Editoriales de Agenda Empresa

Hilar buenas relaciones

posted by @mbellido 2 noviembre 2016

Transformar las fibras textiles en hilo homogéneo y continuo para coser o fabricar tejidos, es hilar. Una tarea de las más hermosas y útiles que el ser humano ha aprendido desde que abrió sus ojos sobre esta tierra. Una labor que han llevado a cabo sobre todo las mujeres a lo largo de la historia. Y es que la mujer es en su naturaleza “tejedora”, tiene la capacidad de gestar y conservar relaciones en perfecta sincronía y armonía. Quizás mucho más que el hombre. El ejemplo de los vínculos que una madre suele crear en la familia es muy significativo.

Durante nuestra vida, pasamos mucho tiempo hilando y deshilando relaciones, abriendo o cerrando caminos de crecimiento y desarrollo. En la vida profesional, tejer buenas relaciones es básico, y como en cualquier otro aspecto de la vida, para garantizar la salud y la bondad de dicha relación es fundamental generar confianza. La confianza representa el cimiento fundamental para el crecimiento de los equipos, de las parejas, de las amistades, de los partners empresariales y también para dar fluidez a las relaciones entre dirigentes y trabajadores. Sin confianza, también las relaciones empresariales y económicas carecen de significado, se dañan, se hunden y generan fracasos que afectan gravemente a la vida de los negocios. Emerson decía que la confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito. ¿Cómo se pierde? Por ejemplo, no manteniendo las promesas, no manteniendo la palabra dada. También se pierde cuando se detecta que el otro es incapaz de mantener un secreto. Ya lo decían los antiguos, la discreción es una virtud sin la cual dejan las otras de serlo. Cuando uno se equivoca, la ocasión nos pone en bandeja la posibilidad o no de admitir públicamente el error. Admitir abiertamente un límite o una debilidad muestra madurez, humildad y responsabilidad y estos tres atributos son generadores de confianza. No hay que perder ocasión tampoco de obtener feedback de los que nos rodean, de nuestros colaboradores, de nuestros clientes, proveedores o de nuestros trabajadores. Pedir un parecer, una explicación a tiempo, es un buen modo de diagnosticar problemas y tomar buenas decisiones, creando un clima de confianza. Por supuesto, siempre hay que reconocer el valor de las aportaciones de los otros. Naturalmente, si se quiere generar confianza, está terminantemente prohibido robar ideas o iniciativas a otros, como también sería devastador para las relaciones de confianza hablar mal de alguien a sus espaldas. Cada vez que lo hiciéramos, esos que escuchan tendrían todo el derecho de pensar que también hablarías mal de ellos cuando no estén presentes. Sin embargo, hablar bien de alguien que no está presente genera confianza en tus interlocutores. Lo mismo que a veces puedes aplastar a una persona con el peso de tu lengua, puedes levantarla y ayudarla diciendo algo positivo de ella en público.

Compartir información es otra actitud generadora de confianza. Esconder información, proyectar oscurantismo y poca claridad empujará a que los otros saquen sus propias conclusiones, dudando y diseñando una visión hecha de conjeturas, arriesgando así que la confianza salte a pedazos.

Cada día se abren infinidad de posibilidades para hilar relaciones nuevas. Dedicar tiempo a conocer personas y a darse a conocer, compartir información con trasparencia, mostrarse receptivo con la intención de sumar es ciertamente la mejor manera de que en tu entorno haya menos propensión a meter en discusión tus intenciones. Lo mejor es ser directo y abierto, sabiendo que la confianza genera confianza. Los demás estarán dispuestos a fiarse de ti si sienten que tú te fías de ellos.

Se trata, pues, de transformar las fibras de nuestro ser en hilo homogéneo y sincero para coser relaciones, que en definitiva es hilar la vida cotidiana a través de las personas que nos rodean y con las cuales, sumando y colaborando, compondremos esa trama resistente que nos conducirá a progresar y avanzar en este porvenir extraordinario en el que queremos seguir creyendo y creciendo.

Manuel Bellido

bellido@agendaempresa.com

www.manuelbellido.com

www.hojasdelibros.com

@mbellido

Posts relacionados