Blog

Israelíes y palestinos desean “ardientemente” la paz ¿y sus líderes?

posted by @mbellido 9 julio 2014

Tierra Santa sigue desangrándose.  Desde el lunes pasado por la noche, el ejército de Israel ha bombardeado 550 puntos en la Franja de Gaza, además de destruir 31 túneles y 60 lanzaderas de misiles. Fuentes médicas hablan de 35 muertos y 300 heridos. Muchos son mujeres y niños. Desde la franja de Gaza llueven también sobre Tel Aviv y Jerusalén numerosos misiles

Esta escalada israelí podría incrementarse en las próximas horas, ya que el gobierno de Benjamin Netanyahu convocó a 40 mil reservistas y ordenó al ejército que se prepare para una posible operación terrestre cuyo plan “está sobre la mesa”.

Hamas tampoco retrocede ante el incremento de la tensión y advirtió que Israel “pagará un alto precio” por sus ataques contra sus posiciones en Gaza.

El presidente palestino, Mahmud Abbas (Abu Mazen), ha pedido a la comunidad internacional que pida a Israel que finalice “inmediatamente” su escalada militar y sus ataques aéreos sobre Gaza. “Tenemos que parar esta masacre, esto es un genocidio” decía Abu Mazen a los asistentes a la reunión de la OLP que se lleva a cabo en Ramallah.

En el ámbito internacional, la situación de Gaza está despertando una fuerte preocupación y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha destacado su “extrema preocupación” condenando los ataques desde Gaza hacia Israel.

Las imágenes muestran que esta violencia está siendo devastadora para la población de Gaza e Israel. La situación se complica cada vez más y la tentación es la de perder la esperanza de un alto el fuego inmediato para proteger a los civiles y evitar una nueva catástrofe humanitaria. Es necesario seguir dialogando para encontrar una solución.

No puedo olvidar las palabras de papa Francisco cuando pedía a israelíes y palestinos –representados en los jardines del Vaticano por los presidentes Simón Peres y Mahmud Abbas— “valor para decir sí al diálogo y no a la violencia”, “para derribar los muros de la enemistad y tomar el camino del diálogo”

Los respectivos pueblos desean “ardientemente” la paz. Son los políticos los que la impiden. “Una paz entre iguales”,  como dijo en aquella ocasión el presidente israelí. “Una paz para nosotros y para nuestros vecinos”.

Posts relacionados