Entrevistas

Entrevista a Juan Francisco Montalbán Embajador en Misión Especial para la Agenda 2030

posted by @mbellido 6 febrero 2018

 

“La Agenda 2030 supone sin duda un cambio profundo de paradigma, con la intención de favorecer el crecimiento con prosperidad de forma inclusiva, la justicia social y el desarrollo sostenible”

 Manuel Bellido: Para tratar de impulsar la Agenda 2030 en nuestro país, el Gobierno de España ha creado durante 2017 el puesto de Embajador en Misión Especial para la Agenda 2030, que ha asumido. ¿Significa esto que se está creando una Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible?

Juan Francisco Montalbán: En mayo del pasado año, efectivamente, el Gobierno de España instituye el puesto de Embajador en Misión Especial para la Agenda 2030. Varias son las funciones que debe cumplir: punto de referencia y conexión del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación en el esfuerzo administrativo de amplia coordinación y trabajo interministerial; más allá de ello, labor general de impulso a la puesta en marcha de la Agenda en España, apoyando la construcción de un marco de desarrollo sostenible en nuestro país; y finalmente, asunción, con otras instancias, de la interlocución internacional de España en pos de la implementación global de la Agenda. Junto con el Grupo de Alto Nivel, de coordinación interministerial, comparte la responsabilidad de diseñar un Plan de Acción para la Agenda 2030, que incluya las políticas, legislación, regulación, reformas y construcción de foros de diálogos que eventualmente desemboquen en una nueva estrategia nacional de desarrollo sostenible, con aquellos componentes económicos, sociales, medioambientales y climáticos en los que se plasme el cumplimiento por parte de España de la Agenda.

Manuel Bellido: Esta tarea pasa por una rendición de cuentas ante la sociedad. ¿Quiere decir que será posible llevar a cabo una labor de seguimiento y control de los avances y los desafíos de la Agenda?

Juan Francisco Montalbán: La Agenda y los Objetivos de Desarrollo Sostenible son esencialmente cuantificables. Esto quiere decir que tendrán que contar con una base estadística y unos mecanismos de evaluación y seguimiento que nos permita verificar si efectivamente, de forma fiable y contrastada, se van produciendo avances en los diversos objetivos y metas. Y con esos datos homologados y contrastados, será necesario dar cuentas a la sociedad de los logros, las deficiencias y el ritmo de los cambios.

Manuel Bellido: La Agenda obliga a España a comprometerse con algunas cuestiones. ¿Cuáles son principalmente?

Juan Francisco Montalbán: La Agenda es muy ambiciosa, y quiere que todos los países progresen en los 17 objetivos de forma paralela, tanto en sus políticas domésticas como en las de cooperación y en la acción exterior. Obviamente, cada país debe hacer propia la Agenda, empoderarse de ella, ver cuáles son los campos de políticas públicas más sólidos y aquellos más deficientes, y procurar ir avanzando para, en 2030, poder presentar un balance satisfactorio. En tal sentido, en España deberemos hacer un esfuerzo especial en aquellos en los que contamos con unos indicadores más desfavorables. En este momento, se están identificando cuáles son aquellas políticas simbólicas, que tienen mayor capacidad de arrastre y desencadenamiento de procesos de desarrollo, a las que por tanto tendremos que dedicar mayores recursos y energías por su potencial multiplicador. Faltan pocas semanas para que podamos presentar esas estimaciones.

Manuel Bellido: ¿Es la Agenda 2030 una oportunidad para cambiar el modelo de desarrollo que afecta a las empresas? Por ejemplo: ¿es contradictoria la defensa del medioambiente y la competitividad de las empresas?

Juan Francisco Montalbán: La Agenda 2030 supone sin duda un cambio profundo de paradigma, con la intención de favorecer el crecimiento con prosperidad de forma inclusiva, la justicia social y el desarrollo sostenible. Sin duda, habrá que ir modificando muchos elementos de nuestro actual modelo de desarrollo. Pero básicamente no se plantea ninguna contradicción entre la defensa medioambiental y la competitividad de nuestras empresas, que son las primeras en comprender que es preciso irse adaptando a los tiempos, trabajar en esta agenda compartida por todos los países, ir construyendo entre todos un nuevo modelo productivo, y tener muy en cuenta los límites físicos y climatológicos de nuestro planeta. La nueva competitividad de las empresas pasa por una cabal comprensión de todos estos nuevos factores.

Manuel Bellido: ¿Desde que España se comprometió con la Agenda 2030 y los ODS, ha habido avances significativos para su cumplimiento? ¿Qué se ha hecho y qué queda por hacer?

Juan Francisco Montalbán: Nos hemos concentrado en estos primeros meses en construir las instancias administrativas y políticas que antes se han explicado, en solicitar comparecer para nuestro examen nacional voluntario en julio de este año, y en empezar a elaborar o consolidar indicadores, cuadros estadísticos, cartografía de objetivos, metas y responsabilidades por ministerios, localización de los objetivos de desarrollo sostenible en el nivel subnacional, y articulación con opinión pública para conseguir esa implicación de todos los actores que nos permita avanzar adecuadamente. Este semestre será clave. Contamos con un plan de trabajo para los primeros meses que en poco tiempo se hará público. La preparación del informe para el examen nacional voluntario español será la piedra de toque para poder comprobar el ritmo de la labor.

Posts relacionados