Blog

Preguntar y preguntarse, un compromiso con la verdad

posted by @mbellido 9 septiembre 2014

Hoy mi primer tweet de la mañana reproducía una frase de Pedro Abelardo: “Por la duda llegamos a la pregunta,  y por la pregunta alcanzamos la verdad” Alguna vez alguien me ha expresado su perplejidad sobre el porqué de plantearse tantas preguntas en la vida. Sin ir más lejos, en la época que enseñaba en la Universidad,  esta actitud mía, provocaba en mis alumnos una  mezcla de desconfianza, inquietud e incómoda admiración. Incluso cuando en temas religiosos he expresado interrogantes, desde algunos ámbitos,  he encontrado una cierta incomprensión e incluso una cierta sospecha. Sin embargo siempre he sostenido que la fe no exige el tributo del sacrificio del pensamiento, sobre todo en cuestiones “temporales”.  No digamos en política, donde la mano del “militante inquisidor” que se cree en posesión  de la verdad, no duda en retirarte el carnet de demócrata y de etiquetarte en un bando u otro, por el simple hecho de que se ha razonado, reflexionado y expresado una pregunta. Me atrevería a decir que muchos tienen miedo a la verdad con el añadido de un insubstancial  prejuicio que dice que la militancia y la libertad de pensar son extremos que se contraponen. Esto último es algo muy visible en algunos periodistas con carnet de partido,  que cuando se habla de algunos de los casos de corrupción que azotan en estos tiempos nuestra tierra, son capaces de defender lo indefendible, escondiendo la verdad con tal de salvar los muebles de la formación en la que la militan. A este mal se le añade otro muy común en nuestros días la renuncia a  pensar por sí mismo y la tendencia a la comodidad o  la cobardía que conduce a preferir que otros piensen por uno mismo.

Preguntar y preguntarse, razonar y reflexionar, cuestionar y cuestionarse  no denota un  problema de capacidad intelectual, sino más bien de decisión y valor para servirse de la propia inteligencia sin la tutela de otros.

Me gusta la idea James Thurber: “Es mejor saber algunas de las preguntas que todas las respuestas”  No buscar la verdad o violarla es una especie de suicidio  y en muchos casos como decía Emerson,  una puñalada en la salud de la sociedad humana.

Posts relacionados