Blog

Nuestros datos, ¿en manos de quién?

posted by @mbellido 12 mayo 2015

Como se ha repetido tantas veces el animal sabe; pero entre todos los animales sólo el hombre sabe que sabe.  Esta facultad exclusiva del ser humano le regala una serie de propiedades extraordinarias como la libertad, la aptitud de proyectar y de construir y una amplia previsión de futuro.  En este sentido y por este principio  hay ya infinidad de teorías y reglas para preverlo.

Una de ellas consiste en observar que tienen los ricos hoy y calcular que las clases medias lo tendrán dentro de cinco años y los pobres dentro de diez.   Evidentemente esto vale sobre todo para los nuevos instrumentos y entretenimientos que ofrecen las nuevas tecnologías.  Durante la última cumbre de Singularity University, celebrada en Sevilla durante el mes de marzo,  vimos desfilar delante de nuestros ojos, muchos de estos avances; desde coches que no necesitan conductor, robot que hacen de todo, app poderosísimas  con capacidad de monitorearnos, informarnos y acercarnos el mundo en tiempo real.  Avances extraordinarios, sin duda. Para obtenerlos el ciudadano, además de pagar, tendrá que ceder sus datos, incluidos, gustos, creencias, conocimientos y preferencias. Datos que serán usados, antes o después por organizaciones, instituciones, empresas  y centros de poder,  para saber cómo organizar nuestras vidas. Datos que servirán para modelar nuestro futuro. La información, lo sabemos, se transforma en instrumento de poder.  Los datos, no podemos negarlo, son en realidad pueden componer el gran mosaico representativo  de la vida social. Nuestras comunicaciones, nuestros viajes, nuestras compras, nuestras lecturas, nuestras amistades, son datos que tabulados, servirán para crear nuevos servicios, nuevas modas y nuevas tendencias. Decía al inicio de mi post que la facultad de saber que sabemos, nos proporciona una extraordinaria libertad.  Esperemos que estos avances no la limiten y seamos además incapaces de darnos cuenta.

Posts relacionados