Blog

Hambre, marginalidad y dependencia

posted by @mbellido 26 agosto 2014

Asomarse a través de las imágenes que nos ofrecen las TV a países como Sudán del Sur, Sierra Leona, Liberia, Guinea, Republica Democrática del  Congo, Mozambique o Nigeria, (por citar algunos ejemplos), es contemplar en su aspecto crudo el  terrible mundo de la miseria y del subdesarrollo. Un mundo dependiente de otros mundos más ricos. Una dependencia que ha nacido porque los países pobres han entrado en la sociedad económica mundial desde hace tiempo, pero sin ser acogidos como se debiera.

En algunos lugares del mundo, donde la sociedad agraria está intacta, no existe dependencia, porque no se ha configurado esa  relación. ¿Cuántos son esos puntos?, ¿Cuántos lugares  podemos encontrar en el Planeta donde sus poblaciones hayan podido esquivar esa atracción universal?

Un mundo marginal es por su propia naturaleza un mundo dependiente porque no existe sino en función de otro mundo más poderoso. Marginalidad y dependencia son dos concesiones complementarias, dos explicaciones del subdesarrollo.

Es la dependencia uno de los factores clave que impide el crecimiento económico. Es la dependencia la que crea el abismo cada vez mayor entre países pobres y ricos.

En el origen de estas desigualdades, de esta miseria y de este sufrimiento,  se encuentra la explotación del hombre por otros hombres, la opresión de las poblaciones por parte de las oligarquías, el comercio injusto o la industria de la guerra. Actitudes, todas ellas, fruto del egoísmo humano, que cooperan a extender la pobreza y la hambruna allí donde se instalan. Hemos llegado al extremo de aceptar que los alimentos se conviertan  en objeto de especulación, pura mercancía intercambiada con fines financieros, regulada por principios poco morales y con el único objetivo de dar beneficios. Impacta ver a veces en la TV como cuando hay excedente de frutas u hortalizas, se tiran y se queman. Una verdadera bofetada a los más de 925 millones de personas que pasan especulación.

Posts relacionados