Blog

Surcando Debussy

posted by @mbellido 16 diciembre 2011

Acabo de escuchar el tríptico sinfónico escrito por el compositor francés que junto con Maurice Ravel, fue una de las figuras más prominentes de la música impresionista. De l’aube à midi sur la mer(Del alba al mediodía en el mar), Jeux de vagues (Juegos de olas) y Dialogue du vent et de la mer (Diálogo entre el viento y el mar). La música me ha acariciado con constantes ráfagas suave viento. El mar de Debussy es sereno y revuelto, despejado y tempestivo, vivo y misterioso, turbio y transparente. El mar de Debussy es inmenso y profundo, canta a la Creación, aleja el furor y la adrenalina del cotidiano, hace soñar. Su envidiable expresividad proviene de la voz profunda y sonora de las olas que hacen vibrar vivencias personales y sentimientos del alma. Cuando menos te lo espera una ola inunda el corazón de amor, de un beso, de un instante tierno o de la fuerza de la pasión. La partitura orquestal, quizás más importante de Debussy y más característica en su estilo impresionista, suscita como las olas temor y recelo. Sus movimientos llegan sin avisar, sobresaltando el alma. Después se retiran, como hacen las olas, parecen retirarse, pero es solo para coger más fuerza y volver de nuevo. Es un juego de infinito y eterno. Es un juego entre creación y criatura.
Mientras escucho extasiado en la fantasía las imágenes desfilan alternando mar y sentimientos. Amor que llena y que al instante sucesivo pide más. Paz que sosiega en la fracción de un segundo pero que hace nacer una nueva espera de otro instante diverso lleno de nuevos deseos y de felicidad anhelada. El mar de Debussy es deseo, como el amor, preámbulo de toda felicidad.

Claude-Achille Debussy (Saint-Germain-en-Laye, Francia, 22 de agosto de 1862 – París, 25 de marzo de 1918) fue un compositor francés
1° movimento – De l’aube à midi sur la mer

2° movimento – Jeux de vagues

3° movimento – Dialogue du vent et de la mer

Posts relacionados