Entrevistas

Entrevista a Lourdes Gutiérrez del Pozo, coordinadora del CGV

posted by @mbellido 3 febrero 2016

“Gestión del valor, modelo de innovación para las organizaciones”

 

Manuel Bellido: Empecemos por el principio. ¿Qué es y para qué sirve la Gestión del Valor?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: La Gestión del Valor -o, por sus siglas GV, como muchas veces se le suele denominar- es un modelo de gestión dirigido a optimizar la relación existente entre la satisfacción de las necesidades de los clientes internos y/o externos, y el coste en el que la organización incurre para satisfacer dichas necesidades. Además, impulsa la innovación dentro de las organizaciones mediante el fomento del trabajo en equipo, la creatividad y la aplicación de herramientas y técnicas para la mejora de forma sistemática.  Permite a las empresas mejorar su competitividad al ajustar sus productos, procesos y/o servicios a las necesidades de sus clientes, incorporando sólo aquello que el cliente valora y eliminado todo lo que no aporta valor. Es, por tanto, idóneo para rediseñar productos existentes o diseñar nuevos productos con un claro enfoque al cliente. De esta forma, se optimizan procesos, se reducen costes y se mejora la calidad. Y como en GV actuamos bajo la premisa de que no existe una única solución cuando se desea mejorar un producto, proceso y/o servicio, la GV puede proporcionar resultados excelentes.

Manuel Bellido: ¿De dónde proviene el concepto de GV?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: La GV tiene sus orígenes en General Electric durante la Segunda Guerra Mundial, con escasez de mano de obra cualificada, materias primas y componentes. Lawrence D. Miles y Harry Erlicher, ingenieros de GE en 1940, se vieron en la necesidad de rediseñar los productos sustituyendo materias primas y componentes de forma que, a su vez, reducían costes y obtenían una mejora sustancial del producto. Posteriormente, Miles desarrolló y perfeccionó la técnica que llamó “Análisis de Valor”. Basado en el éxito experimentado por General Electric, el concepto se extendió en la industria privada debido a su capacidad de generar un alto rendimiento con una inversión relativamente baja. Posteriormente, el método lo adoptó el departamento de Defensa de los Estados Unidos en 1961, siendo actualmente obligatoria su aplicación en diversos procesos de la administración de este país y de otros como Arabia Saudí. En este sentido, cabe destacar la idoneidad del enfoque de GV para la puesta en marcha de procesos de Compra Pública Innovadora.

Manuel Bellido: ¿Es lo mismo que Ingeniería del Valor o Análisis del Valor?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: Bueno, todo está relacionado. Utilizamos el término Ingeniería del Valor cuando aplicamos el método de Gestión del Valor al diseño de nuevos productos, procesos o servicios; y Análisis del Valor cuando lo aplicamos para la mejora o rediseño de productos, procesos o servicios ya existentes. Es por ello que, en general, hablamos de proyectos de Ingeniería, Gestión y Análisis del Valor.

Manuel Bellido.: ¿Cuáles son las claves para la aplicación de la GV en una empresa?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: Además del propio concepto de Valor ya antes aludido, como medida en que un producto, proceso o servicio satisface las necesidades del cliente en relación con los recursos consumidos para ello, tenemos otros conceptos y elementos clave en GV. Al menos debemos mencionar aquí el concepto de función, el análisis funcional, la creatividad y el trabajo en equipo. Una función es entendida como la acción y efecto de un producto o de uno de sus elementos. Así, una necesidad de un cliente puede ser objetivamente descrita mediante uno o varios requisitos funcionales. El análisis funcional describe en su totalidad las funciones y sus interrelaciones, las caracteriza, clasifica y evalúa. Así, los implicados en un proyecto de GV se pueden abstraer de las soluciones y pensar en términos de objetivos o resultados, lo que potencia enormemente la creatividad y la innovación. Es obvio que este enfoque funcional favorece el desarrollo de innovaciones enfocadas a satisfacer las necesidades del cliente. En cuanto a la creatividad y el trabajo en equipo, que van aquí muy de la mano, en GV es esencial el uso de técnicas de creatividad grupal para la búsqueda de soluciones que mejoren el valor del producto, proceso y/o servicio que estemos analizando. Una vez conocidos los desequilibrios del valor de cada una de las funciones (por ejemplo, es posible que una función para cuya realización se invierten muchos recursos, después no tenga el efecto esperado en la satisfacción del cliente), con la utilización de estas técnicas de creatividad podemos obtener varias soluciones o alternativas que deberemos evaluar funcional y económicamente para decantarnos por la mejor solución. Esto, además, se ve potenciado por el trabajo en equipo con participación de personas de distintas áreas, lo que habitualmente proporciona mejores soluciones que las alcanzables por una persona a título individual. Por otra parte, esta forma de trabajo fomenta la innovación, la creatividad, la participación y el compromiso de los miembros del equipo hacia la consecución de un objetivo común.

Manuel Bellido: ¿Nos puede dar algún ejemplo de empleo de la GV?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: Sí, claro. Cojamos el ejemplo del Tetrabrik actual, conocido por todos. Su función principal es conservar alimentos en condiciones óptimas. Para ello debe ser estanco, resistente y debe proteger el contenido del exterior.

Pero además incorpora otras funciones: es ligero, manejable, reciclable, apilable, fácil de transportar, se puede abrir y cerrar con facilidad sin necesidad de utilizar ningún utensilio, etc. Todo lo anterior son características o funciones que lo diferencian de otros envases. Probablemente este envase nunca se hubiera diseñado si las personas que lo desarrollaron no hubieran concebido el producto desde el enfoque funcional de la Gestión del Valor para dar respuesta a las necesidades de los usuarios.

Manuel Bellido.: ¿Qué formación se precisa para ello?

Lourdes Gutiérrez del Pozo: Aquí podemos hablar de dos ámbitos: por un lado estaría la formación o capacitación asociada a los temas y competencias básicos para la GV como la creatividad y el trabajo en equipo, antes mencionados. Pero, por otro, hemos de considerar los esquemas de certificación internacionales existentes, ya más orientados específicamente hacia la propia metodología y práctica de GV. Aquí, hablando específicamente del Sistema Europeo de Formación y Certificación de personas en GV, se distinguen actualmente tres niveles, el primero de los cuales es el QVA (Qualified Value Associate), que certifica que la persona tiene una buena comprensión de los principios y las técnicas y métodos básicos, es capaz de aplicarlos en el trabajo diario y puede contribuir de forma efectiva como miembro de un equipo de trabajo de un proyecto de Ingeniería, Gestión, y Análisis del Valor. Después, existe el PVM (Professional in Value Management), que certifica las competencias necesarias para diseñar y coordinar un proyecto de Ingeniería, Gestión, y Análisis del Valor. Finalmente, tenemos el TVM (Trainer in Value Management), para personas con demostrada experiencia como coordinador de proyectos de Ingeniería, Gestión y Análisis del Valor y con las competencias necesarias para diseñar e impartir actividades formativas en Gestión del Valor que permitan capacitar a futuros profesionales en GV. La secuencia lógica sería realizar inicialmente el curso básico, denominado VM1 (que incluso puede hacerse a distancia con IAT), como uno de los requisitos para optar por el certificado QVA. Posteriormente, una vez adquirida mayor experiencia en la realización de actuaciones, estudios o proyectos de Ingeniería, Gestión y Análisis del Valor, completar el curso avanzado, VM2 y VM3, como uno de los requisitos para optar por el certificado PVM. Estamos hablando de cursos que deberán estar homologados de acuerdo al Sistema Europeo de Formación y Certificación de personas en GV, como los que ofrece IAT. La certificación de personas en Gestión del Valor supone para las organizaciones disponer de personas capacitadas para la implantación de un modelo que permite sistematizar la mejora continua, fomentar el trabajo en equipo, e implantar una cultura en la organización que promueve la creatividad sin límites.

Manuel Bellido: ¿Puede darnos algunos ejemplos de empresas que utilicen la GV?

Lourdes Gutiérrez del Pozo.: El uso de técnicas de GV está muy extendido en empresas de diversos sectores y tamaños. Como ejemplo, en el sector automoción y auxiliar, podemos mencionar a AUTOLIV, MTU,  BMW o LEONI que fabrica sistemas eléctricos. También en otros sectores como la fabricante de electrodomésticos, WHIRPOOL o la empresa alemana STIHL fabricante de motosierras. PRO RAIL, la empresa holandesa encargada del mantenimiento y ampliación de la infraestructura ferroviaria nacional, también utiliza estas técnicas. Algunos ejemplos concretos de estos casos han sido presentados en las dos últimas conferencias europeas de Ingeniería del Valor celebradas en Stuttgart en 2014 y en Budapest en 2015.

Manuel Bellido

Centro para la Gestión del Valor (CGV)

El CGV – http://cgv.iat.es/  – es un centro operativo del Instituto Andaluz de Tecnología que agrupa a asociaciones, entidades y profesionales independientes relacionados con la promoción, la formación, la implantación y la certificación de personas en Gestión del Valor.

 En España es el Organismo Nacional para la certificación de personas en Gestión del Valor de acuerdo al modelo europeo “Value for Europe” definido por la asociación EGB (European Governing Board on Value Management) con sede en París y presidida en la actualidad por IAT.

 

Posts relacionados