Entrevistas

Entrevista a Miguel Ángel Luque Olmedo, director general del Instituto Andaluz de Tecnología (IAT)

posted by @mbellido 6 noviembre 2014

“Predicamos y practicamos la “innovación abierta”, utilización de conocimientos y recursos globales con puntos de vista diferentes que enriquecen los resultados”

 El Marco Europeo de la Innovación fue el pilar elegido por IAT para celebrar en el Real Alcázar de Sevilla el acto conmemorativo a su 25 Aniversario.

“Desde su creación, este Centro Tecnológico viene siendo un aliado natural de empresas e instituciones en el planteamiento de sus modelos de innovación, en la mejora de sus resultados, el desarrollo de las personas, la cooperación con terceros o la internacionalización de sus productos, procesos o servicios”.

“Estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí a pesar de las numerosas dificultades de todo tipo que nuestra actividad conlleva. Hemos convencido a las empresas, con nuestro trabajo bien hecho, de que somos un aliado estratégico fundamental, y a las administraciones de que podemos asesorar, difundir y aplicar los principales programas públicos en el ámbito de la I+D+i”, dice el director general del Instituto Andaluz de Tecnología (IAT), Miguel Ángel Luque Olmedo. Con él conversamos de estos 25 años de vida y de los objetivos presentes y futuros.

Manuel Bellido:  ¿Qué papel tiene asignado IAT como centro tecnológico? ¿Cuál es su misión?

Miguel Ángel Luque Olmedo: El Instituto Andaluz de Tecnología es un Centro Tecnológico avanzado que forma parte activa y fundamental del Sistema Andaluz del Conocimiento. Por su carácter  transversal, tiene capacidad para actuar en los sectores prioritarios de la economía andaluza “acompañando a las empresas e instituciones en la mejora de sus resultados de forma sostenible, aportándoles valor mediante soluciones innovadoras”.

Manuel Bellido: ¿Cómo se organiza?

M.Á.Luque: Somos una Fundación privada, aunque declarada de interés público. Inicialmente promovida por los Colegios profesionales de Ingenieros Industriales, en la actualidad incorpora también  a varias empresas de los principales sectores, a la Universidad y a la Administración andaluza. De esta manera están representados todos los agentes del Sistema de Innovación. Su principal órgano de gobierno es el Patronato, que en la actualidad cuenta con 21 miembros.

Manuel Bellido: ¿Qué trabajo está llevando a cabo con las empresas andaluzas y qué participación tiene en centros y compañías?

M.Á.Luque: Nuestra vocación, tal como dice nuestra misión, es “acompañar” a las empresas. Nuestros resultados serán buenos si nuestros clientes ganan dinero como consecuencia de ejecutar proyectos de investigación aplicada, de innovación o, en general, de mejora de su gestión, con nosotros. Más de la mitad de nuestros proyectos son colaborativos. Predicamos y practicamos la “innovación abierta”, utilización de conocimientos y recursos globales con puntos de vista diferentes que enriquecen los resultados. A lo largo de nuestros veinticinco años de historia, hemos contribuido al crecimiento de la Comunidad mediante la creación y/o participación en otros centros tecnológicos en los que estamos en sus consejos directivos y patronatos. En estos momentos se están produciendo alianzas y fusiones entre algunos de ellos que van a dotar de mayor tamaño, fuerza y contenido al resultado de estas colaboraciones. Asimismo, hemos creado media docena de empresas innovadoras y de base tecnológica y todavía estamos presentes en cuatro, pertenecientes a los sectores aeronáutico, agroalimentario y del ámbito de la movilidad. A través de ellas prestamos servicios específicos a las empresas de esos sectores.

Manuel Bellido: ¿Qué relación tiene IAT con las Administraciones Públicas?

M.Á.Luque: Pues como no podía ser de otra manera, magnífico, aunque a veces somos muy críticos con determinadas políticas o medidas que, a nuestro entender, no están bien diseñadas. En Europa participamos cada vez en más proyectos y de mayor tamaño y complejidad. Con la Administración del Estado mantenemos una estrecha relación con los distintos Ministerios competentes en nuestros ámbitos de actuación y, por supuesto, con CDTI. En nuestra comunidad autónoma siempre hemos sido unos buenos colaboradores, ayudando a la administración en la definición y aplicación de la Política de Innovación y en el desarrollo de los marcos de colaboración europeos, como es el caso de la Estrategia RIS3 que será, en los próximos seis años, el gran escenario financiero, junto al Programa “Horizon 2020”, de la política europea con aplicación en Andalucía, y quizás el último de los grandes “trenes” que pase por Andalucía. Asimismo, siempre hemos mantenido estrecha colaboración con la Agencia IDEA y sus Gerencias provinciales y con Extenda, que nos ha ayudado mucho en nuestra expansión internacional. Y con las administraciones locales también tenemos extraordinarias relaciones con un gran número de ayuntamientos y diputaciones y con sus empresas públicas.

Manuel Bellido: ¿Cómo ha hecho IAT para  mantenerse durante los peores años de la crisis y además crecer?

M.Á.Luque: Hace muchos años que venimos hablando de que para solventar las crisis y crecer hay, al menos, cuatro condiciones necesarias:

lRecuperar los valores perdidos (el esfuerzo, el trabajo bien hecho, la honestidad, la independencia, el prestigio y el compromiso, entre otros).

lInnovar (sistemática y continuamente) en productos, procesos y servicios.

lColaborar/cooperar, porque actualmente nadie tiene todo el conocimiento sobre una materia y porque hay que tener determinado tamaño para acceder a proyectos o mercados mayores.

lInternacionalizarse o globalizarse, que te permita agrandar tu mercado, competir bajo otras condiciones y aprender de los mejores.

Si unimos estas cuatro premisas podremos formar la palabra VINCI, es decir, la clave para vencer. Esto forma parte de nuestro ADN pero para poder llevarlo a cabo es necesario contar con unos recursos humanos extraordinarios, como lo son todas las personas que trabajan o colaboran con nosotros.

Manuel Bellido: Hábleme del avance y la expansión en el ámbito nacional e internacional.

M.Á.Luque: En la actualidad, más de un tercio de nuestra facturación procede del exterior. En primer lugar de Europa, a través de los principales programas tales como el actual Horizon 2020 (o los distintos programas marco anteriores), Med, Sudoe, Interreg y un largo etcétera, donde cada vez más estamos liderando grandes proyectos. En segundo lugar en Latinoamérica, desarrollando actualmente proyectos en doce países, principalmente en México y Chile. Y en tercer lugar en África, fundamentalmente en los países del área mediterránea, pero cada vez más también en el África subsahariana, incluyendo Sudáfrica. Por último, a nivel nacional, con proyectos en cinco comunidades y presidiendo, por ejemplo, la asociación nacional de Centros de Excelencia, o elaborando para CDTI la guía española del participante en el Programa Marco Horizon 2020.

Manuel Bellido: ¿Dónde se ubican las principales sedes de IAT?

M.Á.Luque: Ya tenemos seis sedes. Tres en Andalucía (Lucena, Málaga y Sevilla) y tres internacionales en Guadalajara (México), Antofagasta (Chile) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Esta distribución nos permite atender adecuadamente el territorio andaluz y gran parte de nuestros principales mercados internacionales. No se descarta en el medio plazo alguna sede más en Andalucía, y también en Madrid o en Bruselas. Con esto cubriríamos ya todo el territorio.

Manuel Bellido: ¿Qué significado tiene para IAT la RSC?

M.Á.Luque: Siempre hemos prestado una especial atención a las personas que trabajan en la organización y a nuestra relación con el entorno. Creemos que tenemos unos de los mejores modelos de Responsabilidad Social Empresarial, que incluye un código muy estricto de conducta o una política muy avanzada de conciliación de la vida laboral con la familiar, lo que nos ha llevado a obtener uno de los 32 distintivos de Igualdad con los que el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales premia a las mejores prácticas en el territorio nacional. Desde el principio, IAT se gestiona como una entidad socialmente responsable, con un enfoque de desarrollo sostenible que se fundamenta en criterios de equilibrio y uso eficiente de los recursos, y considerando a las personas como el principal activo de la entidad. IAT adquirió desde sus inicios el compromiso estratégico con el establecimiento de políticas que integran la igualdad de trato y oportunidades sin distinción de sexo, raza o creencias. Actualmente, las políticas sociales de IAT están muy por encima de las exigencias reglamentarias.

Manuel Bellido: ¿Cómo se financia y cómo es el estado de salud de las cuentas de IAT?

M.Á.Luque: IAT se financia fundamentalmente desde la iniciativa privada, a través de la venta de Servicios Intensivos en Conocimiento (SIC) y de la contratación de proyectos de I+D+i con empresas (IAT tiene un grupo de investigación integrado en el Plan Andaluz de I+D+i). Como se ha comentado, IAT también participa en grandes proyectos de I+D, sobre todo a nivel nacional y en Europa, proyectos en su mayoría cofinanciados por la iniciativa pública. Por último, solicitamos ayudas públicas sobre todo para el desarrollo de la I+D propia, cuyos resultados terminan revirtiendo, a medio y largo plazo, en la sociedad. Actualmente, alrededor del 60% de la actividad de IAT proviene del ámbito privado.

Manuel Bellido: ¿Qué decir de estos 25 años recién cumplidos?

M.Á.Luque: Estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí a pesar de las numerosas dificultades de todo tipo que nuestra actividad conlleva. Hemos convencido a las empresas, con nuestro trabajo bien hecho, de que somos un aliado estratégico fundamental, y a las administraciones de que podemos asesorar, difundir y aplicar los principales programas públicos en el ámbito de la I+D+i. No ha sido fácil el camino. Se han sorteado dos grandes crisis internacionales y numerosos problemas, sobre todo al principio, donde hemos sido pioneros y casi “predicadores”, incluso a escala nacional, en hablar de Calidad, Análisis del Valor, Excelencia o de Innovación. Ahora empieza a reconocerse el papel fundamental de IAT como Agente  del Sistema del Conocimiento. Ha costado mucho esfuerzo que tanto las empresas como las administración entiendan nuestro papel. Para llegar hasta aquí solo hemos tenido un secreto: contar con las personas más cualificadas y trabajadoras del sector, unido a un modelo de organización único.

Manuel Bellido: ¿Cómo se proyecta el futuro a medio y a largo plazo para IAT?

M.Á.Luque: Somos muy optimistas con nuestra organización. Somos el Centro Tecnológico de referencia en Andalucía y uno de los más cualificados a nivel nacional e internacional. Nuestro objetivo no es crecer mucho sino consolidarnos y expandirnos a otros sectores a través de nuestras empresas innovadoras y de base tecnológica. Estamos seguros que podemos contribuir de manera decisiva a la aplicación del nuevo marco comunitario RIS3 en Andalucía, trabajando tanto con las empresas como con la administración andaluza, así como posicionarnos estratégicamente dentro del programa “Horizon 2020”, no solo como participante, socio o líder, sino ayudando a que las empresas andaluzas aumenten su contribución al mismo, obteniendo mayores retornos para ellas y para Andalucía.

Manuel Bellido: ¿Un deseo para Andalucía?

M.Á.Luque: De manera global, sin duda, que aumente el empleo. Las actuales tasas de desempleo son una lacra tan brutal, con una afectación social tan importante, que es el principal problema de Andalucía. Pero ojo, el desempleo es un efecto, no una causa. Debemos atacar las causas y una de las principales es la pérdida de industrialización de la Comunidad. Es necesaria una política de discriminación positiva hacia la industria, que es la crea más empleo, el más estable y el de más calidad.

Manuel Bellido

 

Posts relacionados