Eliminando trabas

El 27 de mayo en Consejo de Ministros se aprueba la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley Integral para la Igualdad de Trato y la No Discriminación, cuya principal artífice ha sido la secretaria de Estado de Igualdad, Bibiana Aído. En esta entrevista, que nos ha concedido a Mujeremprendedora, nos explica su especial interés en esta Ley, así como en todo lo que concierne a igualdad real de la mujer

Mujeremprendedora: Recientemente ha asistido a un encuentro con Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujeres, donde se dijo que “lograr que las mujeres obtuvieran mejores salarios se traducirá también en mayor riqueza para todas las familias”, ¿por qué cuesta hacer entender a la sociedad esta afirmación? ¿Aun no está preparada la sociedad?

Bibiana Aído: Es indiscutible que la incorporación de las mujeres al ámbito político y social ha enriquecido nuestra democracia y nuestra convivencia, y por eso es tan necesario trasladar este mensaje al terreno económico. La sociedad no sólo está preparada para ello sino que necesita de la mitad del talento y la capacidad que representan las mujeres. La igualdad está relacionada con las tasas de empleo, con productividad, con el incremento del PIB, y contamos con informes y datos de organismos oficiales que avalan esta relación. Además, tenemos ejemplos como el de Noruega, un país con una Ley de Igualdad de género vigente desde 1978 donde las mujeres suponen casi la mitad de los trabajadores, y que ocupa el segundo puesto con respecto al índice de Desarrollo Humano. Además, ha sido el primer país de la OCDE que ha salido de la crisis con un crecimiento de su economía que en 2010 rozaba el 3%.

ME.: El Ministerio de Sanidad va a destinar ayudas para la implantación de planes de Igualdad en pequeñas y medianas empresas; a fecha de hoy, ¿existen todavía empresas que no cuenten con un Plan de Igualdad?

B.A.: Los datos relativos a planes de igualdad invitan al optimismo. En 2009, un 34% de los convenios colectivos publicados en BOE contenían previsiones relativas a la elaboración de estos planes, un porcentaje que en 2010 se situó en un 61,5% y que ha subido otros cuatro puntos en lo que llevamos de año. Esta evolución nos dice que avanzamos por la senda correcta. La Ley establece su implantación obligatoria para las grandes empresas y desde el Gobierno estamos incentivando su adopción en las pymes con una línea de ayudas específicas. En 2010 apoyamos la creación de planes de igualdad en 105 de estas empresas. Afortunadamente, cada vez más empresas saben que con buenos planes de igualdad avanzamos en conciliación, en corresponsabilidad, se reduce la brecha salarial y se eliminan las trabas a las que se enfrentan muchas mujeres a lo largo de su carrera profesional.

ME.: Tras cuatro años, se ha aprobado en Consejo de Ministros, la Ley Integral para la Igualdad de Trato y la no Discriminación, es un rotundo éxito para su Secretaría y un orgullo personal para usted porque fue una de sus grandes apuestas al frente del Ministerio…

B.A.: La Ley de Igualdad de Trato es un paso más hacia la igualdad real en el sentido más amplio del término porque establece un marco de protección frente a la discriminación por todas las causas posibles. Persigue dos objetivos básicos: por una parte, prevenir y erradicar cualquier forma de discriminación por razón de nacimiento, de origen racial o étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, además de por cualquier otra circunstancia personal o social. Por otra, proteger y reparar a las víctimas. Se trata de una ley de garantías para que discriminar no salga gratis en este país. Cualquiera puede ser víctima de la discriminación por diferentes motivos y en distintas etapas de nuestra vida, y no tiene ningún sentido que respondamos de forma distinta ante la discriminación en función de cuál sea la causa que la origine. Muchas personas son humilladas por estar enfermas, por ser gitanas, por ser mayores o por profesar una determinada religión. Por eso necesitamos una ley como ésta, para que esas personas sepan adónde acudir y no se encuentren indefensas. En este momento el proyecto de Ley ha iniciado el trámite parlamentario donde esperamos contar con el máximo apoyo posible de los grupos políticos tras el aval de los órganos constitucionales que emiten informes preceptivos en la fase de anteproyecto. Contamos además con un importante consenso social ya que el texto ha tenido en cuenta las aportaciones de numerosas entidades y consejos estatales, además de las organizaciones sindicales y comunidades autónomas.

ME.: La cifra de asesinatos por violencia de género durante 2011 asciende a 29. Cuando muere una mujer que ha denunciado, con orden de alejamiento, y que cuenta con apoyo de la Administración, ¿significa que las políticas para erradicar el maltrato han fallado?
B.A.: No existen soluciones únicas y definitivas a un problema tan complejo y que nos lleva siglos de ventaja como la violencia de género. Desde su aprobación en 2004, la Ley integral contra la violencia de género nos ha permitido avanzar indiscutiblemente hacia un sistema de protección, prevención y asistencia cada día más eficaz. Mejorar la formación y la coordinación entre los distintos agentes encargados de la protección de las mujeres que denuncian es una de las prioridades, como lo es también que las mujeres denuncien y puedan acceder al sistema. De los casos de víctimas mortales en los que llevamos de año, alrededor de un 76% no había presentado denuncia.

ME.: Uno de los temas que periódicamente son objeto de debate son las terapias para maltratadores. ¿Cree en la reinserción de los maltratadores?

B.A.: Cualquier medida que sirva para prevenir la violencia de género, como es el caso de las políticas de reinserción, merece ser tenida en cuenta. En ese sentido trabajamos en la elaboración de un sistema de indicadores comunes para una mayor eficacia de las labores de reinserción que llevan a cabo CCAA e Instituciones Penitenciarias.

ME.: ¿Qué papel juegan o debería jugar los medios de comunicación en relación a la violencia de género?

B.A.: La lucha contra la violencia de género requiere de todas las manos posibles, de las administraciones, los agentes sociales, la sociedad en su conjunto y por supuesto, los medios de comunicación. Un tratamiento adecuado de esta información crea conciencia crítica en la ciudadanía, genera confianza en las mujeres y por lo tanto ayuda a sensibilizar y prevenir la violencia.

ME.: La revista Mujeremprendedora del mes de julio le ha dedicado el tema de portada a ‘Mujer e imagen’, al parecer no es suficiente con ser buenas en lo que hacemos, además debemos tener una buena imagen, ser delgadas, mantenernos jóvenes,… ¿Cuándo va a terminar esta injusticia?

B.A.: La imagen que se proyecta de las mujeres es muy importante para avanzar en igualdad y huir de los estereotipos y los sesgos de género ayuda a promover modelos más igualitarios. En ello trabajamos desde el Observatorio de la imagen de las mujeres, gestionado por el Instituto de la Mujer desde 1994, que realiza un seguimiento anual de la publicidad y los medios de comunicación y, en su caso, actúa contra contenidos sexistas. Es evidente que todavía arrastramos roles antiguos e injustos que han pasado de generación en generación. Las inercias son enormes pero debemos esforzarnos en detenerlas definitivamente.

MANUEL BELLIDO