Editoriales de Agenda Empresa

Es una crisis, no un temporal

posted by @mbellido 3 abril 2009

Que el mundo de la información tradicional a nivel global está atravesando una crisis nadie lo pone en duda. En 2008 cayó la inversión publicitaria en los medios un 7,5% y concretamente la prensa escrita sufrió un descenso del 20,4%, por debajo de la cifra de 2007. La crisis económica y financiera ha hecho que las cosas no pinten bien sobre todo para los periódicos. Poderosos grupos mediáticos de todo el mundo están abordando medidas muy dolorosas para las plantillas de sus redacciones ante la asfixia que el frenazo económico está produciendo en todos los sectores. El New York Times ha tenido que vender su nueva sede para pagar sus deudas, el Philadelphia Enquirer, con 180 años de vida, ha cerrado, Los Angeles Times ha reducido su plantilla a 700 personas, y eran más de 1.300.

Sin embargo, esta crisis en los periódicos producida por el crash de la inversión publicitaria no está afectando en ningún modo al crecimiento de sus audiencias. El motivo es muy sencillo. Las ediciones online, que en la mayor parte de los casos siguen siendo gratuitas, están creando miles de adictos e incondicionales. Estoy convencido de que las noticias ya pertenecen a Internet. La Red ha ganado esa batalla. La tecnología se ha puesto al servicio de la información y de la comunicación, tendiendo la mano a los ciudadanos para acercarles la actualidad minuto por minuto, con toda gama de facilidades y herramientas.

En todo el mundo, y Estados Unidos es un ejemplo muy claro, las grandes cabeceras se van a la quiebra, una detrás de otra, pierden ventas de ejemplares y beneficios y tratan de sobrevivir reduciendo gastos, personal y apostando por Internet.

En España, antes de terminar el año, cerraran probablemente tres Medios de cobertura nacional.

¿Correrán la misma suerte las revistas?

Sinceramente creo que no. Las revistas son un medio aparte de la prensa diaria y no sólo se distinguen por su periodicidad sino por el tratamiento de la información. Revistas como la nuestra sirven y seguirán sirviendo para profundizar cómodamente en temas de actualidad. Reportajes, comentarios e información más elaborada hacen contemplar la actualidad con más reposo y, yo añadiría, regalan en exclusiva una sensación placentera, casi romántica que otros medios no aportan.

No hay nada tan deleitable como hojear una revista.

Hace poco asistí a una reunión internacional donde muchos directores de revistas del área mediterránea pusimos en común inquietudes y avances en el sector. De esa reunión salí reforzado en una idea: nuestro periodismo, ese suave y brillante de papel couché, no desaparecerá. Dicen que el papel lo aguanta todo. Esperemos que también aguante la crisis económica y que el Ejecutivo ponga algo de su parte auxiliando a este sector con estímulos fiscales o ayudas directas a la reconversión industrial o financiación pública a los jóvenes para comprar prensa especializada. En otros países ya lo están haciendo. Por supuesto la inversión publicitaria y el pronto pago de la Administración aliviarían los trastornos y la falta de liquidez en la contabilidad de los Medios y evitaría que los ERE se hicieran inevitables. Pero, claro, Zapatero sonríe, dice que es sensible a las preocupaciones de los Medios, pero mira hacia otro lado.

Manuel Bellido

Posts relacionados