Blog

Nada es lo que parece

posted by @mbellido 30 julio 2012

A menudo cuando alguien me habla del peligro que corre el mundo, en estos tiempos, por posibles estallidos de nuevas guerras, me sonrió. Vivimos en plena guerra pero la mayor parte de la gente no sabe que viven en medio del campo de batalla. Hoy las guerras no se combaten con armas de fuego sino con medios psicológicos. Clausewitz y su arte de la Estrategia, tienen poco que añadir a las técnicas de hoy. Todo se cuece en ciertos laboratorios encubiertos de comunicación estratégica. Nada es lo que parece.  Una de las caras visible de estas guerras son las protestas populares “espontáneas”. Escribo entre comillas, precisamente por lo poco de espontaneo que tienen. Los medios de comunicación (conscientes o no), internet y todos los soportes tecnológicos capaces de amplificar y multiplicar los mensajes son la potente artillería usada para dividir, atomizar y controlar a los individuos (singularmente o masificados). Lo hemos podido comprobar en las “acampadas” y en las protestas a las que venimos asistiendo desde el año pasado (En España y fuera).  Nada era lo que parecía y nada era espontaneo.

Más hablo con colegas de otras partes del mundo, más me pregunto, si lo que están haciendo con España, (que en estos momentos, es un enfermo muy grave, en la UVI), son experimentos sociológicos.  Se manipula mucho mientras se tiene a la ciudadanía distraída y/o confusa y lo que se percibe es que el “enfermo está cada vez peor”.

Cuanto más grande es la confusión, más grande es el provecho para los que no quieren que España salga de esta crisis y no quieren una Europa Unida y un mundo unido. En estas condiciones no es fácil salvar a un enfermo tan grave. La primera medicina que tendría que recetársele es unidad y ésa falta en las farmacias de los poderes políticos, económicos y sindicales. He escuchado recientemente decir al economista Arthur B. Laffer, fundador y presidente de Laffer Associates, que en España, “limitar el gasto, mínimas normativas y dejar que el sistema funcione va a crear empleo” ¿Realmente será tan sencillo o habrá que esperar a que esos poderes que manejan el devenir de los pueblos decidan qué hacer con España, con la Unión Europea y sobre todos con los países del sur de Europa?  ¿Será sacrificada España como pronostican algunos? ¿Quién ganará esta guerra de cuarta generación? ¿Los de siempre?

Posts relacionados