Con permiso

“#Selfie”, a nuestro interior

posted by @mbellido 3 enero 2014

Que levante la mano quien no haya cogido alguna vez su Smartphone o su móvil dándole la vuelta al objetivo de la cámara para auto fotografiarse y  después subir la foto en alguna de las redes sociales de moda. Seguro que también hemos visto alguna vez hacerlo a alguien. ¿Os acordáis de esa foto que ha dado la vuelta al mundo donde Barack Obama con David Cameron y la ministra danesa Helle Thorning-Schmid en el funeral de Nelson Mandela se auto fotografiaban muy pegaditos? Pues bien, esa acción se llama «selfie»,  y desde hace unos días es la palabra del año según el prestigioso Diccionario Oxford que ha comunicado la decisión a través de su página web.  El término define  «una fotografía que uno toma de sí mismo, normalmente con un ‘smartphone’ o ‘webcam’, y que se cuelga en una web de medios de comunicación social». No se trata de  un neologismo etiquetado en 2013 pero sí de un fenómeno que se ha puesto de moda difundiéndose a nivel mundial. Dicen en la web del “Oxford Dictionary” que la decisión la han tomado por unanimidad visto que la “word of the year” en 2013 ha tenido un incremento de utilización del 17.000 %.

“Selfie” ha ganado a otra palabra 2.0 como “bitcoin”, la moneda virtual o “twerk” que nos recuerda el baile de Hanna Montana.

Al parecer la primera vez que se utilizó el sustantivo “selfie” fue en 2002 y el término aparecía en un blog australiano. Desde entonces el uso y la moda del auto-fotografiarse se ha difundido como una mancha de aceite, contagiando a personales normales, vip e incluso a políticos. “Hemos notado, gracias a nuestras investigaciones sobre 150 millones de palabras del inglés corriente, que el uso de esta palabra ha crecido en modo exponencial”, decía Judy Pearshall, director editorial de “Oxford Dictionary” para justificar la consagración de “selfie” como palabra del año.

Pensando en estas fechas, que casi siempre son un momento de hacer balance y de buenos propósitos, se me ocurre que no nos vendría mal un “selfie” de nuestro interior. Puede ser que el resultado nos deje los ojos como platos. Podría ser que dijéramos “ufff”, pues habría alguna cosa que cambiar o también ¡qué estupendo soy! Lo importante es que esa foto nos sirva para seguir queriendo crecer y para aspirar a vivir en un estado de conciencia profunda y de conexión con nosotros mismos. Una foto que podría mostrarnos no nuestros juicios, ni nuestras razones, ni el ruido constante de nuestra mente, ni el bullicio que se nos cuela desde el exterior, sino nuestro verdadero yo. Alguien mucho más grande, mucho más pleno, responsable de generar las vivencias por la que transcurre nuestra  existencia, responsable de manejar la energía que somos. Puede ser que descubramos que -como decía Theilard de Chardin– “no somos seres humanos atravesando una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana”.

Si no estamos contento de lo que vivimos en 2013, tendríamos que repetir como Albert Einstein: “La locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”.

Posts relacionados