran el escenario de lo familiar, lo conocido, lo oculto, lo secreto, lo ordinario y lo especial. No era el cielo era la piedra lanzada al aire para alcanzarlo. Robo a Gastón Bachelard esta frase donde lo expresa muy bien: “Si se me pide que nombre el principal beneficio de la casa, debería decir: la casa alberga un día soñando, la casa protege el soñador, la casa le permite a uno soñar en paz.” De aquellos años infantiles conservo la idea de que una casa representa siempre lo íntimo y lo seguro. Allí nació mi amor por el flamenco, por el jazz, por la pintura, por la búsqueda poética de la vida, allí escribí mi primera poesía y compuse con la guitarra mi primera canción, allí acepté por primera vez que la puerta de la realidad también puede ser un sueño. La casa es el nido donde se incuba y se urde el conformismo o la rebeldía, es la patria donde nace, crece y se ablanda o fortalece la condición humana. La casa es el campo de entrenamiento de las relaciones. Allí exploramos por primera vez el diálogo, el tono, la argumentación, el lenguaje, la inflexión y la empatía. En la primera casa se forma la personalidad conformando el carácter de sangre a sangre, de palabra a palabra, de gesto a gesto, de padres a hijos. La casa, por muy pequeña que sea siempre posee espacio suficiente para un libro, un cuadro, una fotografía, una caja de recuerdos, una planta, una ventana por donde asomarse al mundo, un lugar donde siempre se posa el polvo, una carcajada, unas voces, una radio que narra un partido de futbol, un mueble que sobra y una cama para hacer el amor. El espacio de una casa es infinito, tanto cuanto los sueños de sus habitantes. La casa es el lugar donde se consumen dolores, amores, esperanzas, anhelos, salud y enfermedad. La casa no es el cielo, pero puede ser un anticipo. La casa es, en este instante, un lugar en mi memoria y al mismo tiempo el ideal de un sueño. Un hogar.

Posts relacionados