Invitados

Los cartelitos de los bares

posted by @mbellido 11 mayo 2009

No son un género literario, pero casi. Quién no ha reparado en los mil y un bares de nuestra tierra en esos carteles que, desde los rincones más insospechados, intentan despertar nuestra gula con llamadas como…

“Pida la exquisita cola de toro”.

“Pruebe nuestra mojama de Isla Cristina”.

“Sepa por qué nos llaman el rey de las cabrillas”.

Pero hay más, muchos más. Antiguamente, en plena dictadura, cuando en España un obispo mandaba casi más que un gobernador civil, era también obligatorio colgar el cartelito de:

“Hoy es vigilia”.

Se producen todos los viernes de Cuaresma y demás fechas de ayuno y abstinencia. ¡Y pobre del que pidiera una tapa de jamón en esos días! Se llegaron a pintar en esas tablillas verdaderas obras de arte alegóricas.

Otro clásico es el de:

“Hoy no se fía, mañana sí”.

También florecen aquellos que informan de dónde están los aseos, o el escueto

“Privado”.

Da acceso al almacén u oficina, e incluso uno que, afortunadamente, ya sólo se ve en tabernas muy antiguas que lo conservan como curiosidad. Me estoy refiriendo al:

“Prohibido escupir en el suelo”.

Cosa obvia hoy en día, pero no tan clara en otros tiempos. De hecho la higiene y la limpieza de nuestros locales no tienen nada que ver con los de antaño, cuando todo iba al suelo: cáscaras de gambas, papeles, palillos, colillas y demás. Si yo les contara a ustedes la de cosas extrañas que me he encontrado barriendo en el bar de mi padre siendo chaval…

Otro gran clásico:

“Se prohíbe el cante”.

También hay uno que se cuelga con mucho orgullo:

“Casa fundada en el año…”.

Y cuanto más lejana la fecha más lustre que se le da.

Y, por último, me voy a referir a uno que hay en el bar de Alvarito Peregil (con “g”, de Pérez Gil) en la calle Mateos Gago de Sevilla. Es un local pequeño, mínimo. Algo así como el bar de los Pin y Pon. A los aseos se entra casi de perfil -en plan egipcio- a través de un minúsculo pasadizo, estrecho, casi claustrofóbico, en el que está colgado el cartelito de marras que reza así:

“Prohibido correr por los pasillos”.
por Enrique Becerra
restaurante@enriquebecerra.com

Posts relacionados