Blog

Silencio, aquí se come

posted by @mbellido 16 diciembre 2013

“Hoy se come en silencio”,  el mensaje está escrito en una placa detrás de la barra del bar en el restaurante Eat de Nueva York. Una amiga que ha vuelto hace unos días de la Gran Manzana, me ha comentado que es la última idea en gastronomía.  Cuatro platos por cuarenta dólares, pero degustándolos en silencio, en el restaurante Eat en Greenpoint, en Brooklyn. Este hecho novedoso, ha entrado en vigor hace apenas un mes  y ya hay reservas en una lista de espera de un mes. El propietario y chef Nicholas Nauman le decía a mi amiga que quería ofrecer a las personas una experiencia única: “nutrirse con conciencia, algo que en la rumorosa Nueva York parece imposible”.  También le e decía que se había inspirado en un monasterio budista en India donde transcurrió seis meses, allí “los monjes dan al acto de nutrirse un valor para nosotros desconocido”.  A mí me ha recordado el clima de silencio y recogimiento en los refectorios de la clausura monástica donde las  comidas se desarrollan en silencio, roto en ocasiones  tan sólo por las lecturas de las Escrituras de vez en cuando.

La idea es interesante, este es el único restaurante en todo el mundo con estas características.  “En los días que se come en silencio, -me decía mi amiga- hay una energía en el salón difícil de describir”.  Hasta para toser, los clientes educados, salen a la calle. Los comensales se comunican con una expresión del rostro. Para pedir al camarero es suficiente un gesto. En Eat comer es como meditar.  En nuestros bares y restaurantes andaluces, no llegaremos a tanto, pero bajar un poco los decibelios de las conversaciones no estaría mal.

Posts relacionados