Editoriales de Agenda Empresa

Profundos cambios, nuevas oportunidades

posted by @mbellido 1 junio 2017

Digitalización de la energía

La energía del futuro: un modelo distribuido

No hay duda, estamos combatiendo la batalla para ganar el futuro del planeta y de la humanidad, un futuro que debería ser mejor de cualquier pasado. La batalla se desarrolla en campos muy diversos y a la vez comunes, como la robótica, inteligencia artificial, salud y medicina, biotecnología, educación, seguridad, medioambiente y, por supuesto, energía. Un futuro que en muchos aspectos, es visible ya en el presente y que no siempre resulta fácil de digerir. El mes pasado, un lector me escribía un email para darme las gracias por el monográfico que presentamos sobre drones. Con mucho garbo, al final de su carta, me saludaba ofreciéndome su colaboración y definiéndome como “un futurólogo tecno-optimista”. Probablemente, no soy ni futurólogo ni cien por cien tecnológico; lo que sí soy es razonablemente optimista. Y, además, tengo la ventaja de trabajar desde un observatorio privilegiado como es Agenda de la Empresa, donde día a día nos esforzamos en ver y hacer ver el futuro. Un futuro cargado de “disruptive innovation” que está arroyando y condicionando la vida de las personas, de las empresas y de la sociedad en su conjunto.

Edición de junio 2017

En esta edición hablamos del futuro de la energía y lo hacemos teniendo en cuenta tres factores: las nuevas fuentes de energía seguras, abundantes y menos dañinas para el medioambiente; el desafío principal de la red en la gestión de las nuevas cargas y de las renovables; y la Inteligencia Artificial aplicada a la red. Sabemos, por ejemplo, que la gestión de las redes eléctricas, de por sí compleja debido a la diversidad de fuentes de generación tradicionales junto a la variabilidad de las necesidades de consumo, demanda soluciones en todo su proceso. Por eso, y por numerosos otros factores, esta industria necesita mucha más capacidad computacional. De hecho, a los proyectos de Smart Cities (Ciudades Inteligentes) se le asocia ya automáticamente el término de Smart Energy (Energía Inteligente) o el de Smart Grid (Red Eléctrica Inteligente).

Energías limpias 

Son todas bueas noticias para los consumidores y para las empresas porque, a todo ese avance, hay que añadirle el hecho de que las energías limpias, como la solar o la eólica, costarán menos que los carburantes fósiles. Se entrevé, por tanto, una era de energía prácticamente ilimitada, limpia y económica.

2030

Lo cierto es que no habrá sector, y no sólo el de la energía, que en las próximas décadas no cambie impactado por el progreso de las nuevas tecnologías. Los empresarios tendrán que cambiar lo antes posible su actitud y su modo de pensar sobre, por ejemplo, quiénes son sus adversarios y competidores en el mercado y cuál será la modalidad de competir y el modo en el que tendrán que innovar si quieren sobrevivir. Llegados a este punto, creo que no hace falta ser “un futurólogo tecno-optimista” para entender que, desde el 2020 en adelante, otro nuevo mundo nos espera. Como siempre, cuando se verifican profundos cambios, se abren nuevas oportunidades. En este sentido, somos dueños de nuestro propio destino.

Manuel Bellido

bellido@agendaempresa.comAgenda224

www.manuelbellido.com

www.hojasdelibros.com

@mbellido

http://www.agendaempresa.com

Posts relacionados