Blog

Un tapiz de notas musicales

posted by @mbellido 17 agosto 2012

Es un recuerdo de mis años juveniles; el vinilo giraba sobre el tocadiscos y yo, tumbado en la cama, lo escuchaba una y otra vez, no me cansaba de escucharlo.“Tapestry” era una especie de vientecillo que me envolvía. Su sonido caleidoscópico amable y placentero me hacía soñar. Hoy volviéndolo a escuchar pienso que Carole King, al escribir sus canciones, embriagaba esa música de una atemporalidad  proverbial y delicadísima inimitables. Sus creaciones la colocaron en aquella época en la vanguardia de las artistas americanas del rock. Entre 1967 y 1974 su estrella brilló junto a Joni Michell, Janis Joplin, Grace Slick, Judy Collins y Joan Baez.  Tapestry le abrió las puertas del mundo del Rock de los que vendió más de 20 millones de ejemplares. Las canciones de este disco son maduras, sofisticadas, autobiográficas en su mayoría y capaces de llegar al corazón de las personas. Probablemente Carole consiguió, con este disco ablandar el corazón, no solo de los críticos musicales de la época  sino de muchos millones de personas. Uno de los textos decía: “Cuando tu moral este por los suelos, estés preocupados y necesitado de amor, cuando nada te salga derecho, cierra los ojos y piensa en mí. Yo llegaré inmediatamente para iluminar tu noche más oscura. Pronuncia mi nombre y sabrás donde estoy: yo correré hacia ti; invierno, primavera, verano u otoño, es lo único que tienes que hacer, llamarme y yo estaré allí porque tienes un amigo…” Con estas canciones es difícil olvidar a Carle King que, con sus canciones, sabia como nadie, hablar al corazón de la gente. Creo que muchos nos enamoramos de esta voz y de esos ojos que regalaban notas como chispas de vida. Un punto de referencia en la historia musical. Su primer álbum es Writer, publicado  en 1970. De 2012, Live at the Troubadour.

Posts relacionados