Blog

Mariano, mi amigo anticuario

posted by @mbellido 21 diciembre 2012

Todos los viajes, incluso aquellos que hemos denominado horribles, en el recuerdo antes o después se transforman en algo único e incluso positivo. La vida es un viaje y como todos los viajes generan recuerdos. Mariano tiene más de 80 años, vive en el sur de Italia, es un anticuario perfeccionista y enamorado de la Belleza. Lo conocí hace 30 años y me brindó enseguida su amistad, aprendí con él de antigüedades,  de muebles antiguos, de cuadros, de objetos y de decoración pero sobre todo disfruté mucho de su amistad y del cariño de su familia. En los últimos años habíamos dejado de tener ese frecuente contacto telefónico que nos mantenía al tanto de las experiencias de cada uno. Ayer una sobrina suya hizo posible que pudiéramos hablar. Durante la conversación me regaló preciosos fragmentos de memoria que me trasladaron lejos en el tiempo y en el espacio geográfico. Hablamos de nuestras visitas a San Giovanni Rotondo, de Fray Modestino un capuchino amigo de Padre Pío que falleció el mes de septiembre pasado, de nuestros paseos por la ciudad de Foggia,  de visitas a feria de antigüedades, de la gastronomía de la región de Apulia, (Puglia)…  Con esa costumbre suya de reconstruir emociones a través de la evocación de un perfume, de un sabor, de un momento del día, de una estación,  de un rumor o una canción, me hizo recorrer momentos de vida que se habían escondido en algún pliegue de la memoria. A su edad el contenedor de recuerdos está repleto de perdidas, de promesas incumplidas, de encuentros, de asombros, de melancolía, de destellos de felicidad, de amor y dolor, de sufrimientos físicos…  La conversación con Mariano me dejó en el ánimo el deseo de reapropiarme de vez en cuando de todo lo vivido en este viaje, recuperando esos reflejos que se han quedado prendidos en la memoria. Siempre me ha gustado la definición que el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española da de la memoria: “Potencia del alma, por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado». Un escritor alemán decía que la memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados. Mariano ayer me regaló un trocito.

Posts relacionados