Editoriales de Agenda Empresa

Esperando el pacto

posted by @mbellido 30 abril 2002

Los hechos y los datos de la Economía Social son diáfanos pero no hacen ruido bastante. Las noticias sobre Economía Social son tan sagradas como cualquier otra, pero no aparecen suficientemente en los informativos de televisión ni en la prensa diaria. Sin embargo el “tercer sector” avanza con fuerza, es cada día más vital y suple, desde muchos rincones de Andalucía, la falta de competitividad de nuestra economía.

Se parte de una realidad tangible como es el hecho de que muchos miles de andaluces han apostado por esta forma de generar riqueza y de hacer empresa. Es un sector que en estos últimos años está experimentando muchos cambios, primero luchando por definirse e identificarse, más tarde demostrando su capacidad y su potencial hasta situarse en un posicionamiento inmejorable en el ámbito socioeconómico andaluz. Por facturación la Economía Social representa el 12% del Producto Interior Bruto andaluz.

En la Economía Social existe una declarada voluntad de crear empleo: en la actualidad más de 70.000 empleos directos entre cooperativas y sociedades laborales, a lo que hay que sumar los más de 200.000 autónomos. Fomenta la creación de nuevas empresas o, superando crisis en empresas existentes, da continuidad en muchas ocasiones a una actividad en peligro, cuando se había perdido toda esperanza y el capital no bastaba para garantizar la supervivencia.

En Andalucía el trabajo siegue siendo un bien escaso. Y nuestra tierra que genera un capital humano imaginativo ha encontrado en esta forma de hacer empresas un buen acicate para salir de la desazón y el desánimo de unas estadísticas que nos sitúan siempre a la cola de las regiones europeas. El milagro de la Economía Social sigue siendo la demostración que capital y trabajo no viven separados. En las empresas del tercer sector el trabajo es el principal capital de los socios. En muchas zonas de nuestro territorio las cooperativas y las sociedades laborales son las que están ofreciendo soluciones al desarrollo económico local, donde la empresa tradicional no ha sido capaz de hacerlo.

Sería hora de que el Gobierno Andaluz apoyase decididamente la integración plena de la Economía Social en el Diálogo Social. Por otra parte no se puede aparcar por más tiempo la firma del Pacto Andaluz por la Economía Social, ya que es la clave que puede garantizar un marco institucional que empuje a CEPES-A a estar presente en todos los foros socioeconómicos andaluces. Ese paso sería una referencia clara de que la Junta está acometiendo seriamente su empeño por esa “segunda modernización de Andalucía

Posts relacionados