Blog

La tenacidad de Fitzcarraldo

posted by @mbellido 22 agosto 2011

Cuando voy al cine o escojo un film en TV me gusta, por encima de todo, sumergirme emotivamente en la trama de la película. Es lo primero que hago. Juzgo el resultado emotivamente más que técnicamente. Me llega el todo, más que las partes. Cuando volveré a ver la película días o meses después, reflexionaré sobre la belleza de las imágenes, los diálogos, las interpretaciones, la columna sonora y todo lo que técnicamente conllevaba.
También aprecio mucho la maestría de ciertos directores cuando logran hacer interpretar a los personajes no como actores u objetos, sino como sentimientos. Sorprende ver a personajes convertidos en la personificación de la ternura o del rencor, de la rabia o de la generosidad. De ese modo las emociones llegan enteras y completas al público. He vuelto a ver “Fitzcarraldo” un film que Werner Herzog dirigió en 1982 y que interpretó de manera colosal Klaus Kinski. La historia que cuenta es la de un hombre que decide construir un teatro de ópera en plena selva amazónica. Trata de logar los medios económicos a través de la industria del caucho. Lo más difícil es, después que ha conseguido un barco, transportarlo fuera del agua por encima de un monte, con la ayuda de nativos
El personaje de Carlos Fermín Fitzcarrald interpretado por Kinski es la expresión mas viva del enfrentamiento del hombre y la naturaleza, con todas sus características más primitivas y salvajes. También retrata la fuerza de voluntad que quiere llevar a cabo su proyecto superando cualquier adversidad. Fiztcarraldo es un romántico, quizás un loco, probablemente un megalómano, un enamorado de la música y de la ópera. He visto el film muchas veces, está ultima descubrí la potencialidad de la técnica del documental. El rodaje de Herzog no tiene truco, tampoco la tenacidad de Fiztcarraldo para alcanzar la meta propuesta. Pura emoción, excelente técnica. Tenacidad.

Posts relacionados