Blog

Pregúntenle a Zapatero y a Rajoy

posted by @mbellido 13 diciembre 2011

El ritmo de la vida es demasiado intenso, los acontecimientos se suceden con una rapidez extraordinaria. Apenas asimilamos un cambio o un hecho ya estamos recibiendo el impacto de otro. Es casi imposible reflexionar detenidamente sobre la última noticia porque en breves horas o minutos olerá a vieja y la nueva nos catapultará a otra realidad. Si tuviéramos que hacer un resumen abreviado de todo lo acontecido en 2011 nos veríamos en apuros y además la selección podría ser arbitraria, subjetiva y quizás injusta. Cada uno contará la historia a su manera, cada uno rescatará de la chistera conejos que no conocíamos y hará desaparecer otros. Tendremos más izquierda o más derecha, más Iglesia o más feminismo, más economía o más política, más literatura o más pintura, más paradojas o más certezas. Cada medio de comunicación, cada partido político, cada grupo social, cada persona habrá escrito un diario de viaje completamente diverso. Como será diversa la Historia leída en la hemeroteca de ABC o Público, como será diversa escucharla en la SER o esRadio, como será diversa mirarla en la SEXTA o Tele Madrid. Los argumentos serán diversos en la forma y en la sustancia. ¿Qué tan lejos puede llegar una ideología para cambiar el sentido y el curso de la Historia? A veces la capacidad de manipular no tiene límites. Se suman a estas distintas ópticas, sin embargo, también las herramientas de las que se dispone. Por cierto, incluimos entre estas herramientas a Twuitter o Facebook que diariamente logran ingeniosamente plasmar el relato vibrante de nuestros días.
Todo esto pone al descubierto el desmesurado y perverso juego de la manipulación mediática en manos del poder político o económico.
Para conocer e interpretar los hechos nos basamos casi siempre en fuentes escritas o audiovisuales. Hoy la técnica permite que una imagen o un sonido sean susceptibles de ser manipulados. 2011 con el tiempo será un pasado que se leerá diverso en cada futuro, que se reflexionará diferentemente según las fuentes de las que bebamos.
Contrastada relación entre historia, memoria, oportunismo, tradición, chisme, poder, conveniencia, prácticas de partidos, por las que transitamos gente curiosa e insatisfecha, tratando de generar incómodas preguntas que desestabilicen y muevan conciencias, aunque casi siempre nos quede la impresión de no llegar más allá de la superficie de las cosas y de consecuencia mover poco o nada. 2011 nos dejará una rica y contradictoria herencia con memorias distintas y problemas comunes. Pregúntenle a Zapatero y a Rajoy.

Posts relacionados