Invitados

Relax

posted by @mbellido 7 marzo 2012

Hoy en día está de moda decir que estamos en una sociedad que vive con mucho estrés y ansiedad. Las demandas a las que estamos expuestos son, en ocasiones, muy altas y eso hace que nuestro cuerpo y nuestra mente estén en un constante estado de activación. Y cada vez se está asociando más esa alta activación permanente al desarrollo de enfermedades.

Pero no nos engañemos, esa activación no es en sí misma perjudicial. Nuestro cuerpo es sabio y durante años de evolución ha aprendido a reunir todos los recursos posibles ante altas demandas del entorno. Al ver un león que se dispone a atacarnos en mitad de la selva, nuestros músculos se tensan, nuestra pupila se dilata, nuestro corazón y respiración se aceleran y todo ello nos da más fuerza para poder atacar o salir corriendo.

El problema es que en la actualidad las demandas han cambiado y ya no tenemos que enfrentarnos a fieros leones sino a reuniones inesperadas, peleas con nuestro jefe o nuestra pareja, imprevistos como que se nos estropee el coche justo el día que más lo necesitamos, etc. Pero nuestro cuerpo se sigue comportando de la misma manera, lo que supone un gasto estúpido de energía y un malestar innecesario.

Por eso, aprender a relajarse y a controlar la activación de nuestro cuerpo se ha convertido en una habilidad esencial.
El uso de procedimientos para el control corporal se pierde en el tiempo y parece estar asociado a prácticas relacionadas con las religiones orientales. Ese es el origen claro del yoga o la meditación que se han vuelto a instalar en nuestra época y que para tanta gente parece ser tan útil.

Pero, si pensamos que no tenemos tiempo para unas clases de Yoga, hay otras formas de relajarse, mucho más sencillas y rápidas. Existen técnicas que utilizan el control de la respiración, de la tensión muscular, otras que controlan las sensaciones corporales o que utilizan la imaginación.

En fin, hay muchísimas cosas que podemos hacer para afrontar nuestro día a día más relajados, tanto a nivel corporal como mental. Y eso nos hará afrontar las situaciones con más eficacia y nos permitirá no dañar a nuestro cuerpo.

Por supuesto otra manera de conseguir un buen relax es con unas largas vacaciones, pero todavía queda mucho para el verano.
GLORIA BELLIDO
bellido@mujeremprendedora.net

Posts relacionados