Blog

¿Para cuándo los ajustes definitivos?

posted by @mbellido 27 mayo 2013

Desde el Fondo Monetario internacional se piensa que dentro de unos años visualizaremos claramente un mundo que viaja a tres velocidades: los mercados emergentes que seguirán creciendo con fuerza, los Estados Unidos que se están recuperando rápidamente de la gran crisis y Europa que lo hace con la lentitud de las tortugas.

Todos nos preguntamos cómo es posible que Estados Unidos, el país de Lehman Brothers, esté  saliendo con tanta rapidez de la gran crisis financiera que ellos mismos crearon y, en Europa sin embargo, sigamos atrapados entre sus garras. La respuesta es que Estados Unidos ha sido capaz de poner en práctica con rapidez  políticas inteligentes, instituciones imaginativas y quizás también poder contar con algo de buena suerte, tres elementos que están faltando en Europa.

A diferencia de Europa, en el peor momento de la crisis, Estados Unidos supo suministrar al sistema un fuerte estímulo fiscal combinándolo con una expansión monetaria muy agresiva. Las instituciones federales de Estados Unidos, que no existen en Europa, están capacitadas para salvar a los bancos sin la contribución de los Estados individuales. Diversamente de lo que ha sucedido en Europa donde los Estados han tenido que desembolsar grandes sumas de dinero para salvar a sus bancos, en un momento en que los mercados retiraban la confianza a las deudas soberanas.

En los Estados Unidos, el mercado de trabajo es  muy flexible y esto ha servido de gran ayuda. Por otra parte, los mercados inmobiliarios se adaptaron rápidamente a la caída de la demanda, con una reducción de los salarios y una bajada de los precios inmobiliarios. En Estados Unidos se ha actuado con rapidez, en  Europa, estos ajustes han ido muy despacio. De hecho llevamos años haciendo ajustes que no terminan de ser definitivos y probablemente aún seguiremos  con ellos en los próximos años.  Estos y otros ejemplos sirven para comprender que la lentitud en las actuaciones hace un daño tremendo a la recuperación. Siempre lo repito, no es el pez gordo el que se come al chico, es el rápido el que se come al lento.

Posts relacionados