Entrevistas

Entrevista a Nathalie Chavrier, responsable del sector Agroalimentario en Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 14 octubre 2017

“La digitalización del sector agroalimentario se traduce en rentabilidad, sostenibilidad y competitividad”

Manuel Bellido: ¿Qué supone para el sector agroalimentario la aplicación de nuevas tecnologías?

Nathalie Chavrier: La aplicación de nuevas tecnologías al sector agroalimentario permitirá solventar desafíos genéricos como la atención de la demanda alimentaria mundial o el cambio climático, y otros más concretos del propio sector como la optimización de los inputs (desde la energía hasta los nutrientes pasando por los fitosanitarios), la elaboración de productos de calidad y la garantía de la seguridad alimentaria y la salud del consumidor, que son demandas crecientes.

Manuel Bellido: ¿Cómo están transformando el sector estas nuevas tecnologías?

Nathalie Chavrier: La digitalización o implantación de las TIC en el sector agroalimentario se traduce en competitividad y rentabilidad. Para la producción agronómica, las TIC suministran soluciones que permiten aplicar la dosis de insumos (agua, pesticidas, energía…) de manera variable y justo en la medida necesaria, porque es posible monitorizar la producción a través de una red de sensores, datos controlados por GPS, imágenes de satélite, etc. y, todo ello, analizado a través de técnicas de procesamiento de los datos para conseguir información relevante que se integra en un sistema de ayuda a la toma de decisiones para el agricultor. En ganadería, también tiene interesantes aplicaciones y va a facilitar cumplir con los requisitos de bienestar animal, que tienen una creciente importancia. Y en la industria, ayudan a optimizar, reducir costes y asegurar la trazabilidad de los productos. En definitiva, la digitalización y manejo útil de datos mejora la competitividad del sector, la sostenibilidad (control de la huella del carbono, huella hídrica, etc.) y la rentabilidad (no sólo se pueden controlar los inputs, también la automatización/robotización de determinadas tareas puede ayudar a reducir el coste de la mano de obra).

Manuel Bellido: ¿En qué punto se encuentra el fenómeno de la digitalización en el sector agroalimentario andaluz?

Nathalie Chavrier: En los últimos cuatro años, han evolucionado muy rápidamente múltiples aplicaciones tecnológicas para el sector agroalimentario y hay muchas soluciones propuestas desde Andalucía. El gran reto es la extensión de su uso, su adopción por parte del usuario final. Existen todavía múltiples barreras como el nivel de formación de los usuarios o la atomización de la oferta: se desarrollan muchas soluciones para un problema concreto, pero faltan sistemas integrados que resuelvan la gestión completa de las explotaciones y ello es debido a que falta mucho por avanzar en la interoperabilidad de aplicaciones y sistemas. Otra importante barrera es la indefinición legal en cuanto a la propiedad y confidencialidad de los datos, lo que dificulta la consolidación de un modelo de negocio rentable para la gestión de los datos. Por último, nunca hay que olvidar que en el sector agroalimentario hablamos de una cadena al final de la cual se encuentra el consumidor y es importante analizar cómo repercutirá en él el uso de estas tecnologías (precio,…).

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las principales tecnologías en las que se está innovando en este sector?

Nathalie Chavrier: Cuando se habla de nuevas tecnologías aplicadas al campo se suele pensar en drones, pero estos no son más que un vehículo para transportar sensores. Va mucho más allá: sensórica para detectar necesidades de los cultivos, IoT (sobre todo en la industria agroalimentaria), Big Data e Inteligencia Artificial para los sistemas de ayuda a la toma de decisiones, sistemas de teledetección, geoposicionamiento y tratamiento de imágenes son algunas de las áreas en las que más se está investigando e innovando.

Manuel Bellido: ¿Tienen proyectos en CTA en esta dirección?

Nathalie Chavrier: Sí, por supuesto. Andalucía está avanzando en estas líneas y cuenta con capacidades científicas y tecnológicas para su desarrollo con éxito. En CTA hemos financiado ya varios proyectos de I+D+i empresarial para el desarrollo de aplicaciones para la agricultura de precisión. Por ejemplo, el proyecto DPSEI de AGQ Labs, que desarrolla una plataforma informática para automatizar la toma de decisiones en riego y fertilización; el proyecto Modelcrop de Hispatec, con un sistema de gestión integral de la explotación agrícola que integra un modelo de estimación predictiva de cosecha para el tomate en invernadero; o el proyecto Varos, liderado por Soluciones Agrícolas de Precisión (SAP), que aplica sensórica y drones a un sistema de control de insumos.

Manuel Bellido: ¿Cómo contribuye CTA a la digitalización del sector agroalimentario?

Nathalie Chavrier: Además de vertebrando y asesorando proyectos de I+D+i y financiándolos con nuestro propio programa de incentivos, CTA está trabajando, con una perspectiva europea, para avanzar en la digitalización del sector agroalimentario, que es uno de los grandes objetivos de la Comisión. Por una parte, estamos trabajando en consorcio para presentar un proyecto H2020 para fomentar la creación de cadenas de valor en torno a la digitalización del sector que integren a las pymes. Por otra, CTA es uno de los 23 socios de 17 países que participan en la ERA NET ICT AGRI 2, destinada a impulsar la aplicación de TIC y robótica a la agricultura y ganadería. Además, CTA también es miembro de la plataforma S3P, liderada por la consejería andaluza de agricultura para la especialización inteligente en Big Data y trazabilidad en el sector y que integra a 17 regiones europeas. Tenemos muchas expectativas en este ámbito.

Manuel Bellido

Bio

Responsable Técnico del Sector Agroalimentario de CTA desde 2009, donde ha sido evaluadora de proyectos de I+D+i empresarial y asesora en programas y proyectos autonómicos, estatales y europeos de I+D+i. Cuenta con más de 15 años de experiencia profesional en el sector agroalimentario, doce de ellos en el ámbito de la I+D+i. Fue directora de Innovación del Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria del IAT y, anteriormente, desarrolló su carrera profesional en la central de compras de una gran distribuidora como responsable de desarrollo internacional. Es Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lyon, Máster en tecnología y control de los alimentos y cursó el Programa de Dirección de Empresas Agroalimentarias (Instituto Internacional San Telmo).

Posts relacionados