Blog

¿La información es un negocio?

posted by @mbellido 10 agosto 2016

La lectura del periódico no es como auspició Hegel “la oración de la mañana del hombre moderno”, a menudo, es más bien una mala digestión, un mal trago que a veces nos crispa, nos desanima o nos confunde. Los ingredientes que conforman el plato que nos ofrece cada mañana la prensa on line o de papel son, la mayor parte de las veces, amargos o agrios. Además a menudo las noticias son opiniones y las opiniones se venden como información. Mucha gente generalmente confunde los titulares que leen en los periódicos con las noticias. Quizás no se haya educado suficientemente a la sociedad para leer la prensa con ojo crítico y nadie haya dado a conocer sus mecanismos e intenciones. Bertrand Russel proponía que las escuelas enseñaran el arte de leer periódicos con incredulidad.
El periódico, lo sabemos todos, es un hecho complejo, un producto de síntesis que se alimenta de contribuciones intelectuales, más o menos influenciadas por poderes políticos o económicos. Lo producen empresas editoriales que tienen que equilibrar a diario, los costes de producción y distribución con los ingresos por venta y por publicidad. El periódico quiere abrirnos una ventana sobre el mundo, mostrarnos lo que ocurre lejos y cerca, sin embargo, los cristales de esa ventana nos mostraran la realidad de una manera o de la contraria. ¿Existe la prensa independiente? El periódico independiente presupone la existencia del denominado “editor puro”, es decir de un empresario con intereses solo editoriales y, por tanto, no dependiente del poder político o del poder económico. ¿Sobrevive hoy día algunas de estas “moscas blancas”? Espero que sí. Aunque a veces, ante un panorama, a menudo manipulado, no puedo que recordar la frase de Kapuściński: “cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante”.

Posts relacionados