Blog

Preguntas complicadas

posted by @mbellido 11 febrero 2012

De la libertad se habla y se discute. Es un argumento que sigue siendo complejo incluso en una sociedad como la occidental en la cual aceptamos que todos gozamos de ese derecho. Lo que parece que no progresa en la manera adecuada es la educación en el uso de ella. La libertad camina junto a determinados valores. Su conquista supone un recorrido y un esfuerzo importante que si es constante y respetuoso llevan al individuo a una liberación y autonomía que lo independiza de impresiones, dilemas y tendencias y lo desvincula de condicionamientos y presiones.
Es imprescindible educar a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes. Se juegan la dependencia de su futuro.
La pregunta demoledora que hoy me ha hecho una chica es si periodismo y libertad son compatibles. Probablemente lo que pretendía esa joven era ponerme en un aprieto y conseguir que me “mojara” respondiendo sobre mi propia libertad a la hora de escribir.
Se trataba de explicarle si el periodista que escribe hoy una noticia de cualquier tipo, en cualquier medio, se puede desvincular de presiones económicas, políticas o ideológicas. Quise salir del aprieto respondiendo que uno de los factores de los que dependía esa libertad era la envergadura del medio donde trabajase ese periodista y que no era lo mismo trabajar para un gigantesco grupo mediático que para un modesto medio local. Ella recondujo la conversación y me dijo que nunca había leído un articulo en Público que hablara bien del PP y que nunca había leído un articulo en ABC que hablara bien de Rubalcaba. ¿Es que no había libertad en las redacciones de los periódicos? ¿Es que los periódicos contrataban solamente a periodistas que la pensaran exactamente igual que sus editores? La joven que me interrogaba me estaba fusilando a preguntas. Preguntas que casi nadie se hace porque el que compra Público quiere que le cuenten esa versión de los hechos y el que compra ABC quiere que se la cuenten de otra manera.
A esta joven le respondí que en periodismo, libertad y verdad tendrían que ir de la mano. ¿Qué es la verdad? Es una pregunta que nos hacemos siempre. ¿“Quid est veritas? dijo también Poncio Pilato, un hombre escéptico que quemado por el poder optó por la solución más fácil, la de la media verdad, que es en realidad la de la media mentira. Es la conclusión a la que muchas veces llegan algunos medios de comunicación al publicar una noticia: “visto que la verdad no existe o es relativa y aunque exista es casi imposible conocerla, optemos por mostrar una parte, aquella que encontrará más aceptación por parte de la mayoría de los lectores”.
Hoy terminé concluyendo a mi joven amiga que la verdad periodística no es la verdad matemática, pero tampoco puede ser expresión de la propaganda y que en esa lucha nos debatíamos a diario en los Medios. Verdad y libertad son la conquista diaria de quien vive a fondo esta profesión. Yo reflexiono a menudo sobre el pensamiento de Gandhi:
“No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna”.

Posts relacionados